Compite

A caballo entre la simulación (daños en el vehículo, cambio de piezas, diferente conducción dependiendo de la climatología) y el arcade (asistencia en el frenado, trazado señalizado), el análisis de F1 2017 no llega a ser ese salto de calidad espectacular que muchos presuponían. Codemasters ha barnizado el sistema de pilotaje para provocar una mayor agresividad en el piloto; no para buscar las caricias entre neumáticos a más de 100 grados de temperatura, sino en, por ejemplo, acelerar al máximo tras salir de una curva cerrada o no entrar a boxes cuando lo requiere el equipo. Podemos abandonar el trazado marcado, claro, pero de ejecutarlo correctamente, los beneficios son mucho mayores. Y ello afecta a ambos estilos de pilotaje: el de simulación y el más arcade.

Me atrevería a decir sin temor a represalia que la desarrolladora británica gusta de este estilo casi propio; DiRT 4 realizaba algo similar, y el resultado era ser accesible para todo perfil de jugador: la simulación buceaba en los rallies y había problemas de motor, pinchazos o contratiempos, mientras que el arcade era mucho más asequible para cualquier perfil. En F1 2017 sucede algo similar pero mira más a la realidad: las órdenes de equipo a veces pueden no ser las óptimas en plena carrera; el ahorro de combustible es fundamental para no quedarse seco a falta de media vuelta; los neumáticos deberán rodar por zonas frescas cuando se calienten demasiado; la lluvia exige una conducción mucho más prudente, y en concurridas ocasiones lamentaremos no poder limpiar el casco.

Barniz

Al fin y al cabo, el análisis de F1 2017 se puede resumir en un “más y mejor”. Es un producto mejorado con respecto al año pasado; aquí se premia la valentía, la estrategia y el saber hacer. El grosso se mantiene; los gráficos hiperrealistas; las voces en castellano; las escuderías y los pilotos. A la hora de conducir hay leves inclusiones que perfeccionan el ya buen título que resultó ser F1 2016; no esperéis una gran revolución, pero sí un máximo respeto de Codemasters a esta modalidad.

análisis de F1 2017

 

F1 2017
La sensación de realidad está muy lograda: los neumáticos, el visor del casco y la conducción se sienten muy realesEl Modo Profesional es un más y mejor: pocas adiciones pero significativasEl audio y los gráficos (sobre todo) sobrepasan los estándares
No es ese golpe en la mesa que quizá se hubiese esperado con respecto al año pasadoLos modos de juegos son muy escasos
8.8La fórmula que mejora
Jugabilidad9
Gráficos9.5
Sonido8.5
Innovación8
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0
1 2

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of