Watch Dogs 2, todo lo que tienes que saber de su precuela

¡Culpables! Ya casi llega Watch Dogs 2, pero antes queremos hacer un repasito al germen de esta entrega. ¿Qué nos ofreció Ubisoft en el primer Watch Dogs allá en 2014?

A Watch Dogs 2 le falta un telediario casi para ver la luz. La nueva perla de Ubisoft llegará el 15 de noviembre a Playstation 4 y Xbox One, mientras que a PC tardará dos semanas (29 de noviembre).

Como bien indica el numerito pegado a la palabra Dogs, el nuevo juego de Ubisoft tuvo un predecesor que nos gustaría comentar en esta pequeña sección que empieza hoy. ¿Qué fue de Watch Dogs?.

Antes de nada, vamos a introducir un poco qué fue este título de Ubisoft. Con la traducción al castellano de “Mira a los perros”, este juego prometía ser algo revolucionario basándose en el hackeo y la libre exploración de un Chicago moderno. Podíamos hacer muchas cosas educativas como hackear cuentas de la gente, robar coches o buscar venganza por un asunto familiar. Sí, esa es la historia del juego. Como en Venganza de Liam Neeson, Sentencia de Muerte, Kill Bil… algo muy poco concurrido vamos.


Premisa principal: el hackeo

Watch Dogs llegó hace un par de añitos, en 2014, y prometió revolucionar el panorama de los videojuegos con una premisa de lo más interesante. Este juego iba a ser un sandbox en el cual el hackeo era fundamental para progresar en la historia y sí, cierto era.

Sin embargo, Ubisoft se encargó de alimentar algo que luego no había por donde cogerlo: el hackeo en Watch Dogs no fue lo que prometían. Se limitaba a algunos semáforos, puentes, cámaras, hacker cajeros, sí, todo muy bien… Pero no acababa siendo lo que nos habían prometido y nos sentimos disgustados.

Todo ello se ve en que únicamente hay que pulsar un botón (el cuadrado) para hackear, sin tener más que una experiencia tan simple como eso. Quiero decir, quizá se debería haber transmitido algo más, como que esa acción no es tan fácil como pulsar un botón. ¿Acaso todos podemos ser hackers?

Para ilustrar este punto y los que llegan a continuación, utilizaré este tráiler de hace unos años, sí, pero que como se ve, se prometen bastantes cosas que luego… Luego no resultaron ser lo que prometían.


Lore y ambientación 

Si algo me gusta de un videojuego es que me cuente una buena historia o, al menos, que haya buenos personajes que la desarrollen. Watch Dogs volvía a fracasar. La historia era una venganza que ya hemos visto miles de veces y los personajes eran bastante planos. Aiden Pearce podía estar mucho mejor explotado: tenía menos personalidad que un palo. Poca expresión, solo le motivaba su familia, no tenía nada más allá. Al menos era frío como le querían mostrar, pero Ubisoft, dadle algo de profundidad al personaje…

Pero ojo, que no solo digo y pienso yo que el personaje tiene poco carisma. La propia Ubisoft confirmó que, probablemente, Aiden Pearce no apareciese en una hipotética segunda entrega de Watch Dogs. La verdad que lo hicieron bastante mal con él y poco hay rescatable (lo dicho, su personalidad fría sí encajaba, pero nada más).

¿Dónde aplicaba Aiden su propia justicia? En un Chicago ficticio nada mal recreado (sus grandes rascacielos lo hacen inconfundible) y bastante amplio. Quizá al juego le faltasen algunas actividades en la ciudad. Está feo mirar otros juegos pero GTA trajo muchos quehaceres en Los Santos (bares, clubs, actividades…). No vamos a criticar Chicago por su recreación pero sí por su carácter vacuo y vacío.

