volviendo a Fallout New Vegas 1

Volviendo a Fallout New Vegas diez años después

Hoy quiero hablaros de mi experiencia volviendo a Fallout New Vegas, uno de los juegos peor tratados por Bethesda, y amado por los fans.

Fallout New Vegas tiene una curiosa historia detrás. Para no entrar en demasiados detalles que pueden aburrir, podemos resumir que fue un spin-off de la saga principal, que no está desarrollado por Bethesda y que es, probablemente, el mejor Fallout de la época actual. Hoy os cuento qué he sentido volviendo a Fallout New Vegas.

El juego está desarrollado por Obsidian, con alguno de los miembros principales de la saga original. Y joder, se nota demasiado. Estamos ante el Fallout más rolero y mejor escrito de toda la saga actual, dejando en pañales a Fallout 4 y, sobre todo, a Fallout 76.

El punto de partida

Este Fallout es diferente, y eso lo notamos desde el primer minuto de juego. Ya no somos un señor que por X o Y tiene que abandonar el refugio. No, ahora somos un mensajero al que le han pegado un tiro en la cabeza y enterrado vivo, dado por muerto. Pero no, conseguimos sobrevivir, y ahí es donde empezamos.

Atrás quedaron las historias típicas del morador de un refugio que sale al exterior buscando algo. Ya no hay un padre al que buscar. Tampoco un hijo. Y mucho menos a una supervisora. Ahora somos nosotros, sin más pasado que el de ser un repartidor del Mojave. Sin lazos sentimentales con nadie. Salvajes y solitarios, como nuestro mundo.

Este diferente inicio supone muchas cosas. No tener ataduras ni ligaduras de ningún punto, pone ante nosotros una hoja completamente en blanco en la que podemos tomar las decisiones que queramos sin tener en cuenta nada más. Es cierto que, en los otros Fallout, también somos bastante libres de hacer lo que queramos, pero de cierta manera el juego trata de conducirnos a un final determinado, pues hay una clara predominancia entre el bien y el mal.

Fallout New Vegas es más gris. De hecho, el juego nos hará elegir entre lo menos malo. Luego hablaremos de las facciones y cómo funcionan, pero en el Mojave todo es gris tirando a negro. Poder tener en nuestro poder una toma de decisiones tan amplia y tan ambigua, hará que realmente las tomemos por pura iniciativa, y no porque haya un guion previamente escrito que nos indique una dirección u otra.

Pero bueno, nuestro viaje nos llevará a buscar al tipo que nos disparó y una misteriosa ficha de platino que, por lo visto, puede decantar la balanza de un bando u otro. Nosotros decidiremos si ser vengativos, hacer caso a los líderes de otras facciones, o ser nosotros mismos. En nuestra mano no está decidir el destino, a vida o muerte, del Mojave. En nuestra mano tenemos el poder de decidir cómo seguirá viviendo el Mojave.

volviendo a Fallout New Vegas 2

Las facciones. Escala de gris y negro

Lo mejor de Fallout, como he dicho, es la escala de grises tirando a negro. Directamente, no hay buenos. Podemos pensar que la RNC es la facción que busca el bien en el Mojave, pero no deja de ser un ejército que quiere hacerse con el poder, terminando con la libertad.

En el otro lado de la balanza tenemos a la Legión de César. Sin duda son los peores, ya que se trata de un ejército fascista que quiere el control absoluto del Mojave para reprimir todo comportamiento que vaya en contra de sus ideales. La crucifixión para ellos está a la orden del día, y su primera aparición es realmente temible.

Y como otra gran facción a tener en cuenta, está el Señor House y las Familias del Strip. El Señor House está detrás de todo el movimiento que hay en el Strip, y sus tres Familia (Omerta, Chairman y La sociedad del guante blanco) se encargan de controlar todo lo que se cuece ahí.

volviendo a Fallout New Vegas 3

Ya, como facciones menores, tenemos a La Hermandad de Acero, los Gran Khan y los Boomer, que andan por el Mojave haciendo de las suyas, pero que no tienen una poderosa influencia. Son usados por unos o por otros a conveniencia… y eso lo decidimos nosotros.

Nos aliemos con quien nos aliemos, o si decidimos ir por libre, nuestra es la elección de qué facción menor pondremos a nuestra contra o a nuestro favor. Decidiremos si queremos terminar con una de las familias del Strip o cambiar toda su organización, o incluso dejarla tal cual.

Porque claro, en estas facciones también hay disputas internas y tejemanejes ocultos que deberemos descubrir y, en pos de eso, decidir. Todo en el Mojave de New Vegas tiene un trasfondo político y moral que amplía la gama de grises junto con algún tono negro, del que por supuesto podemos tomar parte sin mayor problema narrativo.

El Mojave y el Strip

He hablado mucho de estos dos lugares sin especificar qué son. El Mojave sería el Yermo de toda la vida, mientras que el Strip es la zona edificada más grande de New Vegas, lo que viene a ser la ciudad.

Lo malo, quizás, lo encontremos aquí. El mapa es muy vacío por dos causas principales: las limitaciones técnicas y el hecho de que es un desierto. Esto, claramente, va en detrimento a un mapa que se de a la exploración… aunque sabe solucionar esto.

Y lo hace añadiendo localizaciones realmente interesantes. Por ejemplo, podemos encontrar un pueblo que está siendo acosado por necrófagos, los cuales provienen de una fábrica de cohetes espaciales, donde el necrófago líder nos pedirá que le ayudemos a huir en uno de esos cohetes.

También podremos visitar varios refugios, campamentos, pueblos… está lleno de cosas por hacer, pero es cierto que se echa un poco en falta más variedad y cosas que ver cuando miramos al horizonte. Por muy lógico que sea dado el escenario elegido, es cierto que la sensación de desolación excede el límite.

volviendo a Fallout New Vegas 4

La jugabilidad

Aquí es donde encontramos el punto más bajo y también el más alto del juego. Por un lado, todo lo referente al gunplay, a día de hoy, es inaguantable de malo que es. Esto tampoco es que se haya solucionado demasiado en Fallout 4 y 76, pero al menos se hace jugable. En New Vegas (y en el 3) la mejor opción nunca será luchar.

Para ello, y por suerte, contamos con un sistema de diálogos y de stats que es un placer. Podemos jugar prácticamente sin meternos en trifulcas, y superar cada encuentro con nuestro ingenio en las palabras. Las extensas opciones de diálogo favorecerán nuestra inmersión y los matices que le queramos dar a nuestro personaje. Podremos ser unos auténticos canallas o unos benditos, y eso se reflejará en cada verbo y adjetivo utilizado. Incomprensible los pasos atrás que ha dado la franquicia en ese aspecto, por cierto.

En términos generales, Fallout New Vegas sigue molando a día de hoy por su faceta de rol. Siendo el Fallout más rolero de los actuales, todo lo que envuelve la jugabilidad es perfecto varios escalones por encima de cualquier Fallout. Una pena que Bethesda haya decidido pasar de aquel equipo que parió semejante obra maestra y prefiera al equipo que cagó Fallout 76, pero por suerte siempre tendremos el juego a nuestra disposición para recordar qué era un buen Fallout.