Análisis de The Lost Bear para PlayStation 4

A estas alturas del siglo XXI el teatro sigue gustando a mucha gente. El análisis de The Lost Bear transforma una obra en un videojuego, y el resultado no está mal.

¿Me permite su entrada? Gracias, tome asiento en el medio del bosque. Bienvenidos al teatro Guiltybit, hoy tenemos el placer de presentarle la obra análisis de The Lost Bear para PlayStation 4. Será una obra breve, por lo que estarán en casa para ver a sus novios/as, aunque si están aquí sentados dudo que los tengan.

análisis de The Lost Bear

The Lost Bear es una obra de teatro que podemos disfrutar en formato videojuego de realidad virtual. Así que si, es necesario PlayStation VR para jugarlo querido público. Al ponernos nuestro casco de VR veremos un escenario principal en donde tiene lugar la obra. Pero no todo es escenario, tenemos un gran espacio para ver la naturaleza y el ambiente que nos envuelve.

Un padre despreocupado y una niña torpe

La historia de esta representación girará en torno a un oso de peluche. Vemos a una niña con su padre en el medio del campo de acampada. Salen a explorar un poco y luego el padre ya se cansa. Así que, como cualquier buen padre, deja a la niña campar a sus anchas en un bosque desconocido. No contentos con esto, la niña tiene una torpeza brutal y se lleva su oso de peluche. Evidentemente, se lo quita una especie de cangrejo raro que quisiera saber yo qué hace en un bosque. Con este estúpido robo empieza la obra.

Ya podéis imaginar que el objetivo es recuperar nuestro oso. Y no, no le pedimos ayuda a nuestro padre porque somos lo suficientemente torpes para hacerlo nosotros solos. La verdad es que la mecánica es bastante sencilla. Tenemos un poco de plataformas mezclado con unos sencillos puzzles en los que nos tocará mover el mando para solucionarlos.

La maravilla de sumergirse

La magia de The Lost Bear no reside en su mecánica, si no en su ambiente. A medida que avanzamos en la aventura y nos embarcamos en diferentes zonas el entorno cambiará. Y no me refiero al entorno en el que tiene lugar la aventura, si no todo el entorno a nuestro alrrededor. Eso le da un toque especial a la ambientación que no solo le da frescura al juego y hace que se sienta menos repetitivo, si no que es algo que también mola.

análisis de The Lost Bear

Por supuesto no me voy a olvidar de las mecánicas en este análisis de The Lost Bear. Son muy pero que muy sencillas. Tenemos por un lado la parte del típico plataformas 2D de toda la vida. No es nada complicado pero algún que otro salto puede desesperaros un poco. Por otro lado tenemos los puzzles, nada que os vaya a complicar tampoco. Se basan en el movimiento con el mando de las máquinas que nos vayamos encontrando. Combinando estas dos mecánicas podremos superar esta obra de teatro sin complicaciones.

Directo al grano

Y como el teatro está perdiendo popularidad en favor del burlesque, la obra es cortita para que nadie se duerma. En unos 50 minutos/1 hora los 5 actos de los que se compone la obra estarán finiquitados. Finaliza bien, no estira el chicle ni nos da la sensación de dejar nada por el camino. Si os quedáis con ganas de algo siempre se puede volver a jugar y ya.

Gráficamente llama mucho más la atención el ambiente. No es que la parte jugable sea mala, pero pierde protagonismo y sinceramente, no se hasta que punto eso es bueno. No deja de ser una experiencia de VR en la que sumergirnos es lo importante, pero deberíamos sentirnos algo más dentro quizás. Eso no hace desmerecer los bonitos gráficos 2D que encontramos en la parte del teatro.

El sonido cumple de manera muy sencilla. Música ambiente, efectos de sonido simples pero efectivos…no tiene nada del otro mundo y, es cierto que dado el tipo de juego puede que no haga falta más, pero es cierto que también se siente algo vacío.

Conclusiones del análisis de The Lost Bear

The Lost Bear es una obra de teatro sencilla e interactiva, muy disfrutable a nivel visual gracias a la capacidad de la VR. No supone ningún desafío y eso sumado a su duración puede echar a algunos jugadores para atrás. Se echa un poco en falta un detonante algo más grande en la historia, pero aún así hace pasar un buen rato. Una buena experiencia sobre todo si estáis empezando con la realidad virtual.

The Lost Bear
La ambientaciónLos gráficos
Cero dificultadTiempos de carga
6.3Teatro en casa
Gráficos7
Sonido6
Jugabilidad6
Puntuación de los lectores 1 Voto
6.0