Westworld. 1x01 - Crítica - GuiltyBit

Ya está aquí, culpables. La espera se ha hecho larguísima, pero ya hemos podido disfrutar del primer capítulo de Westworld, la nueva serie de HBO. Eran tantas las expectativas depositadas en ella que incluso se decía que sería la nueva Juego de Tronos, ahora que esta se acerca a su recta final.

¿Ha estado esta vez el hype a la altura de estas expectativas? Con un solo capítulo es difícil adivinar si será una digna sucesora de la gallina de los huevos de oro de HBO, pero lo que está claro es que el episodio piloto de Westworld ofrece más de una hora de tensión, acción y diversión, y nos introduce en un mundo genialmente presentado con unos personajes que van a traer cola.

westworld

Un Red Dead Redemption distópico

Supongo que muchos habréis jugado a Red Dead Redemption, una de las mayores obras maestras de Rockstar Games. Ahora imaginaos una especie de “parque de atracciones digital” ambientado en este juego, en el que os pudieseis introducir a cambio de una suma de dinero. Aquí sois libres de hacer lo que queráis e interactuar de la forma que os apetezca sin ningún tipo de consecuencia. ¿Suena interesante, verdad? Pues aquí tenéis la premisa principal de Westworld.

La mayoría de nosotros aprovecharíamos para tomar una cerveza tranquilamente en el Saloon, atravesar el desierto en caballo, practicar nuestras técnicas de tiro con un revólver… Pero ya sabemos que la humanidad es como es, y la mayoría de los visitantes que pagan por introducirse en Westworld son ricachones con vidas aburridas y aspiraciones psicópatas que solo quieren sembrar el caos para divertirse sin consecuencias. El primer capítulo está bien servido de violaciones, asesinatos, peleas, tiros, orgías… Un día cualquiera en el Salvaje Oeste, vaya.

westworld

¿Y quiénes son las víctimas? Los pobres habitantes de este universo, conocidos como “anfitriones”. Estos son el objeto de las vejaciones y violencia de los visitantes, pero tranquilos, que al final del día su memoria se reseteará, sus cuerpos se recompondrán, y amanecerá un nuevo día en el que tendrán que sufrir nuevos tormentos.

Y es que estos anfitriones son en realidad robots, programados y modelados para ser lo más humanos posible. Se les permite incluso mostrar sentimientos, aunque al día siguiente no se acordarán de quién les violó, asesinó o humilló. Pero como toda máquina, muchos de ellos tienen fallos que pueden estropear la experiencia de aquellos que pagan por interactuar con ellos.

Un reparto de lujo

Se nota que en HBO se han dejado una millonada en su nueva serie, solo viendo la ambientación, escenarios y efectos especiales. Pero el reparto no se queda atrás, con unas actuaciones notables y unos misteriosos personajes que darán bastante que hablar.

La protagonista de la recreación del Salvaje Oeste es Dolores (Evan Rachel Wood), una joven que vive felizmente con su padre en una pequeña casa de campo. Su vida es totalmente rutinaria y en bucle, como la de todos los robots de Westworld: Se levanta, saluda a su padre y se va al pueblo a hacer diferentes recados. A partir de ahí entran en juego los visitantes, que pueden cambiar su “storyline” y hacer con ella lo que quieran. También está programada para interactuar con Teddy (James Marsden), un antiguo amor que toooodos los días regresa al pueblo para reproducir el mismo diálogo (“¡Has vuelto!”, exclama ella. “Te dije que lo haría”, afirma él, heroicamente).

westworld3

Por otro lado tenemos al misterioso Hombre de negro, interpretado por Ed Harris. No sabemos quién es ni hasta dónde quiere llegar, solo que es un visitante y qué es un sociópata con muy mala leche. Este protagoniza las escenas más violentas del capítulo, y descubrirá algo que puede que cambie el concepto que tenemos de Westworld.

En el mundo real, detrás de todo este tinglado, encontramos al gran Anthony Hopkins como director de la empresa, un personaje que seguro que esconde interesantes secretos detrás de su aparente calma. Bernard (Jeffrey Wright) es el encargado de programar e ir actualizando a los robots, y también podemos ver a Simon Quarterman y Sidse Babett en el papel de los supervisores del parque, Lee Sizemore y Theresa Cullen.

Piloto sobresaliente

He intentado no entrar en spoilers, porque solo podréis disfrutar tanto del primer capítulo de Westworld si la veis en la misma ignorancia en la que la vi yo y os sorprendéis con cada escena. La suma de la ambientación, el argumento y el reparto ofrece una retahíla de escenas memorables (el tiroteo con la versión de Paint it Black de los Rolling Stones es SUBLIME), y el final te deja con unas ganas horribles de saber qué pasará. Y es que, una de las preguntas que ofrece el argumento de la serie es… ¿Qué nivel de humanidad puedes otorgarle a un robot hasta que sea demasiado peligroso?

En definitiva, el nuevo proyecto de HBO promete mucho, y si el resto de capítulos mantienen el nivel de este podemos encontrarnos ante la serie del año. Ya veremos hacia donde llevan la premisa principal y las revelaciones de este episodio.