Pero, ¿qué hay de los enemigos y personajes que rodean a Aiden? Pues bueno. Los hay bastante malillos: Clara Lille es una hacker hiper mega tipificada, con tatuajes y piercings, como se suele representar a estas personas. Jordi Chin es un asesino que poco tiene que mostrar y apenas difiere de otros de su estilo por otros videojuegos.

Sin embargo, hay que reconocer que otros no están tan mal. Lucky Quinn es el enemigo principal de la trama: es un viejales que controla toda la ciudad y a que nadie puede apenas mirar. Infunde bien el miedo, a pesar de estar en las últimas. Otro es T-Bone: no tiene mucho, pero está zumbado como ninguno. Para echarnos unas risas y protagonizar el DLC del juego, no está mal.

Jugabilidad

La premisa principal falló, sí, pero… ¿qué fue del aspecto jugarle como tal? Los sandbox requieren mucho dinamismo, diferencia de misiones, quehaceres diferentes a la trama principal. Y tampoco lo cumplió. Watch Dogs fue un juego repetitivo: las misiones se basaban en ir a un lugar a matar a un objetivo, o infiltrarnos en algún lugar para obtener algo. Cansaba hacer siempre lo mismo y las misiones secundarias no ayudaban.

Además, hablando del hackeo en el propio in-game, tampoco es que resultase excelente. Se hacheaba con un solo botón, se huía rápido de la policía con esta herramienta y los puzzles tampoco eran excesivamente difíciles. Pocos gadgets tecnológicos, poca innovación…

Y hablando de la policía, ¿no podíais haberos currado un poco más el sistema de conducción? Vale que no es Gran Turismo ni nada, pero los movimientos son muy irregulares y todos los coches se conducen igual. Quizá sea yo un sibarita de los juegos de conducción, para qué negarlo. Pero algo de realismo extra por esta parte no habría sido reprochable.

Sin embargo, había algo bueno en la jugabilidad: el gunplay. Los tiroteos. La tercera persona está bien, al igual que el sistema de coberturas. No es tosco, no es brusco, se juega con facilidad y hay situaciones realmente trepidantes. Las persecuciones a pie también mantienen la tensión, a pesar de que sea pulsar un botón muchas veces, pero mola.

Técnicamente no era lo esperado, pero no hay ninguna queja

No soy muy “fino” con el tema de los gráficos y el apartado técnico de un videojuego, pero no me gusta que se rían de mí. Watch Dogs fue presentado en el E3 2012 con unas vistas tremendas: iba a ser un auténtico pelotazo en el apartado visual. Iba a ser EL pelotazo. Pues no.

Como digo, no reprocho a Ubisoft el famoso downgrade que acompaña del brazo a Watch Dogs, pero sí les recrimino que nos engañasen como usuarios. Creíamos estar ante el juego de la generación, el que iba a abrir la veda de la potencia gráfica llevada al límite. Sin embargo, no fue así. Ubisoft la lía una vez más…

El apartado sonoro cumplió y bastante bien. Buen doblaje, buenos sonidos de explosiones, no había muchos fallos… Se podía decir que iba bien en ese aspecto. No fue innovador ni mucho menos, pero cumplió.


¿Aprobado?

Watch Dogs no fue un mal juego pero no era lo que todos esperábamos. No es para llorar ni nada, pero en el género los hay mucho mejores. Watch Dogs no es un juego excelente. ¿Lo recomiendo? No, aunque sí como el origen de una saga que puede ser muy buena en el futuro.

Pero a todo hay que buscarle algo positivo y, aunque suene a broma, yo lo encontré. Tienen mucho, mucho margen de mejora. Me recuerda al primer Assassin’s Creed: antes de su prostitución, la segunda entrega de la saga de asesinos fue excelente y ahora parece que quieren tomárselo de otro modo, volver a los orígenes.

Watch Dogs 2 no tiene que volver a los orígenes: tiene que tomar esa base y pulir muchos fallos que se cometieron en 2014. El 15 de noviembre (y el 29, Masters Race) saldremos de dudas.