Zona Móvil: Sonic Jump

Sonic vuelve al mundo móvil con un juego que para nada es original, pero al que le han dado su toque personal y típico de Sonic, mejorando al que ya existía de antes de una forma considerable. Hablamos de Sonic Jump, un juego bastante casual que vamos a analizar esta semana en nuestra zona móvil justo después de su llegada a Android, ya que para sistemas iOS se encontraba hace un poco más de tiempo.

ARTÍCULO ZONA MÓVIL Sonic Jump

Empecemos por el principio. La base. Sonic Jump se trata de un juego de plataformas en el que tendremos que recorrer un escenario repleto de obstáculos hasta llegar al final donde una pancarta con la cara del Doctor Eggman no estará esperando. Vamos, el planteamiento de todo Sonic que se preste, lo que pasa es que en esta ocasión el recorrido se hará únicamente de forma vertical y siempre ascendente.

Básicamente podemos decir que se puede parecer a la primera fase de Jungle Zone del primer Sonic the Hedgehog. Iremos ascendiendo continuamente y la pantalla con nosotros. Si nos caemos, simplemente, moriremos, aunque no te preocupes, el juego te da vidas infinitas, lo cual no lo hace más fácil, pero  sí menos engorroso. El sistema de control es fácil, girando el teléfono lo moveremos de un lado a otro y tocando la pantalla activaremos los objetos o el salto doble para llegar más alto.

El juego está dividido actualmente en cuatro fases. Digo actualmente porque SEGA ya ha dicho que están trabajando en tenernos más niveles de forma completamente gratuita en un futuro, así que, por qué vamos a no creerles, ¿no? Estas fases son Green Hill, Mountain, Jungle y Blue Sky Zone. La quinta actualmente indica sólo “próximamente” y una imagen detrás muy parecida a las plataformas que se vieron en Sonic Colors, en la fase de Planet Whisp.

La diferencia entre las zonas es la dificultad y la introducción, en cada una de ellas, de un nuevo tipo de plataformas. Así, Green Hill es una fase verde con plataformas normales, sobre las que tendremos que ir saltando para llegar al final. Mountain nos recrea la cima de una montaña nevada y aquí aparecen las plataformas que aparecen y desaparecen. Vibran justo antes de desaparecer, así que a veces es mejor tener un poco de paciencia.

Jungle Zone es una fase en la que priman las lianas y los pinchos. Aquí aparecen las plataformas que se dan la vuelta. Y ojo, que estas sí son traicionares porque al principio nos hacen caer, pero luego, además, hay que tenerlas en cuenta porque en uno de sus lados hay pinchos y nos pueden fastidiar al subir o bajar. Por último, Blue Sky Zone nos pone sobre globos y las plataformas que nos encontraremos son, precisamente, eso mismo, globos que irán ascendiendo y desapareciendo a la vez, por lo que tendremos que usarlos con cabeza para poder sobrepasar zonas muy separadas entre sí.

Cada zona se compone de 12 actos y para desbloquear la siguiente tendremos que pasarnos, por lo menos, los 6 primeros. Tanto el acto 6 como el 12 de cada una son fases de jefe, y deberemos de enfrentarnos a Eggman. Eso sí, no esperéis grandes cambios entre ellos, ya que todos funcionan prácticamente igual: Eggman se pone debajo nuestra y, en determinado momento, sube rápidamente, tendremos que esquivarlo y golpearle luego desde abajo.

Pero es hora de sacarle un poco las virtudes al juego. No todo será subir y subir, ya que para poder desbloquear todos los poderes de Sonic y lo que serán sus habilidades, hay que esforzarse y mucho. Tendremos que subir de nivel consiguiendo una serie de medallas que se nos darán por cumplir misiones como, por ejemplo, derrotar a X enemigos, saltar X veces o comprar X habilidades.

Hay distintos tipos de habilidades, las que se compran con los anillos que iremos acumulando, como el escudo, el imán u otros. El resto se compran con estos emblemas. Cuando lleguemos al nivel necesario se desbloquearán y podremos comprarlos o usarlos. Lo que pasa es que es un poco difícil llegar a ese nivel. Por ejemplo, empezaremos con los personajes de Blaze y Sonic que tienen la misma forma de jugar. El siguiente personaje es Tails, que lo conseguiremos en el nivel 17, Knuckles en el 20, Amy en el 25, Rouge en el 28 y Silver en el 30. Extraño es no haber visto a Shadow por ahí.

Los niveles se consiguen, como hemos dicho, con las medallas. Así para subir al nivel 2 sólo nos harán falta 2 medallas, pero para subir al nivel 9, por ejemplo, nos hacen falta 6 medallas, y cada vez costará más conseguirlas. Si no tenemos paciencia y nos sobra el dinero, podremos comprar esos personajes directamente. Cada uno tiene habilidades diferentes que se reflejarán, sobre todo en la velocidad de caída y longitud del salto. Vamos, tampoco gran cosa.

Aparte, hay que conseguir los anillos rojos, conseguir las misiones, comprar todos los objetos, desbloquear el nivel 30 de personajes… Y por si te aburres con el modo historia, siempre nos quedará el modo arcade, es decir, el modo infinito donde podremos competir con amigos.

Vamos, que no sé qué más os puedo decir. Un juego casual, que cumple lo que promete, engancha, es largo, entretenido, fácil de usar y muy rejugable, porque conseguir el nivel S en los niveles requerirá de nuestras habilidades y paciencia para conseguir los objetos. Vamos, que si te gusta Sonic y este tipo de plataformas, Sonic Jump te va a gustar. Y punto.