Análisis de Monster Hunter World para PlayStation 4

Vuelve la caza y vuelve Monster Hunter. Esta vez dejamos a Nintendo de lado y nos trasladamos a las demás plataformas con este Análisis de Monster Hunter World. Un juego muy bueno pero con algunas sombras alargadas.

Empieza una nueva era en la caza de monstruos. Una de las sagas más icónicas de Capcom en los últimos años se hace una operación plástica para tener una nueva cara. Hoy toca análisis de Monster Hunter World. Un juego que tiene a los cazadores encantados y no es para menos.análisis de Monster Hunter World

Si conocéis el lore de GuiltyBit, sabréis que soy uno de los poco elegidos que lleva jugando a esta saga ya bastantes años. Por ese motivo, este análisis tendrá bastantes alusiones a entregas pasadas, pero intentaré contenerme.

Si tuviese que usar una palabra para definir este juego, sería “espectacular”. Pero no me malinterpretéis, espectacular referente al mundo del espectáculo, de vender una materia prima de una manera sublime y que guste, adaptarla y sacarle provecho. Ese tipo de espectacularidad.

Lavado de cara

Lo más característico de esta nueva entrega es el salto gráfico, eso es evidente. El cómo luce ahora la saga asombra tanto a cazadores veteranos como a novatos. Esta es la espectacularidad a la que me refería anteriormente. Es el punto de partida bajo el que se desarrolla el juego. Sin este salto de calidad, no existiría Monster Hunter World. Ahora podréis deleitaros con movimientos, paisajes y monstruos maravillosos, impensables hasta hace unos años en la saga.

[amazon_link asins=’B072N357CC,B0793CJ9VG,B071X6ZQFZ’ template=’ProductCarousel’ store=’guil0f-21′ marketplace=’ES’ link_id=’d36c6fba-07a4-11e8-ac40-a10cb35b44ee’]

Mecánicas viejas y nuevas

Pero no solo de gráficos vive este análisis de Monster Hunter World. Las mecánicas siguen siendo las mismas. Chico conoce monstruo, chico quiere partes del interior del monstruo, chico mata monstruo (o monstruo mata chico, depende de lo mancos que seáis). Dicho así es muy sencillo, y la verdad es que lo es. Solo tenéis que tener en cuenta que algunos monstruos atacarán con ataques elementales, por lo que tendremos que tener unas cuantas armaduras para diferentes ocasiones. Además serán vulnerables a diferentes elementos, por lo que tocará tener diferentes armas. Y tenemos que tener en cuenta los estados alterados, el entorno, otros monstruos que puedan aparecer…bueno, tampoco es tan sencillo.

El cambio más destacable en las mecánicas son los lazarillos. Unos bichos que pueden ser la mar de útiles o ser más inútiles que Charmander en un incendio. Estos bichos de luz nos servirán para rastrear monstruos y así no deambularemos por el mapa sin rumbo. Además subirán el nivel de investigación de un monstruo cada vez que encontremos un rastro y esto nos proporcionará información extra como las debilidades, partes rompibles o recompensas que dejan. También marcarán todos lo que podamos recolectar y tengamos cerca.

análisis de Monster Hunter World

El mejor momento para hacer una barbacoa.

Entonces os estaréis preguntando, ¿y qué tienen de malo? Pues que aunque nos marcan el camino a lo que le pedimos en el mapa, no siempre es el más corto o uno por el que podamos pasar. Por ejemplo, en una misión de huevos si pedís que os lleven al campamento puede que marquen una ruta imposible de seguir, o si perseguís un monstruo pueden haceros dar un rodeo por no tomar ciertos atajos. Son especialmente útiles al principio, pero cuantas más horas juguéis menos usaréis sus guías. Eso si, la utilidad que tienen para señalar puntos de recolección nunca os abandonará.

Pocos monstruos y poco sorprendentes

En los monstruos tenemos un equilibrio un tanto peculiar. En general los que no son nuevos son los que mejor lucen y tienen un diseño “superior”. Ojo, esto no significa que los nuevos sean feos ni nada. Tenemos ejemplares maravillosos como el Radobaan. El problema es que la mayoría son muy iguales y llega un momento que cansa. Muchos Wyverns que en general no sorprenden. Además, la cantidad es un poco escasa. Solo tenemos 31 en comparación con los 69 del Generations o los 75 del 4 Ultimate. Se ven espectaculares, pero hay que ir un poco más allá de lo visual.

Otro aspecto en el que veo desaprovechados a los monstruos es en sus movimientos por el mapa. Con tanta extensión que tienen para correr, destruir, admirar o lo que quieran, van y siempre hacen las mimas rutas. En cuanto cacéis un monstruo unas 2/3 veces ya os aprenderéis sus áreas de movimiento. La verdad es que no entiendo el tener un mapa tan grande si luego los monstruos se mueven siempre por las mismas zonas.

Día/Noche

No es que el mapa esté desaprovechado per se. En cada rincón siempre encontraréis algo para hacer ya sea recolectar bayas, picar minerales o cazar monstruos menores. Además, otro aspecto que no os comenté antes es que ahora existe un ciclo de día/noche. Gracias a esto, las zonas destacan todavía más y en ciertos momentos nos pueden regalar paisajes increíbles. También pueden darse cambios meteorológicos y eso siempre ayuda a mantener el entorno más vivo.

análisis de Monster Hunter World

El gato en la balsa es un detallazo

1 2
No Hay Más Artículos