Zelda: BotW, rentable a partir de los dos millones

The Legend of Zelda: Breath of the Wild será rentable para Nintendo siempre que sobrepase los dos millones de ventas. Según las cifras dadas ayer en la reunión anual de accionistas de Nintendo, este sería el número de unidades vendidas necesarias para recuperar la inversión realizada. Recordad que hace apenas unos días yo mismo comentaba las tribulaciones de Michael Pachter al respecto.

Zelda: BotW, rentable a partir de los dos millones

El propio Shigeru Miyamoto podría haber sido el responsable de haber dado esa cifra. Sin hacer distinciones entre la plataforma elegida, por supuesto. Tanto da que el nuevo Zelda alcance esa cifra entre Wii U y NX, la cosa está en que si no llega a los 2 millones, habrá sido un fracaso. Miyamoto ha considerado que será un éxito si alcanza las 300.000 copias vendidas en territorio nipón.

No hay que dejarse llevar por las cifras. Dos millones, por extraño que resulte, no es una gran cantidad. Esto es muy fácil de explicar, aunque suene a locura. Pero es tan sencillo como que, siendo exclusivos de Wii U, Mario Kart 8 o Splatoon han vendido 5,5 millones y 1,6 respectivamente. Sobra decir -y aún así lo digo- que Splatoon es una IP nueva que casi ha alcanzado los 2 millones de ventas y que Zelda es un icono de los videojuegos mundialmente reconocido. El cálculo es muy favorable para la nueva y ansiada aventura de Link.

Zelda: BotW, rentable a partir de los dos millones

Los 10 millones de Pachter son quizás algo optimistas sin conocer NADA de NX, pero es bastante sensato admitir que Breath of the Wild venderá bien. El último título de la saga ha contado con más de 100 personas trabajando en él a lo largo de 5 años de desarrollo y en sus créditos figuran más de 300 nombres. Está claro que es una producción “de las grandes” para Nintendo.

Como curioso -y final- detalle, Shinya Takahashi -que es el director general de la división de diseño y desarrollo de Nintendo Enterteinment- ha comentado que parte de los recursos creados y utilizados en el desarrollo del nuevo Zelda serán reaprovechados. La creación de futuros proyectos y títulos se beneficiará del motor y de los distintos recursos de Breath of the Wild, reduciendo así los tiempos de producción.