Total War: Warhammer lleva la saga al mundo de la fantasía

Mira que Total War ha pasado por distintas subsagas durante su recorrido, pero ¿te esperabas un Total War: Warhammer? Si la respuesta es sí, ve a tu quiosquero y pídele un chupa chups en nombre de GuiltyBit porque nos has seguido todo este tiempo. Si es que no, bienvenido al club de los culpables, novatillo.

El universo de Total War cambia sus reglas para meterse de lleno en el mundo de la fantasía de Warhammer, con criaturas gigantescas, bichos voladores, orcos, no muertos, hechizos y demás parafernalia típica y tópica del género, que van a darle un vuelvo a la estrategia del juego de PC.

En él veremos cómo Karl Franz busca unir a todo el imperio para detener a los enemigos que se enfrentan a ellos, como los orcos y goblins, que combatirán bajo la bandera de Grimgor Piel’ierro. Por otra parte, tendremos a los enanos, que seguirán al Alto Rey Thorgrim en su camino de lucha (todos quieren pelear aquí). Sin embargo, y como suele ocurrir, se acerca el invierno hay peligros que los vivos no son capaces de imaginar, y llegar, como siempre, desde el norte que, a diferencia del nuestro, no incluye a Papá Noel como habitante.

SEGA of America y SEGA Europe se alían pues con la creadora del juego de miniaturas sacacuartos (es que son tan monas…) Games Workshop para traer próximamente a PC, Mac y SteamOS un trabajo de Creative Assembly que no va a llegar solo, sino que vendrá acompañado de dos títulos más independientes y DLC. No sabemos si esto es bueno o malo, pero es lo que hay.

Para que luego vengáis diciendo que SEGA solo iba a hacer juegos para móviles. Incrédulos.