Análisis de Beyond Blue para PC -Bailando con ballenas

Dejarse mecer por las corrientes marinas, acompañada de todo tipo de fauna nunca fue tan placentero como con el análisis de Beyond Blue.

Bien sabéis, queridos culpables, que aquí en GuiltyBit eso de sumergirnos en el lecho marino nos gusta bastante. Sin embargo, pese a que ser un tiburón asesino es algo que todo el mundo debería probar al menos una vez en su vida, lo cierto es que a veces el cuerpo nos pide algo más tranquilo, más relajado. Para solucionar esto, por suerte, no tendréis que ir muy lejos, pues bastará conque bajéis un poquito más para leer nuestro análisis de Beyond Blue.

Como pez en el agua

Empezar a hablar de Beyond Blue es bastante complejo. Pero no porque el juego en sí tenga una dificultad exacerbada o su narrativa sea extremadamente compleja. Más bien todo lo contrario. Beyond Blue no pretende mostrar una trama que impacte, ni un estilo que haga explotar la menta del jugador. Su valor reside más bien… en la cotidaneidad, en mostrar la realidad tal y como es, al más puro estilo documental.

Y es que no por nada está enfocado en explotar esta vertiente de «juego-documental». Pero, en este caso, vemos un tanto el detrás de las cámaras de esto. A fin de cuentas, los protagonistas son los seres del lecho marino, pero no sabríamos nada de ellos sin los que se ocupan de filmar todo lo que les ocurre. Así, nos pondremos en la piel de Mirai, una joven apasionada de los cetáceos. Pero no estará sola para ello, puesto que el trabajo de campo siempre requiere de trabajo en equipo, motivo por el cuál podremos conocer a André e Irina, los cuáles conoceremos gracias a diversas charlas vía llamada.

LEER MÁS:  Horario de streams de Twitch: Semana del 27 de abril al 3 de mayo

Análisis de Beyond Blue

La misión de Mirai, y por tanto, del juego, es explorar diversas zonas marinas, mostrándonos a sus habitantes, a la vez que se desarrolla una sencilla pero realista trama en torno a los grandes cetáceos. Un cóctel perfecto para relajarte al compás de las olas.

Sigue nadando, sigue nadando, sigue nadando, nadando, nadand0

Vamos a aclarar cosas. El juego no es que tenga una jugabilidad digna de elogio. Como he dicho, su peso recae en mostrarnos la simpleza y naturalidad del mundo, y eso se deja ver en cada gota del agua marina que recorremos. Ojo, no penséis que tenemos un vasto océano que explorar, no somos  Jaques Cousteau. Nuestro movimiento estará restringido a zonas bien delimitadas, que, pese a lo pequeñas que puedan parecer, se hacen enormes gracias a la horizontalidad y verticalidad que poseen.

A fin de cuentas, no es lo mismo ir en línea recta por un escenario que poder meterte por todos y cada uno de sus recovecos, explorando para encontrar la especie que nos falta. Porque sí, Beyond Blue basa su jugabilidad en nadar y escanear a las criaturillas que nos encontramos. Estas no nos serán hostiles, así que tranquilos si veis aparecer tiburones en algunas zonas, pero sí que pueden ser difíciles de encontrar por el estado de mapa.

A fin de cuentas, estamos en el mar, y tendremos que internarnos no sólo en alguna que otra cueva submarina, sino que tendremos que agudizar la vista para ver entre el denso y oscuro mar, o tocará hacer uso de linternas y lentes infrarrojas para no perdernos en las profundidades abisales.

LEER MÁS:  La conferencia de Ubisoft del E3 2020 será vía streaming

En este último caso tengo que decir que, pese a pensar que iba a ser un entorno más «angustioso» (a fin de cuentas, tenemos poca luz y bichos realmente feos, el cóctel perfecto para un título de miedo), lo cierto es que se disfruta de una manera equiparable a los escenarios que tienen lugar durante el día. Sí, bueno, se ve menos y puedes tener un pez en tus narices y no verlo, pero eso le da una dosis de realismo y de los límites del ser humano bastante bueno.

Se comprende, por tanto, que el juego apuesta más por ofrecer una experiencia pausada, relajante, como si fuera un tour marino. Así sin duda se potencia el interés del jugador. Y si los paseos a aleta no te van, siempre puedes optar por ver información de los animales que escanees en el submarino, u optar por ver los mini documentales que ofrece el título conforme vayamos avanzando. Qué queréis que os diga, pero mi interés por las medusas ha aumentado exponencialmente tras echarle un ojo a uno de ellos.

La variedad del lecho marino

Con todo esto, se podría pensar que el apartado visual del juego tiene que ser de otro nivel. A fin de cuenta, el mar cuenta con una belleza propia que es difícil de igualar. Y en esta última parte nos vamos a centrar, porque, bueno, es evidente que el juego cumple el cometido que se propone, pero no es un alarde de diseño y modelado. Es evidente que todo el trabajo se ha  centrado en los animales marinos, y eso se nota. El poder comprobar cada una de las escamas de un pez soldado, por ejemplo, hace que nos maravillemos con esos detalles. Si bien, contra todo pronóstico, los mamíferos marinos parece que pierden bastante en este aspecto.

LEER MÁS:  Te mostramos 5 juegos para gestionar tu propia pandemia

No decimos que estén mal hechos, sino que parecen más… toscos. Al igual que sus contrapartes de tierra firme, supongo, lo cuál es una pequeña espinita que se queda clavada.

¿Y qué podemos decir respecto al tema sonoro? Pues que depende de los gustos personales, claro está. En el lecho marino se respira tranquilidad y es una gozada cada una de las inmersiones. Sin embargo, en nuestra «base de operaciones» sí que suenan algunos temas propios, de los cuáles unos destacan más que otros. Tenemos que ser sinceros, algunos, de hecho, no parecían acompañar demasiado al ambiente general del juego. Además de ello, el juego cuenta con un doblaje inglés bastante correcto.

Cuando no necesitas coger oxígeno

En general, Beyond Blue deja perfectamente retratado su función como juego documental. No es un título en el que vayas a sumergirte por sus gráficos, por sus detalles o su historia. Simplemente, te llamará si quieres tener una pequeña ventanita al mundo marino desde casa, conociendo así más de los secretos que, bajo la superficie, esconde.

Análisis de Beyond Blue
Nos gusta
El relajante paseo por el fondo marino que nos ofrece
El diseño de los animales
Puede mejorar
La cámara en ocasiones cuesta domarla
7