Remedy no presenta un nuevo juego, sino un vídeo buscando trabajadores

Y si nos lo permitís, hasta con un poco de mal gusto para con los usuarios ya que esperábamos un anuncio interesante y no una llamada a las listas de sus trabajadores.

Seguro que cuando a un fan le anuncian algo como un tráiler de un juego nuevo, lo normal que uno se espera es que haya un “tráiler de un juego nuevo”. Pero cuando viene Remedy y te trolea por la cara, pues la verdad es que no sabes muy bien cómo reaccionar. Sobre todo cuando ves la risita de satisfacción que se les ha quedado a ellos tras los vídeos.

Hablo de esto porque seguramente os acordaréis de que Remedy sacó hace poco un pequeño téaser donde nos prometía lo que creo que hemos repetido ya tres veces en lo que va de texto: el tráiler de un nuevo juego. Sin embargo, y por el momento, el resultado es algo que no tiene nada que ver con nada de esto.

Más bien se trata de un spot publicitario de la propia Remedy donde se autoalaban y bromean en cuanto a lo duro que es hacer videojuegos, levantarlos desde cero y hacer que se vean todo lo bonitos que son cuando nosotros lo vemos.

Si cuando llegas a la parte final aún te queda hype para seguir viendo el vídeo, entonces llegas a la cruda realidad. Descubres como Sam Lake, con una sonrisa más maligna que otra cosa, hace un llamamiento a alistarse en sus filas de creadores y se pira.

Evidentemente si estás buscando trabajo, puede que te interese unirte a Remedy, no lo podemos negar. Pero si lo que estabas esperando era algo más como el público jugador, la verdad es que la maniobra del vídeo te puede sentar un poco mal. No lo suficiente como para ir a quemarles las oficinas, por supuesto, pero sí como para soñar cómo le metemos un par de leches bien dadas al propio Sam Lake.

Por suerte siempre nos quedará la esperanza de que esto sea un vídeo intermedio en el largo caminar hacia la presentación de un juego nuevo y de verdad de Remedy y que de aquí a The Game Awards, veamos algo más interesante.

Lo dicho. Que a veces nos gusta ser ingenuos.