Robert Briscoe, uno de los desarrolladores de Dear Esther, se ha unido a Valve según ha confirmado él mismo. Gracias al trabajo con Dear Esther, sus creadores hicieron el segundo título de la franquicia Amnesia, llamado Amnesia: A Machine for Pigs.

Dear Esther Interior

Briscoe estuvo trabajando en DICE antes de decidir, como muchos otros, dar el salto al territorio indie. Sin embargo, se ha cansado de ello y finalmente ha entrado a trabajar en Valve. “Creo que necesito estar cerca de la gente por un tiempo, gran parte de mi energía y entusiasmo viene de estar en la presencia de otras personas”, ha comentado el desarrollador. Al parecer ser indie, por mucho que se esté de moda ahora, es un trabajo bastante solitario. El mismo Briscoe cuenta que durante los últimos cinco años ha estado trabajando en su casa, solo, y que el único contacto que ha tenido con los compañeros y amigos ha sido a través de Skype o el email.

Por todo ello, durante los últimos 11 meses Briscoe se ha visto envuelto en una odisea para lograr un visado de trabajo para Estados Unidos. Dicho documento le fue concedido hace unos meses, por lo que el próximo 20 de marzo se unirá formalmente a Valve, una compañía que siempre ha admirado.

¿Qué os parece esta decisión? ¿Estará Valve preprando alguna nueva franquicia o es que al Tito Newell simplemente le gusta fichar cual Florentino Pérez?

Fuente: VG247 | Robert Briscoe

Artículos relacionados

2
Leave a Reply

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
German MartinezUrdnot Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Urdnot
Guest
Urdnot

Joer, desde luego el nuevo motor grafico de Ubi puede ser espectacular

http://www.juegoreviews.com/trailers/500721/ubisoft-massive-han-mostrado-snowdrop-en-la-gdc

German Martinez
Guest
German Martinez

Tontos no son, se quieren “hacer un Google” más o menos: yo te lo doy como el que no quiere la cosa y así me aseguro que lo seguirás usando por cojones por comodidad, sobretodo por lo coñazo que puede ser cambiar de un motor gráfico a otro.

Eso sí, a mi me sigue dando pesadillas el pensar la última vez que tuve que usar el Unreal Engine…