Las 10 cosas que me gustan de Fallout 4 y me gustaría ver más a menudo

No vamos a descubrir ahora que hay muchas cosas que me gustan de Fallout 4, pero si pudiera transportar algunos detalles a otros juegos, ¿cuáles serían? Aquí os dejo una lista con diez ejemplos.

Recordareis que tanto en el análisis del juego, como en los de sus DLC principales, ya os dije bastantes cosas que me gustan de Fallout 4. Pero, después de muchas (muchas) más horas de juego, he visto que Bethesda incluye elementos que me gustaría ver más a menudo. Tanto en sus futuros títulos como en los de otras compañías. Más que nada porque son ideas de las que ayudan a la inmersión.

Actualización del mapa

Sabemos que la saga Fallout suele ofrecernos mapas con muchos puntos de interés y la mayoría de ellos los descubriremos a base de andar. O porque alguien nos va a decir que vayamos allí a hacer algún recado. Lo típico de los RPG, vamos. Pero hay un detalle muy simple que no me suena haber visto antes. Al leer en un ordenador o oír a NPC’s hablando sobre algún lugar, este se marca automáticamente en el mapa. Por si en otro momento te interesa visitarlo.

Emisoras de radio

No os descubro nada nuevo si os digo que una de las cosas que me gustan de Fallout 4 es perderme por el yermo sin rumbo fijo. Que sí, que el juego tiene una historia y tal, pero no es ni de lejos lo que más me engancha. Para ayudarte a descubrir más detalles de este mundo, puedes sintonizar emisoras de radio. La mayoría son llamadas de auxilio, algunas darán inicio a una nueva misión y otras simplemente te orientan hacia un pequeño refugio. Refugio en el que seguramente conocerás otra pequeña historia y encontrarás algo de provecho.

cosas que me gustan de Fallout 4

Historias que nada tienen que ver con la historia

Lo cual nos lleva al siguiente punto, esas historias que Fallout nos cuenta de forma muy visual. Porque Bethesda siempre ha tenido una forma muy peculiar de explicarnos como es la vida en el yermo. A veces es sólo un bodegón muy explícito, otras es una serie de holocintas o de mensajes en un ordenador. La cuestión es que descubrimos muchas más cosas del universo que estamos recorriendo mediante detalles secundarios que a través de la propia historia. O con alguna cinemática que rompa el ritmo del juego. Todo está integrado de forma tan natural que es mucho más real para el jugador.

Hacer el acto de hacer cosas

Sí, suena rebuscado, pero es exactamente eso. Ver que tu personaje está físicamente haciendo lo que le pides es otra forma de inmersión muy interesante. Por ejemplo, si consultas un ordenador, ver como te sientas a hacerlo. O manipular la mesa de trabajo mientras “crafteas” armas y armaduras. Y cosas lógicas como que si estás recargando el arma y decides pegar con ella en vez de disparar, se corte la acción de recarga. Para mí, ese tipo de cosas son las que dan realismo a un juego. Mucho más que unos gráficos espectaculares.

Eco de los disparos

Incluso el sonido es más importante para mí en ese aspecto. Y lo que tenemos en Fallout 4 son unos efectos de sonido acordes con el mundo que estamos recorriendo. No el tipo de sonido, si no de la forma que están tratados. Por ejemplo, si disparamos en medio de la nada, el sonido será seco. En cambio, hacerlo entre edificios vendrá acompañado de un eco que nos recuerda que el mundo está mucho más vacío y muerto que antes. En medio de la ciudad también oiremos como se retuercen aún algunos edificios. Todo pensado para darle énfasis a lo desolado que está todo.

cosas que me gustan de Fallout 4

Explosiones no controladas

Aunque la libertad de elegir como jugar es bastante amplía, como suele ser habitual en la saga, al final siempre va a haber tiroteos. Y, como es lógico, no todas las balas dan en el blanco. Al menos no en el deseado. Puede darse el caso que alguna vaya a parar contra alguno de los coches y camiones abandonados por las calles. Y eso va a terminar en una explosión de tres pares de neutrones, que por algo son vehículos nucleares. Por lo tanto, esconderse detrás de un coche no es muy buena idea a la hora de recibir disparos.

Las dichosas trampas

No me refiero a que el jugador pueda hacer trampas, si no a que los enemigos nos las van a poner a nosotros. Y no sólo minas terrestres, que al final son las más fáciles de ver. Algunos contenedores o puertas están trucadas de manera que al abrirlos se disparará un arma escondida o explotará alguna bomba. También tropezaremos con alambres y pisaremos basculas con la misma finalidad. Pillarnos desprevenidos y hacernos daño. Hasta lanzamisiles se me han disparado al entrar en alguna habitación. Con el consiguiente susto y cabreo, claro está.

Los DLC “secundarios”

No se nos olvidará el repentino cambio de precio del pase de temporada de Fallout 4, pero dejando eso a un lado, el contenido añadido es espectacular. No solamente por las dos expansiones gordas, Far Harbor y Nuka-World, si no también con los otros cuatro DLC, como Automatron. Con todos ellos se ha aumentado el número de armas, armaduras, enemigos, misiones y, en definitiva, posibilidades para tirarse todavía más horas recorriendo el yermo. Además, con la reciente salida de la edición Goty, no hay escusa para catarlos todos.

Decorar tus asentamientos

No me malinterpretéis. Gestionar los asentamientos es bastante aburrido, sobre todo el tema de ayudarlos a defenderse. Pero una vez que tienes un hogar bien definido, las posibilidades son asombrosas. Y con los DLC, aún más. Poder exponer tus armas, armaduras, servoarmaduras, revistas y monigotes es una auténtica maravilla. Al menos para poder lucir de alguna manera la cantidad de horas que le has echado a rebuscar entre los cadáveres y la chatarra.

cosas que me gustan de Fallout 4

Variedad en las líneas enemigas

Estamos más que acostumbrados a que en la mayoría de juegos, sean FPS o no, los enemigos sean como el ejercito clon del Imperio. Todos iguales uno detrás del otro. En Fallout 4, ya no es que haya muchos diferentes, sino que entre los del mismo tipo hay variaciones. Cada humano, supermutante o robot que te ataque va a tener su propio conjunto de armadura y arma. Es verdad que se llegan a repetir, pero son lo suficientemente variados para que no parezca que estás en la feria disparando a los patitos.

Y hasta aquí las 10 cosas que me gustan de Fallout 4 y que me gustaría ver en más juegos. Hay más, eso está claro, pero son propias de la saga como los atributos SPECIAL, las servoarmaduras o la ambientación retrofuturista. Pero no todo es bonito, también tiene cosas que no me gustan y que espero que no se repitan. Al menos en una hipotética futura entrega de la saga.