Guía de inicio de Titanfall 2, no te atasques con tu Titán

¿Ya tienes Titanfall 2 pero andas más perdido que Jack Shephard? Pues tranquilo, te ayudamos a encontrarte con esta guía de inicio de Titanfall 2.

Titanfall 2 ya está entre nosotros y a buen seguro que sois muchos los que estáis deseosos de echarle el guante. No obstante, subirse a un mecha con armas de destrucción masiva y dominarlo a la primera no es fácil. Lamento si creías lo contrario. Por eso mismo tenemos una pequeña guía de inicio de Titanfall 2 con consejos básicos si es que quieres entrar con ganas y sin partirte las piernas al entrar al robot.

Guía de inicio de Titanfall 2

Juega por el principio

Los chicos de Kotaku (que han sido los que han preparado los consejos originales) no se andan con muchos rodeos: el principal consejo es jugar. Jugar, jugar, jugar y volver a jugar. Pero comienza por el principio: juega la campaña. Esto no solo te ayudará a comprender los controles y la velocidad del juego, así como manejar las distintas armas y algunos truquillos básicos, sino que también te ayudará a familiarizarte con los Titanes y con sus diferentes packs de armas y habilidades. Prueba y error, cuando des con el tuyo en la campaña, sabrás cómo ganar en el multijugador.

Pese a que son los modos de juego son básicos no dejan de ser muy distintos entre sí, y si estás concentrado en matar cuando tienes que ir a coger una bandera no solo estarás pasando del bien del equipo, sino que conseguirás menos puntos para llamar a tu Titán, así que tardarás más en poder arrasar con él.

Y ya que estamos con los Titanes.

Conoce a tu Titán

Tienes que conocer bien a tu Titán (por eso es importante que pruebes todo lo que puedas en la campaña): son completamente distintos entre ellos y ya no solo en las armas, sino en las habilidades que podrán usar y que podrán decantar la batalla a tu favor. Ion es una buena elección para comenzar por estar equilibrado y ser capaz de hacer varias cosas. Scorch es un titán más duro, fuerte y pesado. Está centrado en hacer daño y se especializa en el fuego, así que cuidado y no te quemes. Tone es similar a Ion, tiene un cañón más lento y fuerte pero que combina con sus misiles secundarios teledirigidos. Su habilidad definitiva es una lluvia de misiles, que siempre viene bien para salir de algún apuro. Northstar es el graciosete del grupo: tiene un gancho, lanza misiles de racimo y su Núcleo permite hacer la habilidad definitiva de Pharah. Legion es Rambo. Es el más duro del lugar, tiene una ametralladora hecha para hacer muchísimo daño y tirar para adelante sin parar a pensar demasiado, hasta su Núcleo facilita las cosas apuntando automáticamente. Ronin es el rápido, flojeras y con espada. Da igual que se pueda teletransportar o que tenga un poderosísimo ataque cuerpo a cuerpo: tiene una espada, así que es el mejor.

Para jugar bien con tu Titán lo primero es conocerlo y estar acostumbrado a él. Una vez hayas cumplido esto, algunos consejos de más podrían ser que aprendas a esquivar (se hace con el botón de salto) para tener una pequeña ventaja en las batallas entre titanes. Además es bueno saber que el Titán peleará aunque no estés dentro de él automáticamente. Por último, saber recoger más energía para que aguante más sobre el campo de batalla y saber cuándo usar la habilidad definitiva para asegurar una zona o causar un destrozo importante es crucial.

Pequeño pero matón

Pero no todo son los titanes. El piloto es igual de importante, así que aprender a defenderte con él es igual de beneficioso para la batalla. Además, hay tres tipos de niveles, los de los Titanes, el del piloto y las armas, así que si quieres acceder a distintos aspectos y alguna que otra cosilla más deberás de subirlo de nivel a todo. También hay algunas habilidades que se desbloquean pagando créditos, así que si quieres una habilidad vete ahorrando créditos. Unirte a una red de jugadores es una buena idea, ya que aumenta el número de créditos que consigues. Bueno, y por eso de jugar en equipo y todo el rollo.

Eso sí, en una batalla en un 1 vs 1 te verás las caras directamente con tu rival para ver quién derrota a quién, así que la habilidad es importante. Para salir victorioso tienes que encontrar tu estilo de juego: ¿prefieres jugar pausado o corriendo como un loco? Sea como fuere, aprende a hacerlo bien. Si eres más tranquilo tienes que estar atento a todos los detalles e intentar encontrar a tu rival desprevenido para partir con ventaja. Si no es así, los saltos, el correr por las paredes y el tirarte al suelo son habilidades muy útiles para posicionarte y para esquivar al enemigo. A todo esto hay que sumarle los años de entrenamiento que nos han dado los shooters después de dos generaciones sin originalidad de Triples A: estate atento al minimapa, cuidado con los sitios cerrados, las esquinas, usta tu habilidad especial cuando lo necesites… nada nuevo.

Pero volvemos a lo mismo: lo principal es jugar. Juega, juega y vuelve a jugar. Pásalo bien y disfruta, que para eso está el juego. El ser bueno ya llegará con el tiempo que juegues.