[Xbox One] Se aclara un poco el concepto de la segunda mano

Lo que no se atrevió a hacer Sony con los juegos de segunda mano, lo ha hecho Microsoft. El posible punto y final al mercado físico de juegos usados puede que haya llegado a su final en la consola de Microsoft según palabras del vice presidente Phil Harrison.

nbalive14_gameplay

A mi no me mires, yo no he sido

Tras el evento, como siempre suele ocurrir, van saliendo a la luz poco a poco los detalles escabrosos que no son bonitos de presentar en la casita de campo que se montaron allí los chicos y claro, uno de ellos era el tema de la segunda mano, y desde luego, tras estas declaraciones la consola puede no salir demasiado bien parada.

Como decimos, según palabras de Phill Harrison a Kotaku, el sistema de Xbox One para los juegos será el siguiente: cada juego tendría un código único para poder usarlo. Este código se debe de validar por internet y se asocia a la cuenta de Xbox Live y nos permitiría ejecutar y jugar a ese juego mientras nuestra cuenta esté activa.

Esto qué implica exactamente. En primer lugar que necesitamos sí o sí tener internet, si bien, no una conexión permanente, pero sí el tiempo que dure la validación del código. Una vez hecho esto, no volveremos a tener que usarlo (en teoría).

Lo segundo es que se pone drásticamente fin al mercado de segunda mano, al menos en Xbox One, ya que para poder usar el juego en otra consola que no sea la nuestra deberemos de pagar un código nuevo que costará, ojo al dato, casi lo mismo, sino lo mismo, que el juego original, ya que Microsoft asume que es un juego nuevo.

Es decir, como siempre para con nuestra querida compañía americana, hay que pasar por caja, y si queréis más datos, por su caja.

Aún no hay una solución para vender estos juegos online pero el propio Phill ha dicho que la habrá. Se podrá vender ese código y desaparecerá de nuestra consola pero… ¿cómo? No han dado más detalles sobre ello.

Así pues nos encontramos ante lo que parece ser un paso de gigante de Microsoft hacia el mercado digital ya que prácticamente se regirá por las mismas reglas: un juego, una cuenta. Si tenemos en cuenta que esto ya existe (steam, descarga digital) no es precisamente algo para poner el grito en el cielo, pero el hecho de que quieran eliminar el mercado de segunda mano y encima pretendan beneficiarse de él, es, cuando menos, indignante.

Veremos a ver si las tiendas físicas que funcionan a base de segunda mano dicen algo o mantienen el silencio, pero lo que es cierto es que, queráis o no, la guerra ha empezado.

Fuente: Kotaku