Un año de Wii

Realmente este artículo podría llamarse de muchas formas distintas ya que éste no ha sido precisamente un año más en la historia de nuestra pequeña consola de Nintendo. Tampoco es que haya sido el último (o al menos no nos lo han vendido así), pero sí es cierto y verdad que estos últimos meses de Wii han venido marcados sobre todo y ante todo por su sucesora, Wii U.

ARTICULO-UN-AÑO-DE-WII 774x250

Evidentemente esto ha provocado que Wii haya quedado en un segundo plano durante gran parte del año, pero no por ello ha dejado de ser un año interesante para la consola, ya que han sido precisamente los últimos meses de 2011 y los primeros de este 2012 los que le han dado a la consola de sobremesa un segundo pequeño boom con el que se ha despedido, bajo mi punto de vista, por todo lo grande.

El final de 2011 ya vino marcado por la llegada de los que muchos conocen como los tres últimos grandes juegos de Wii, juegos que, cómo no, ya habían salido para la consola en territorio japonés y que nos han tenido en ascuas durante mucho tiempo. Así pues, a finales del año pasado salió Xenoblade Chronicles y este año le tocaba, cómo no, a Last Story, por un lado y a Pandora’s Tower por otro. Uno en febrero, el otro en abril.

Muchos decían que el rol japonés estaba muerto, pues bien, aquí llegaron estas bestias pardas para recordarnos que no, que aún tienen mucho que decir. Y la verdad es que la promoción que se hizo de los juegos fue bastante grande y también la acogida, aunque bien es verdad que, pese a tener una buena valoración por parte de la gente, no gustaron tanto como lo hiciese en su momento Xenoblade Chronicles.

pandora's tower

Pero Nintendo no se iba a quedar sólo en eso y cómo no, su mascota también tenía que tener un buen final. Mario Party 9 llegaría tranquilamente en marzo, entre lanzamiento japonés y lanzamiento japonés y en medio de todas las turbulencias que ya iban despertando Wii U y todos los rumores que venían con ella. Tenemos que decir que no es el mejor Mario Party pero, desde luego, es muy divertido.

Por otro lado, no podemos olvidar que el tema del ritmo y el baile provienen tal y como lo conocemos ahora, de Wii y su mando, así Just Dance 4 también ha hecho acto de presencia en los últimos compases de la consola, así como el juego que ya fuese revelación en su momento en Nintendo DS. Hablamos de Rithm Paradise que, en su versión para Wii tendría el nombre de Beat the Beat: Rythm Paradise, el juego de minijuegos con un humor y una banda sonora tan peculiares como caricaturescos y japoneses. Si ya el primero deslumbró, el de Wii no ha sido menos.

En cuanto a los deportes, tenemos la cara y la cruz en Wii. Por un lado podemos hablar del juego que arrasa entre los más jóvenes y que ya se ha convertido en una saga, más que un juego en sí. Cómo no, se trata de Inazuma Eleven Strikers, donde volvemos al mundo del fútbol más fantasioso y divertido. Desde luego se nota cuándo Nintendo Ibérica pone la mano en algo, ya que lo distribuye tratando bien al español, sino acordaos de todo el tema de Kingdom Hearts en la 3DS… que telita…

mario_party9-e1330372333927

Pues si Inazuma Eleven es la cara, la cruz se la lleva FIFA13, y es que, si sus versiones “mayores” sí han estado cuidadas, el colofón de EA para Wii ha sido ni más ni menos que hacer una cuasi copia descarade de FIFA12 y plantarla como nueva. Las imágenes hablan por sí solas y os hemos comentado que hasta en PSVita ha ocurrido prácticamente lo mismo. Una polémica de la que EA no se ha defendido demasiado y que ha dejado en evidencia las preferencias de la compañía y su poco HAMOR por Wii. Realmente, aunque no sea fan de la saga, espero que, por el bien de los fans, traten mucho mejor a la nueva consola de Nintendo.

Por último, el otro gran juego que ha salido para Wii este año (y, le pese a quien le pese, posiblemente el último) ha tenido que ser de Disney, con la continuación de su Epic Mickey. Volveremos a coger los pinceles mágicos y a meternos dentro de “El Páramo” en Epic Mickey: El poder de dos, que junto con Mundo Misterioso, han marcado el retorno de el ratón más famoso del mundo a nuestras consolas.

Por lo demás ha sido un año bastante tranquilito para Wii sobre todo desde uno o dos meses antes del E3, momento a partir del que Wii U captó toda la atención de los usuarios y compradores, cómo no. Nintendo además, tampoco ayudó demasiado a mantener a Wii en un nivel de interés aceptable ya que, en vez de mejorar la cosa, le quitó leña al fuego con declaraciones en las que se afirmaba que Nintendo “ya no trabajaba en juegos para la vieja Wii”, dejando por sentado que la consola ya había dejado de ser la niña de sus ojos para convertirse en … no sé, otra cosa.

Así pues, el juego recopilatorio por el 20 aniversario de Kirb, el llamado Kirby´s Dream Collection, se convertiría en la última aportación de la empresa a nuestra vieja amiga. Sin embargo no tardaron en intentar arreglar esto que dijeron, pero vamos, que no lo arreglaron, ya que se conformaron con decir que la seguirían vendiéndola, pero ya está. En definitiva, que se acabaron los lanzamientos para Wii por parte de Nintendo.

wii_mini_

Y cuando todo parecía que se iba a quedar donde estaba, Nintendo nos sorprende con un anuncio inesperado: Wii Mini. Una supuestamente consola más pequeña en prestaciones y de precio más barato. Pero no todo es tan bonito como parece ya que Wii Mini no tiene conexión a internet y no nos dejará pasar nuestras partidas a Wii U. Es decir, tenemos una consola “forever alone” que sólo sirve para esa consola. Un concepto un poco absurdo, aunque no olvidemos que Nintendo no es tonta y si lo ha hecho, es porque de algo servirá… qué sabremos nosotros los mortales.

En definitiva. Un año que, pese a lo que pueda parecer, ha dejado a nuestra Wii en una posición un tanto atrasada. Sí, ya tenemos a Wii U entre nosotros y evidentemente, gracias a la retrocompatibilidad podemos seguir disfrutando de ella en la nueva generacion de Nintendo, pero aún así, la desgana con la que la empresa nipona ha tratado al que ha sido uno de sus mayores éxitos no me ha gustado nada.

No sé si volveremos a tener otro “Un año de Wii” en 2013, porque visto lo visto ya no me extrañaría nada. Así que, por si las moscas y previniendo, que más vale que curando, muchas gracias, mi pequeña Wii por todos esos momentos y, no te preocupes, que nosotros, no te olvidaremos.