top waifus

Las «waifus» más bellas de los videojuegos

No nos engañáis, culpables. Todos tenemos amores platónicos con señorinas en los videojuegos y hoy vais a leer nuestro top waifus.

Que sería de nosotros si no pudiésemos recrearnos en nuestras fantasías con los videojuegos, ¿verdad? Y cuánto más si hablamos de aquellos personajes que de una u otra forma nos aceleran el corazón por sus cualidades. Sí, me refiero tanto a sus rasgos físicos como de personalidad, tunantes. Así que hoy vamos a deleitaros con nuestro top waifus particular. A ver qué os parece.

Lulu, fría como el hielo pero aún así nos derrite el corazón

Final Fantasy X nos dejó un grato recuerdo por muchas razones y una de ellas era por Lulu. La maga negra ataviada de cientos de cinturones y un escotazo bastante sugerente nos llevó por el camino de la felicidad.

Pero no solo por su diseño. Lulu era de los personajes más maduros del grupo. Así como Tidus era un tonto de remate, Rikku un poco pesada y Yuna más inocente que una almendra, Lulu tenía los pies en la tierra y sabía cuando animar, aconsejar o regañar a los demás miembros del grupo para que no se desmadrasen.

Y tampoco era una personaje inútil en lo mecánico (a diferencia de lo que suelen acostumbrar los desarrolladores japoneses a la hora de crear personajes femeninos). Lulu podía aprender hechizos devastadores de Magia Negra y soltarlos como una ametralladora con su técnica Turbo.

Si enemigos resistentes a los golpes, pero provistos de vulnerabilidades elementales, te asaltaban por el camino, con sacar a Lulu a la parrilla de combate, y dejarle vía libre con sus hechizos, tenías el asunto arreglado.

Judy Alvarez, nuestra hacedora de neurodanzas favorita

Puede que Cyberpunk 2077 tenga menos cosas buenas de las que nos gustaría, pero por suerte su catálogo de waifus no ha salido perjudicado. Pasearte por Night City es ponerse las botas por la absurda cantidad de mozas de buen ver que nos deja por el camino.

Pero por encima de todas ellas, destaca una en particular. Se trata de Judy Alvarez, una programadora de neurodanzas que será importante en la historia. No es que la misma ya destaque por ser la persona más guapa jamás vista en un videojuego. La tía desborda un sex appeal increíble con sus tatuajes, atuendo, peinado y esa cara esculpida por artesanos griegos.

A pesar de todo esto, que no es poco, Judy es una persona enternecedora, muy pasional y de esas que creas un vínculo muy rápido por la confianza que te despierta. Un gran personaje, lleno de matices, complejo y que sientes casi como una persona viva. Sin duda alguna, la waifu ideal para muchos y sobre todo, muchas.

Scarlet, que use nuestra sangre con gusto

Si saltamos al terreno de los juegos de lucha se hace difícil escoger una sola waifu, más si ese juego es Mortal Kombat. La saga de Ed Boon y John Tobias siempre nos ha deleitado con muchachas con poca ropa y cuerpos esculturales. Sí, es cierto que tirando hacia Mortal Kombat 9 la cosa ya se tornaba de mal gusto.

No obstante, el cambio artístico y gráfico que supuso Mortal Kombat 11 nos permitió vislumbrar personajes más realistas y coherentes para su universo de ultraviolencia. El caso es que pasamos a ver mujeres con atuendos fantásticos pero más ideales para sus roles en el videojuego.

Caso de Scarlet, la cual nos tiene enamorados por su atuendo de sanguinomante que deja lugar a la imaginación. Scarlet es lo que podríamos considerar una «Dama Fatal«, usando su sensualidad para conseguir lo que quiere, teniendo dos caras y desvelando una maldad que, pese a todo, nos envía a la horny jail.

Eso sin contar la forma en la que usa la sangre para combatir. La tía puede crear estalactitas de sangre solidificada para quitarte los ojos, extraerte la sangre para crear una guadaña con la que destriparte e incluso aumentar la frecuencia cardiaca de tu corazón hasta hacerlo estallar en mil pedazos. Creo que esto es lo que nos ha pasado al conocerla.

Dark Queen, la reina del espacio ya nos fustigaba en los 90

Sin duda esto de desarrollar «crushes» no es algo nuevo en los videojuegos. Aunque es innegable que con los gráficos actuales es más fácil sentir cosas dado el realismo con la que generan a sus personajes, el arte de los juegos de los 80 y 90 ya hacía un buen trabajo para conseguir el mismo efecto.

Esto lo digo teniendo a mente a Dark Queen, por supuesto. La villana de la saga Battletoads nos hizo soñar con ser receptores de sus latigazos. No era para menos.

Juegos como Battletoads in Battlemaniacs nos cogieron a muchos entrando en la adolescencia y ver a una villana sugerente, embutida en corsé de cuero brillante y desbordante de poder, podía con nosotros aunque sacásemos un 20 en un dado para resistir la seducción.

Si comparásemos lo vivido con ella en su tiempo con la actualidad, diría que generó un entusiasmo muy similar al de Lady Dimitrescu de Resident Evil VIII. Es de esas villanas que quieres dejar que te apalicen, te humillen y se sienten encima tuya sin que hagas preguntas.

top waifus

Rayne, ¿dónde hay que firmar para que nos deje secos como uvas pasas?

BloodRayne fue una saga que no alcanzó una popularidad muy allá. Con dos títulos publicados a inicios del año 2000 para PlayStation 2, Gamecube y PC, nos dejaba a los mandos de una sensual medio-vampira en una suerte de Hack & Slash. La combinación de golpes y disparos es algo que sentó cátedra Devil May Cry ya por aquel entonces.

A mí desde luego no me parecieron malos juegos en absoluto. Supongo que a más gente tampoco, ya que recientemente han lanzado remasterizaciones de los dos primeros títulos.

De todas formas, no voy a engañaros,  había una pieza clave para que me gustasen tanto: Rayne, su protagonista. Sí, culpables, ver a una vampiresa en un mono de cuero apretado, paseándose con tacones de plataforma y haciendo gemiditos cuando pulsabas un botón para succionar la sangre de tus enemigos… Ya entendéis por donde van los tiros.

El personaje estaba creado para despertar pasiones de forma deliberada, eso nadie lo discute. Andares meneando el pompis, la forma en la que se agarra como una lapa para beber sangre o hacer llaves de lucha libre, los planos de cámara cuando hacíamos barridos rápido por el escenario y otros muchos más detalles.

¿Referente a su personalidad? No es que fuese un jarrón vacío, precisamente. Rayne era una mujer de fuertes convincciones, centrada en buscar venganza, acabar con el nazismo y crear un hábitat seguro para los humanos. En su segunda parte es donde veíamos la cara más humana (que no humilde) del personaje.

top waifus

¿Y ya no hay más? Faltan las tuyas, culpable

Tenemos más que cinco waifus en nuestros corazones, pero ahora es la oportunidad de que nos muestres las tuyas. Los videojuegos forman un medio muy extenso y las waifus pueden considerarse como cientos… O incluso miles.

Es más, no podemos irnos sin mencionar a personajazos como Nico de Devil May Cry 5, Nina Williams de la saga Tekken, Kaoru Sayama de Yakuza 2 o Sniper Wolf de Metal Gear Solid.

Por último solo decir que, ¡vivan las waifus y los husbandos! Y que los juegos sigan sirviéndolos en bandeja para nuestras fantasías.