Warhammer: End Times - Vermintide - Primeras Impresiones

Warhammer: End Times – Vermintide no es el primer FPS inspirado en el universo de Games Workshop, pero vamos a hacer como si lo fuera. Aprovechando que se está descargando la versión completa, os traigo ya mis primeras impresiones de la beta que he podido probar estos días. La propuesta de Fatshark es simple, cooperativo a cuatro en primera persona como único modo de juego, combate cuerpo a cuerpo con espacio para algún arma de largo alcance y muchos, muchos, muchos enemigos.

¿Alguien en la sala ha dicho Left 4 Dead con ratas y espadas? Sí, yo. Y no creo que ninguno de sus creadores niegue tal evidencia, al contrario, pueden estar más que orgullosos de haber trasladado tan bien la fórmula de Valve al mundo de Warhammer. Pero bueno, para empezar, comentar que durante los días que he disfrutado de la beta, la estabilidad de los servidores era más que aceptable, lo cual es básico para un juego online. Estoy seguro que esa era la intención de las pruebas, han surgido problemas y los han podido solucionar, así que está todo listo para el estreno.

A nivel gráfico, Vermintide cumple de sobras, con una ambientación oscura y sucia que muestra perfectamente la situación debido a la invasión de los Skaven, las ratas gigantes. Va fluido, pero exige bastante máquina para aguantar 60fps a resoluciones altas, sobre todo por la cantidad de enemigos que puede llegar a haber en pantalla y las consecuencias de la batalla que salpican por todas partes. Porque otra cosa no, pero chorros de sangre, lo que queráis, inevitable cuando se juega con espadas y hachas.

El sonido también me ha parecido de lo más adecuado, con una música que va variando según la situación. Además, estamos hablando del trabajo de Jesper Kyd (sagas como Hitman, Assassin’s Creed, Borderlands o Darksiders), por lo que os podéis hacer una idea. Pero también los sonidos de ambiente y la charla continua entre los cuatro héroes le dan mucha vidilla al juego y no se hace para nada pesado recorrer una ciudad teóricamente abandonada.

El único problema con el que podemos encontrarnos es que busquemos en Vermintide un multijugador para echar una partidas rápidas. Fatshark ha desarrollado un mundo con escenarios inmensos, más bien pasilleros con varias opciones de avanzar, pero sobre todo muy largos. Terminar un nivel te puede llevar entre 20 y 30 minutos en baja dificultad y yendo bastante a degüello. A ritmo normal y más dificultad, puedes llegar casi a la hora por pantalla. Es la única pega que le puedo poner, pero no hay que perder de vista que es un juego con historia, por lo que necesita tiempo y espacio para ir desarrollando una serie de misiones coherentes.

Para redondear el juego, cada vez que terminemos con éxito una misión, recibiremos nuevas armas, sombreros o colgantes para personalizar y mejorar a nuestros héroes, todo un detalle de cara a la rejugabilidad. Eso y sus trece escenarios disponibles, aseguran muchas horas de vicio si estás buscando un título con el que pasar el rato con tus amigos culpables.