Warcraft: El origen - Crítica

El mundo de Azeroth llega a la gran pantalla y nosotros os traemos la crítica de Warcraft: El origen. La película basada en los videojuegos de Blizzard se estrena y llega algo vapuleada por la crítica. Estamos acostumbrados a los desastres en el intento de traspasar un videojuego al cine y en este caso se vuelven a repetir.

Empecemos por el principio en la crítica de Warcraft: El origen. La película nos cuenta el desarrollo de la primera guerra entre humanos y orcos, cómo los dos mundos se ven enfrentados y quiénes son los líderes que llevan a ello. Está protagonizada por Travis Fimmel (Vikingos), Paula Patton (2 Guns), Ben Foster (Contraband), Dominic Cooper (Agente Carter), Toby Kebell (Los Cuatro Fantásticos) y el más joven y prometedor, Ben Schnetzer (La ladrona de libros).

critica warcraft: el origen

Podemos analizar Warcraft: El origen de dos formas, una de ellas como película, en la que diríamos que el único sobresaliente es para el equipo técnico. Es impresionante como están conseguidos los orcos, los paisajes… desde luego está pensada para entrar por los ojos independientemente de que seas o no fan de los videojuegos. Sin embargo, a nivel trama se pasa todo demasiado por encima y ni siquiera queda claro el origen, tal y como nos propone el propio título de la cinta. Para ser una película de dos horas, el argumento no ahonda en la historia y alguien que no la conozca de antemano se puede ver perdido.

critica warcraft: el origenEsto es algo que podría ser un plus para los cinéfilos que sí han jugado a Warcraft, pero tiene un punto negativo y es que cualquier sorpresa o sobresalto queda fuera de la ecuación. No está hecha para que, precisamente, los fieles a la saga de Blizzard se queden postrados en su asiento con la boca abierta. ¿Es positivo que se quiera plasmar la historia hasta el punto de no sorprender a nadie? Yo diría que no porque, al final, una película debería mantener la tensión y atención del espectador, sepa o no su historia.

La segunda forma de analizar la película es como el reflejo de los videojuegos y aquí si es todo un portento. Los escenarios y localizaciones como Ventormenta o Dalaran, la estética del campamento orco, los estandartes e incluso las ropas y vestimentas de los protagonistas están reflejados de una forma muy exquisita. Pero hasta los detalles evocan el mundo Warcraft. Las panorámicas de los pueblos ardiendo, el múrloc en el río, la mención a Varian… todo está pensado para que los amantes de los videojuegos estén en contacto continuo con el universo.

critica warcraft: el origen

El apartado musical, siendo tan característico en el videojuego, parece que se queda sin fuerza en la película. Está creado por Ramin Djawadi, compositor de cine y televisión que ha participado en músicas tan características como Juego de Tronos o Piratas del Caribe. Eso sí, cabe destacar que se oyen temas de World of Warcraft, para deleite de los jugadores del MMO.

Como valoración en conjunto en esta crítica de Warcraft: El origen, pese al esfuerzo de posproducción que lleva y con todo lo amante que es una servidora de WoW y Blizzard, tengo que decir con todo el dolor de mi corazón que esta película es otro de esos intentos fallidos de traspasar un videojuego a la gran pantalla, de convertir la gallina de los huevos de oro en algo mediocre y sin alma.