La actualización 8.7 de League of Legends destaca porque introduce el rework de Irelia y cambios a varios campeones. Además, las Tabi de ninja ya no serán tan útiles para los tiradores.

Riot ha detallado la actualización 8.7 de League of Legends, que ya está disponible. Este parche está protagonizado, esencialmente, por el rework de Irelia. Además, algunos campeones han sufrido cambios (bastantes relativos, aún, al debilitamiento de Filoscuro) y también las Tabi de ninja.

En cuanto a los campeones, dejando de lado la llegada de Irelia y siguiendo el orden de la página oficial de League of Legends, Gragas, Elise, Hecarim, Ivern, Karthus, Lux, Malphite, Nocturne y Rengar han sido modificados para ser algo más fuertes. Kayn, Leona y Rumble han sufrido algún pequeño ajuste que, en teoría, no debería de cambiarlos mucho. Por contra, Olaf, Sejuani (que ya era hora), Shaco y Swain han sido debilitados.

En los objetos destaca el cambio de Tabi de ninja. Las botas ofrecen ahora menos armadura pero reducen un 12 % (en lugar de un 10 %) el daño de los ataques básicos. Con esto quieren conseguir que siga siendo útil para los tanques, pero que no sea una opción atractiva para los tiradores. Por otro lado, Guinsoo es ahora más caro y Solari y la línea del Escudo reliquia más débil. También han corregido un error de los objetos de aura que resultaban inútiles en los campeones que cambian de tamaño. Vamos, por culpa de Cho’Gath, esencialmente.

Al margen de todo esto, han cambiado (mejorado) varias de las runas que hasta ahora estaban de decoración. Además han mejorado levemente el chat de voz, otros tantos errores y han hecho algún ajuste de jugabilidad. Lo más reseñable es que ha cambiado el dinero que dan los súbditos: los cuerpo a cuerpo darán más, los magos menos y los de cañón mucho más. En pocas palabras, es una tortura para los que somos malos y no sabemos ni dar los últimos golpes de manera decente.