Análisis de Dragon's Dogma: Dark Arisen para PlayStation 4

Regresa a Gransys una vez más con nuestro análisis de Dragon’s Dogma: Dark Arisen para PlayStation 4.

El quinto aniversario del título de Capcom coincide con el lanzamiento de este juego tan infravalorado por muchos como adorado por unos pocos. A veces, las primeras impresiones no son las definitivas y descubrirás en esta aventura una como pocas hay. Vuelve a Gransys con nuestro análisis de Dragon’s Dogma: Dark Arisen para PlayStation 4.

Para aquellos que no conozcan el juego, nuestra historia comienza con un poderoso caballero al que le llaman “Arisen” y su búsqueda de un gigantesco dragón. Tras un pequeño prólogo, el avatar que crearemos se despierta en el tranquilo pueblo pesquero de Cassardis. Sin embargo, esa paz desaparece cuando un dragón, la señal del fin de los tiempos, aparece. Intentando luchar en vano contra él, la pelea acaba con nuestro corazón robado. Tras descubrir su destino como “Arisen”, se verá en vuelto en una aventura que cambiará el destino del mundo.

A pesar de que la historia parece simple y tópica (y en algunas ocasiones lo es), en sus últimas horas toma unos interesantes giros argumentales, poniéndonos en conflictos morales, el existencialismo y la individualidad de nuestra vida. Además, según las decisiones que tomemos en determinados momentos de la aventura, cambiarán la aventura, permitiéndonos ver varios finales.

No obstante, la historia tarda en arrancar y los largos paseos que daremos pueden acabar con la paciencia de más de uno. Pero la recompensa es tan gratificante que valdrá la pena las horas jugadas.

análisis de dragon's dogma dark arisen 2

Una expansión única como las que ya no se hacen

No hay que olvidar que se incluye la expansión “Dark Arisen”. Entre las mejores que se le hicieron al combate y la posibilidad de viajar de forma rápida por el mapa gracias a un objeto que no se podía comprar en el juego original, existe la joya de este añadido. Su nombre: “Bitterblack Isle”. Esta mazmorra accesible en cualquier momento del juego desde Cassardis (y sólo de noche) nos llevará a un nuevo y gigantesco lugar que explorar, añadiendo a su vez unas 15-20 horas a la campaña principal. Eso sí, los enemigos nos pondrán en un aprieto, por lo que tendremos que estar bien preparados de antemano.

Dragon’s Dogma: Dark Arisen es un RPG de acción, donde exploraremos un gigantesco mundo derrotando diferentes enemigos y ganando experiencia para hacernos más fuertes. Desde el principio tendremos que elegir una de las clases iniciales: Guerrero, Strider y Mago. Cada una de ellas se centra en un estilo de juego diferente. Y, a medida que vayamos usándolas, desbloquearemos nuevas clases híbridas o mejoradas, de nuevo, especializándose en estilos de juego diferentes.

1 2
No Hay Más Artículos