Vikingos 4x11 - Crítica

Vikingos ha retomado la temporada 4 con su capítulo número 11 y lo ha hecho como siempre: de una forma muy impactante. Han pasado años desde que Ragnar dejó Kattegat y ahora ha vuelto.

Así es culpables, el capítulo 11 de la cuarta temporada de la serie Vikingos ha llegado. Muchos (como yo), puede que estéis despistados y penséis que se iba a estrenar la quinta temporada, pero por lo que parece seguimos en la cuarta (hace 7 meses que se estrenó el capítulo 10, decid lo que queráis pero esto para mí es nueva temporada).

¡Y Ragnar ha vuelto! Y no en forma de chapa como Alf. En el décimo capítulo vimos que había abandonado su poblado de Kattegat sin previo aviso dejando a sus 5 hijos y mujer desconcertados. Por lo que parece, después del fracaso de París necesitaba lamerse las heridas. Y no es para menos, el gran y poderoso Ragnar Lothbrok fue bestialmente derrotado por su hermano Rollo, del cual de momento en este capítulo no se nos ha mostrado nada.

vikingos 4x11 crítica

El capítulo, a mi forma de ver, ha estado genial. El hecho de que haya vuelto causa un gran revuelo para sus hijos los cuales están profundamente resentidos con él por haberlos abandonado tantos años. Pienso que a pesar de esa ira que sienten hacia él en el fondo se han alegrado de que vuelva. Menos Bjorn, que ya es más adulto y tiene en mente sus propios planes de futuro, no volverá a seguir ciegamente a su padre cómo antes.

Por lo que parece, el rey ha vuelto con una idea muy clara: volver a Inglaterra (dónde se sabe que tiene un hijo, Marcus). Le pregunta a sus personas más queridas si lo acompañarán, y en un principio todos dicen que no. Floki, con el cual tuvo sus diferencias en la primera parte de la temporada, sigue siendo su fiel amigo, pero no lo acompañará porque ya se comprometió con Bjorn para su expedición al mediterráneo. Y Ladgerda, que sigue sintiendo debilidad por su exmarido no se compromete a nada con él, pero parece que tampoco le cierra la puerta del todo.

No sé, me ha gustado el capítulo porque creo que han explotado muy bien los sentimientos o reacciones de los personajes ante la vuelta de Ragnar después de tantos años. Además, con este capítulo y el anterior se nos da un poco a conocer cómo son los hijos del rey: Ubbe, el hijo mayor después de Bjor, que a pesar de todo, se alegra de la vuelta de su padre (tal vez porque lo conoció más que sus hermanos menores); Hvitserk es el más tranquilo de todos, aunque parece algo corto; Sigurd, muestra un carácter impulsivo; y Ivar, el más especial de todos y el que para mí ha sido el personaje principal de este capítulo.vikingos 4x11 crítica

Por lo que parece, Ivar estaba deseando estar junto a su padre, y embarcarse con él en una de sus expediciones a pesar de su condición. Pero, por lo que llevamos visto, Ivar está dotado de cierto aire parecido a Ragnar, un misticismo que roza lo mágico y la locura. Su mirada, al igual que la de su padre, es cautivadora.

Con el siguiente capítulo podremos ver hacia dónde van los tiros, quién se une a la expedición de Ragnar y quién a la de Bjorn. Tiene pinta de que para esta temporada tendremos mínimo tres hilos argumentales: la expedición al mediterráneo, la expedición a Inglaterra y cómo siempre los que se queden en Kattegat. ¡Para la semana siguiente más, culpables!