Tráiler mundial de la esperada Jupiter Ascending

Hace unos días os contábamos acerca del inminente estreno de Infiltrados en la Universidad, donde Jonah Hill y Channing Tatum se enfrentaban a todo tipo de imprevistos. Entonces podíamos afirmar que era él de manera rotunda.

Chaning Tatum en Jupiter Ascending

¿Han secuestrado a Channing Tatum y lo han suplantado por un replicante?

Definitivamente no se parece en nada a él mismo. Es lo primero que salta a la vista cuando uno visiona el tráiler de Jupiter Ascending, la nueva cinta de ciencia ficción de los hermanos Wachowski. Sé a ciencia cierta que debería estar hablando sobre otra cosa totalmente distinta pero eso vendrá a continuación. Su aspecto y su reconversión han tenido tanta repercusión que ha sido el tema favorito de los foreros después de la aparición de tan comentadas imágenes. Y GuiltyBit no podía ser menos. Para empezar nos puede recordar a infinidad de personajes cinematográficos legendarios (me vienen a la cabeza el arquero Legolas o el Capitán Spock de Star Trek), sin embargo lo extraño reside en el desequilibrio que se establece entre los, a priori, espectaculares efectos especiales y la ridícula transformación a la que se ha visto sometido el actor americano.

¿Realmente era necesario? Sólo Larry (“Lana” como se hace llamar artísticamente) y Andy Wachowski tienen la llave que abre la cerradura.

Dejemos a un lado las diferencias y centrémonos en lo que nos concierne. Al lado de Tatum, una invitada de la talla de Mila Kunis (la bella enemiga de Natalie Portman en Cisne negro) y un secundario de lujo como Sean Bean prometen provocar emociones fuertes.

Tras codirigir con el alemán Tom Tykwer la extensa El atlas de las nubes (considerada ya de culto por una legión de seguidores), los hermanos más conocidos del cine (con permiso de los Coen) vuelven a la carga con otra historia fantástica que narra la rutinaria existencia de una ama de casa que es recluida por un ex-militar para seguir una cadena sucesoria que podría alterar el universo. Otra muestra de épica desmesurada que seguro no dejará indiferente a nadie ¿La fecha para cambiar nuestro planeta? El 1 de agosto. Avisados quedan.