Shinji Mikami reinventó el survival horror hace casi 17 años con Resident Evil, y ahora viene a rescatarlo con The Evil Within, algo que acojona mucho y que editará Bethesda. Pues para Mikami, el survival de verdad, no ése que te suelta con una ametralladora con mucha munición y te regenera automáticamente la salud, no, el auténtico, no está muerto, pero casi:

El survival horror se ha alejado muchísimo de lo que define a un survival horror, y quiero devolverlo al lugar que le corresponde. Hoy en día hay muchos survival, pero el caso es que quiero conseguir ese equilibrio perfecto entre terror y acción.

Mi definición de lo que tiene que ser un survival horror es que lo primero tiene que ser terrorífico. Y si consigues una criatura que transmita eso, consigues la necesidad de acabar con ella o huir. Un equilibrio de esas dos cosas es lo que hace perfecto a un survival. Para el combate puedes usar pistolas, cuchillos o cualquier arma, claro, pero también trampas. No vamos a dar al jugador poderes extraordinarios, tendrá recursos para eliminar a los enemigos, pero no vamos a poner una ametralladora en sus manos.

Si ese tráiler no mete el miedo en el cuerpo, que baje Dios y lo vea, joder. The Evil Within no tiene fecha, pero se sabe que llegará en 2014 a PS3, Xbox 360, PC y consolas next gen.

Fuente VG24/7

Artículos relacionados

3
Leave a Reply

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
ChoppedJawahaldiabloanton Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
diabloanton
Member

Y esa musiquita de fondo? xDDDDDDDD Confío en que este tipo hará lo correcto, ya lo hizo bien con RE (cuando era survival horror), y seguro que lo hará igual de bien con este

Jawahal
Member
Jawahal

No soy muy fan de los survival horror pero este… este tengo que probarlo aunque lo quite a los 15 minutos

Chopped
Member
Chopped

Si querían que lo jugara han conseguido todo lo contrario. Sin con el teaser ya me he acojonado al juego ni me acerco.