Videojuegos en el cine

Cuando se trata de realizar películas, no hay nada que les guste más a los estudios que una propiedad establecida, ¿y quién puede culparles? Con películas que cuestan decenas de millones de dólares, y a menudo mucho más, quieren estar tan seguros como sea posible de que su película encontrará un mercado próspero.

Tomar un personaje establecido y muy querido, un libro o una persona de la vida real, significa que ya tienes un montón de gente que querrá ver tu película. Es por eso que tenemos tantas franquicias de películas, remakes y reboots, así como historias reales y biografías. Si la gente ya posee una inversión en la película, tiene muchas más posibilidades de éxito que si tienes que ganarte al público desde cero.

El modelo de franquicia cinematográfica ha demostrado ser muy exitoso, con el universo cinematográfico de Marvel produciendo cinco de las doce películas más taquilleras de todos los tiempos. Otras franquicias, como James Bond, Jurassic World y Star Wars han sido igual de confiables en la obtención de beneficios. Las películas de Harry Potter, que combinaron esta idea de franquicia con películas basadas en libros muy queridos, acumularon unos impresionantes 9.200 millones de dólares en las ocho películas.

PELÍCULAS BASADAS EN JUEGOS

Dada la eficiencia de la utilización de personajes e historias conocidas, no es sorprendente encontrar el cine lleno de películas basadas en videojuegos. Desde Super Mario Bros a Sonic the Hedgehog, pocos juegos famosos han escapado de la trampa de los estudios. Aunque hay que decir que los resultados no siempre han sido tan buenos, o tan rentables, como se podría haber esperado de tan conocidas propiedades intelectuales.

Algunas películas basadas en juegos han sido un éxito arrollador, como la del año pasado Pokemon: Detective Pikachu, que convirtió su presupuesto de 150 millones de dólares en una taquilla de 433 millones de dólares, o la película The Angry Birds, que fue un éxito sorprendente, convirtiendo un presupuesto de producción de 73 millones de dólares en nada menos que 352 millones de dólares. Al mismo tiempo, otros han fracasado de manera espectacular, incluyendo la película de Tekken de 2010, que devolvió sólo 1,6 millones de dólares de los 30 millones invertidos en ella. Una de las primeras películas para juegos, Super Mario Bros, ganó sólo 20 millones de dólares con un presupuesto estimado de 48 millones, a pesar de tener a la superestrella Bob Hoskins en el overol del personaje principal.

GRANDES ESTRELLAS

A pesar del comienzo difícil que sufrió Hoskins, las películas basadas en juegos nunca han estado faltas de grandes estrellas.

Tanto Alicia Vikander como su marido Michael Fassbender han protagonizado películas basadas en juegos: Tomb Raider de 2018 y Assassin’s Creed de 2016, respectivamente. La estrella de Deadpool Ryan Reynolds tomó el papel de voz principal como el sabelotodo Pokemon, Pikachu en 2019, y este año ve a la estrella de Parques y Recreación Ben Schwartz haciendo la voz de Sonic the Hedgehog, junto al Dr. Robotnik de Jim Carrey. Incluso el poderoso Dwayne Johnson, el actor mejor pagado de Hollywood en 2019, eligió el papel principal en una película basada en juegos, la versión cinematográfica de 2018 del juego Rampage, que recibió 428 millones de dólares de su presupuesto de 120 millones.

Por supuesto, no es necesario tener grandes estrellas para tener un gran éxito con una película basada en juegos. El director de cine independiente e hijo de David Bowie, Duncan Jones, hizo Warcraft 2016 con un reparto de desconocidos, pero aún así consiguió convertir 160 millones de dólares en 490 millones con uno de los éxitos sorpresa del año. Lo que quizás demuestra lo valiosa que puede ser una franquicia de juegos conocida para un estudio.

UN ANIMAL DIFERENTE

Aunque es genial ver a tus personajes de juego favoritos en la pantalla grande, rara vez funciona bien para el jugador dedicado porque es un animal completamente diferente. Como jugadores, estamos acostumbrados a liderar la acción, a hacer los saltos, a escoger las armas y a reunir las herramientas, armaduras y hechizos necesarios para tener éxito. Somos parte de la acción, y el desarrollo de la historia depende de nuestra participación.

Las películas basadas en juegos, por otro lado, nos reducen a observadores pasivos, sin control sobre lo que sucede con los personajes en la pantalla. Por mucho que se pulsen los botones imaginarios del reposabrazos del asiento del cine, no se puede hacer saltar a Alicia Vikander o disparar un Angry Bird al enemigo. Y cuando has sido esos personajes, es mucho más difícil, y mucho menos satisfactorio, ver a alguien más siendo ellos. Al igual que ver a un amigo hacer su turno en la consola, los juegos no son tan divertidos de ver como de jugar.

EL SECRETO DEL ÉXITO

Las películas basadas en juegos funcionan mejor cuando son hechas por fans de los juegos para fans de los juegos, no por un comité de ejecutivos de estudios de Hollywood. Así como Go-Pro fue inventado por un surfista frustrado que quería filmarse a sí mismo, y las películas como Las Vegas 21 fueron creadas para los aficionados de juegos de casino en linea o tradicional para dar a conocer este mundo y ofrecer una mejor experiencia de los juegos. En efecto, las películas de juegos necesitan entender qué es lo que hace que los juegos funcionen. Y eso sólo puede ser hecho por la gente que los juega.

Compara el éxito de Pokemon: Detective Pikachu con algunas de las otras películas para juegos, y podrás ver cómo funciona. Aunque Pikachu no hable en el juego, su relación con su maestro está en el centro de la acción. La película lo entendió y entregó una película que tenía sentido para los jugadores del juego, sin dejarlos sintiéndose marginados de la acción. A pesar de todos sus defectos, y son muchos, Rampage comprendió la simplicidad de la destrucción de criaturas en el juego, y construyó la acción en torno a eso. Ambas películas mantuvieron felices a los fans y triplicaron sus presupuestos en el proceso.

MÁS POR VENIR

Con algunas excepciones notables, las películas basadas en juegos son lo más seguro que se puede conseguir en Hollywood, por lo que no es sorprendente que haya muchas más en los próximos años. Vikander volverá a asaltar tumbas en 2021, mientras que Minecraft, Call of Duty y esos locos Rabbids harán pronto su aparición en la gran pantalla. Incluso el súper-flop, Super Mario Bros, está teniendo una segunda oportunidad, aunque esta vez con los increíbles animadores Minions, Iluminación, al timón.

Los ames o los odies, las películas basadas en juegos están aquí para quedarse, y hay muy poco que podamos hacer al respecto, más allá de quejarnos de los terribles dientes de Sonic. Esperemos que los estudios aprendan la lección y que los jugadores se involucren en sus producciones, para que entiendan qué es lo que hace que los juegos funcionen. Nuestros juegos son preciosos para nosotros y merecen ser manejados con cuidado.