Zelda: Ocarina of Time, espectacular remake con Unreal Engine 4

CryZENx, el modder que ya mostró su trabajo previo centrado en The Legend of Zelda: Ocarina of Time, nos enseña ahora su recreación de Gerudo Valley con el motor Unreal Engine 4, sumando de este modo, más zonas recreadas con este motor ambientadas en la archiconocida licencia de Nintendo.

El, para muchos, mejor videojuego de la historia sirve de base al modder para mostrar su trabajo más reciente de manera totalmente ajena a Nintendo. El nuevo material, que luce espectacular, ha sido recreado con el mismo motor propiedad de Epic Games que CryZENx ha venido usando desde hace tiempo ya que, en el pasado, nos ha mostrado zonas como el Templo del Tiempo o el del Agua, así como diversas pruebas técnicas.

Esta clase de trabajos dan rienda suelta a los sueños húmedos de buena parte de jugadores que, allá por el año 97, disfrutaron tanto del título, al tiempo que llama la atención de aquellos infraseres que no conocen el famoso capítulo de Nintendo 64, sin menospreciar a Majora’s, por favor, del que hace un tiempo también pudimos ver una intro que volvió locos a unos cuantos.

Son muchos los modders que, en lugar de crear contenido nuevo y propio, se centran en diseñar y dar forma a los deseos más íntimos de muchos jugadores. Lo hemos visto en el pasado con Mario, Sonic, Doom, RE2…

Ver aquel juego que tanto te marcó en su día, con el que tanto disfrutaste y que tan buen recuerdo te dejó, tiene algo que, recreado con Unreal Engine 4 supone una bofetada de nostalgia y, de alguna forma, hype artificial, muy difícil de eludir.

Es cierto que tenemos remasterizaciones y la saga The Legend of Zelda bien lo sabe. Las versiones para 3DS lucen de maravilla, a la par con Wind Waker en Wii U, pero el Unreal Engine 4 tiene esa capacidad de dejar pasmado al personal si se sabe usar bien.

Pero no todas las aventuras del héroe hyliano son ajenas al copyright, en el horizonte tenemos el próximo título para Wii U y NX que servidor espera que, si bien no sea una potencia gráfica, al menos nos deje tan alucinados como hizo ese Hyrule Field en su día. Crucemos los dedos.