The Legend of Zelda: Breath of the Wild, localización del Escudo Hyliano

El Escudo Hyliano es uno de los más poderosos de todo Breath of the Wild. Se encuentra en el Castillo de Hyrule, un sitio plagado de enemigos y monstruos.

Ya os dijimos dónde estaba la Espada Maestra, y hoy os contamos la localización del Escudo Hyliano. Este escudo es, sin duda, una de las mejores defensas de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Está escondido en el Castillo de Hyrule, pero tranquilos porque desde el minuto uno podréis ir a por él.

Es el escudo con más defensa del juego. En un principio pensaba que el Escudo Hyliano era irrompible, algo parecido a lo que ocurre con la Espada Maestra. No hagáis mucho caso en el vídeo cuando digo que es irrompible, pues habrá que tener cuidado. Cuando hice el vídeo no lo sabía, así que os aviso: el Escudo Hyliano se puede romper. Lo mejor será reservarnos el Escudo Hyliano para los enfrentamientos contra jefes finales, Ganon o los Centaleones.

¡A por el escudo Hyliano!

En el vídeo de más abajo tenéis la localización del escudo Hyliano y los pasos a seguir. Cuidado con los centinelas, pues en el Castillo de Hyrule están por todas partes. También hay que tener mucho cuidado con los enemigos que se esconden en la cueva (hay hasta un Centaleón). Corred todo lo que podáis hasta llegar a una habitación (localización en el vídeo). Una vez allí preparad vuestro arco y vuestra mejor espada para un enfrentamiento contra un Hinox Esquelético.

Que no os engañe el tamaño del Hinox, pues estos enemigos son muy fáciles de liquidar. Apuntad con el arco a su ojo y disparad. Veréis que el Hinox se cae, momento que tendremos que aprovechar para darle espadazos. A diferencia de otros Hinox, hay un momento que su ojo cae al suelo. En este punto es muy vulnerable. Lo que tendremos que hacer es darle con nuestra mejor espada/lanza y terminar con su vida. Una vez hayamos acabado con el Hinox Esquelético, nos premiarán con varias armas y un cofre. Este cofre contiene el ansiado Escudo Hyliano.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild está resultando ser un juegazo. Con fallos, pero de todas formas un juego que puede perfectamente llevarse el GOTY 2017. Un mundo enorme, secretos por todos lados… parece que Breath of the Wild no tenga fin. Estad atentos porque dentro de unos días tendremos el análisis en Guiltybit.