Zona Móvil - Los Ríos de Alice

Una bocachanclada de un servidor en Twitter tiene la culpa de que haya terminado escribiendo en esta sección y jugado Los Ríos de Alice, una aventura point & click para dispositivos móviles con música compuesta de manera exclusiva por Vetusta Morla para el juego. Pues bien, en principio, no me gusta ni el género, ni el juego en smartphones, ni el grupo madrileño. El caso es que después de un tiempo, más del previsto porque el jueguico se las trae, puedo decir que se trata de una grata experiencia y de algo totalmente nuevo para mí, algo que me ha hecho abrir la mente sobre todo respecto al género y al juego en móviles. Veamos qué encierra la peculiar aventura de esta chiquilla…

ARTICULO-ZONA-MOVIL los ríos de alice

La primera impresión que da Los Ríos de Alice según comienzas es que en Delirium Studios, Arturo Monedero y el resto de su equipo han hecho lo que les ha dado la real gana con su juego: no se aprecia ni el más mínimo atisbo de limitación creativa ni ataduras, simplemente dejar correr lo que inspira la música, no solo visual, sino jugablemente. Y es que Los Ríos de Alice entra por los ojos, porque el diseño artístico es de esos que solo se permiten en producciones de este tipo, y lo que más destaca, en mi opinión, es el contraste entre escenarios y personajes, y nuestra protagonista. Los primeros más detallados y coloridos, con tonos marrones y grises sobre todo, mientras que la buena de Alice, paradójicamente, presenta un diseño más “simple” y en blanco y negro.

Los Rios de Alice

La banda sonora casa perfectamente con lo que vemos en pantalla, con melodías… ¿cómo dicen los moderners ahora…? Oníricas, eso. Sin embargo, lo mejor que se puede decir de ella es que está compuesta por temas nada pegadizos. ¿Que si eso es bueno? Ya lo creo, porque no se trata de pistas simples y repetitivas, y además con más variedad de la que en principio te puedes imaginar.

Jugablemente, no inventa nada ni lo pretende: nos encontramos con las bases del género que representa, con escenarios reducidos interconectados entre pantallas de carga (que no se hacen pesadas), en los que en principio piensas que todo lo necesario para resolver ese puzle lo tienes a la vista. ¡Craso error! El mundo de Los Ríos de Alice es más abierto y mayor de lo que parece y con un simple toque de dedos nos desplazamos entre las distintas partes que lo componen. No es difícil encontrar los objetos y personajes con los que interactuar, pero sí se aprecia cierta dificultad a la hora de encontrar los “puntos calientes” para ello, aunque viene bien esa ayuda implementada a base de mantener pulsada la pantalla.

Los Rios de alice gamelay

Las acciones son bien sencillas: coger, mirar, caminar y hablar, y esta última no se plasma a través de textos, sino de pictogramas, lo que le da un toque extra de investigación a los puzles, algo en plan “yo pregunto a este personaje y me responde con un dibujo… ¿y qué quiere decir con ese dibujo?”. Todo un acierto. Si nos atascamos, siempre tendremos la planta-libro cerca, donde consultar pistas basadas en las letras de Vetusta Morla, realmente bien implementadas y claras, y a Pereza, una especie de ¿armadillo? que conoceremos según comencemos la aventura y al que más de una vez habrá que recurrir.

Tengo que decir que Los Ríos de Alice me tenía muy engañado desde el principio. Esperaba algo más simple y sencillo, tal vez por el público objetivo tradicional de los juegos para móviles y tablets, pero me ha cogido con la guardia muy baja, a lo que hay que sumar mi absoluta incompetencia con el género del point & click. No es un juego ni tan corto ni tan fácil como cabría esperar, y ahí está tal vez el punto más fuerte y más débil del juego. Me explico: no está hecho para jugar en la parada del bus ni tomando un café mientras esperamos a alguien, sino para cogerlo tranquilamente y con calma en la casa de cada uno y disfrutarlo sin prisas, porque es delito estropear una experiencia así en momentos banales. ¿Puede eso repercutir en su éxito comercial? Sería una lástima que lo hiciera…

Pero ojo, si tengo que elegir, prefiero algo así que algo como Angry Birds. La pregunta del millón es si se puede disfrutar aunque no te guste el género, el juego en dispositivos móviles o Vetusta Morla. Queda bien claro que sí, porque yo lo he hecho, aunque desde luego que si eres fan de cualquiera de los tres elementos, lo harás el doble. Delirium Studios ha recibido varios premios (Mejor App Española por The App Date y 20Minutos, por ejemplo) por Los Ríos de Alice y esperemos que solo sea el primer paso para algo más grande aún. ¿Podría ser el crowdfunding una opción? El futuro dirá, pero la primera piedra está puesta.