Ultra Street Fighter IV recibe sus Trajes Salvajes con este tráiler

Tras disfrutar del nuevo Street Fighter V en movimiento con el gameplay del mismo publicado por Capcom, nos limpiamos la babilla que el hype dejó y volvemos a tener noticias sobre la famosa franquicia de peleas. Si hace un mes escaso os comentábamos que Ultra Street Fighter IV había recibido la actualización 1.04 para, entre otras, dar compatibilidad al título para sus nuevos Trajes Salvajes, hoy os traemos el tráiler que anuncia este contenido y vemos en movimiento a los principales protagonistas ataviados de esta guisa tan peculiar.

Gen_cabra_Ultra_Street_Fighter

“Después de clavarme un barril de estos sí que voy como una cabra…”

Este DLC de Trajes Salvajes nos va a permitir vestir a nuestros contendientes favoritos en Ultra Street Fighter IV con indumentarias inspiradas en diversos animales que viven en libertad en la naturaleza. Dependiendo del personaje y de la bestia de la que vaya caracterizado, la puesta en escena nos evocará temor en algunos casos, como Bison de lobo o Seth de león, pero también hará que nos partamos la caja al ver a Honda de tortuga o Rufus de foca. Vemos en el vídeo que las vestimentas son, por lo general, muy simpáticas y están muy bien traídas en algunas ocasiones, como Viper haciendo honor a su apellido vestida de serpiente.

Como aparece en el tráiler, el contenido de Trajes Salvajes vendrá clasificado en distintos DLC, cada contenido con su denominación, que van desde el Pack Shoryuken, diferentes Challengers Wild Pack y el Shadaloo Wild Pack, entre otros, que podremos adquirir por separado a un precio de 3’99€ cada uno, o bien todos juntos por un valor de 17’99€.

Ultra Street Fighter IV es la última revisión de la cuarta entrega de la mítica saga de peleas de Capcom, que incluye a todos los contendientes aparecidos desde el lanzamiento este capítulo, y que está disponible en tu establecimiento favorito para PC, Xbox 360 y PS3. ¿Como has visto a tus luchadores favoritos luciendo sus Trajes Salvajes en este vídeo, culpable?