The Sexy Brutale - Primeras impresiones

Primeras impresiones de The Sexy Brutale. Un juego de Tequila Works que tiene mucho de puzles aunque no lo parezca.

No sé muy bien qué me pasa, pero últimamente veo referencias a Fez en todos lados. ¿Un cubo de Rubik? Referencia a Fez.  ¿Un cuadro de Picasso? Referencia a Fez. ¿Mis habilidades amorosas? Referencia  a Fez. En esa tesitura vital me encontraba cuando probé, por primera vez, The Sexy Brutale en el evento de ID@Xbox que montó Microsoft el pasado 16 de marzo.

En Fez para resolver los puzles tenías que ver las cosas en perspectiva, tener un mapa mental de dónde estaba cada elemento del juego y en qué cara de la realidad. Con toda esa información, y entre giro y giro, había que lograr que Gómez fuera completando los niveles. En The Sexy Brutale, el nuevo juego de Tequila Works que sale en abril, sucede lo mismo, aunque con una pequeña variación. Si el diseño de Fez se centraba en el espacio, el de The Sexy Brutale se centra en el tiempo. Aquí no hay que ir girando el escenario para avanzar sino saber qué pasa exactamente en todo momento.

Un puzle dentro de un puzle

The Sexy Brutale es la historia de una fiesta de disfraces organizada por El Marqués en su mansión casino. ¿Qué sale mal? Pues que de repente comienzan a haber asesinatos y suceden una y otra vez, pues el día se repite en bucle. El día en el que transcurre la historia está condensado en 9 minutos. Ese es el tiempo que tiene el jugador para explorar la mansión e ir avanzando en la historia e intentar evitar los asesinatos

Como siempre sucede lo mismo en los mismos sitios, lo que hay que memorizar es exactamente qué hace cada personaje en cada momento. Eso ya de por sí es un puzle, pero el juego introduce otro dentro de él. Muy al estilo de los sueños dentro de sueños de Origen. Los jugadores deben ir encontrando objetos y todo lo necesario para así poder evitar que ocurran los asesinatos y vencer al bucle infinito del juego.The Sexy Brutale impresiones

Claras referencias a Fez

Suena genial todo esto que estoy contando, pero la verdad es que no puedo evitar tener sentimientos encontrados. El juego tiene un planteamiento interesante y guardo buen recuerdo del poco tiempo que jugué. Sin embargo, mientras estuve con el mando entre las manos lo cierto es que estaba extrañado todo el rato. No sabía muy bien qué es lo que estaba pasando, no lograba ver qué es lo que el juego quería que hiciera… Como si no me gustase el juego.

Pero a la hora de reflexionar sobre ello me acordé que pensé lo mismo con Fez. Al principio, cuando me compré Fez pensé que había tirado el dinero a la basura. No comprendía absolutamente nada de lo que estaba pasando y tardé unos días en entrar en su dinámica de juego, en comprenderlo. Pero una vez que lo hice fue de los juegos que más he disfrutado en mi corta vida de jugador.

No sé si The Sexy Brutale seguirá el mismo camino cuando salga a la venta, pero sí sé que es un juego tan atípico que es imposible hacerse bien a la idea de cómo funciona sin probarlo.