Bitback - Sonic Chaos

La mascota de SEGA tiene juegos que ha protagonizado en ocho y deciséis bits a punta pala, y uno de ellos fue este Sonic Chaos, o en Japón Sonic y Tails, que vino a introducir un nuevo personaje jugable en las consolas “pequeñas” de la compañía pero que, a mi personalmente, me dejó con un mal sabor de boca debido a su cortísima duración y casi nula dificultad.

BitBack sonic chaos

Hablamos de un juego que salió en 1993 tras menos de un año del magnífico Sonic the Hedgehog 2, y fue desarrollado por Aspect, al igual que el anterior. Sin embargo este juego, pese a traer una novedad importante a los 8bits, no fue lo que se esperaba.

Para empezar el juego nos deja jugar con Sonic o con Tails. El primero sería como el modo normal del juego y el segundo el fácil ya que, además de tener más vidas y continuaciones, puede volar y acceder a zonas elevadas y te permitía explorar más. Los más jarcor del momento te llamaba tramposo si usabas a Tails pero yo pasaba porque en verdad a ellos también les molaba.

Así que cuando al principio del juego te daba la opción de jugar con uno o con otro tú lo alucinabas en colores y purpurina, si hacía falta, pero luego empezaban a venir los contras. Para empezar, a pesar de que el equipo desarrollador era el mismo cambiaron radicalmente los sprites, haciéndolos más difusos aunque con más detalle. Sí, lo sé, es una contradicción. Por contra, los escenarios sí que estaban mucho mejor plasmados tanto en Master System como en Game Gear.

sonic chaos 4sonic chaos 1

La jugabilidad, aunque parecida, también se vio algo modificada. En el personaje principal porque se le añadieron movimientos de Sonic CD, como el Strike Dash, que se hacía pulsando arriba y al botón de salto, pero donde más lo notamos es en tails, cómo no. Al hacer la combinación de arriba y salto el zorro de dos colas empezaba a volar pero no como veríamos luego en Sonic the Hedgehog 3 de Mega Drive. Tails se quedaba en el sitio volando y nosotros, con el botón direccional lo llevábamos en la dirección que queríamos hasta que se nos cansaba… que era bastante pronto.

Lo que compartían en común los dos era que las fases eran más lentas y plataformeras que en otras entregas donde, al menos las primeras, eran de correr. Pero a la vez eran bastante sencillas de completar, por lo que si ibas corriendo (sin explorar) la fase te duraba apenas un minuto, cuando no segundos. Ya os digo que mi primera vez me lo pasé en menos de veinte minutos (y eso que me mataban en las fases finales por ir rápido).

Y hablando de fases, el juego tenía seis fases con tres actos cada una además de las especiales donde se encontraban las esmeraldas del caos. A éstas solo se podía acceder recogiendo 100 anillos y con Sonic ya que, como todos sabemos, Tails es manco y no sabe coger una esmeralda del caos, pero dejando racismos zorriles aparte la verdad es que, en ese sentido, el juego cumplía.

sonic chaos 6 sonic chaos 5

Tendremos la típica zona de inicio con Turquoise Hill Zone, la de ruinas, con Sleeping Egg Zone, la típica (y odiosa) fase de agua, con Aqua Planet Zone y una copia casi exacta de Green Hill Zone de Sonic 2, incluso en música, con Mecha Green Hill Zone. Por último, un par de zonas más tecnológicas como Gigalopolis Zone (la más original) y Electric Egg Zone, la base de operaciones de Eggman.

Cada tercera fase nos encontraremos con un boss y habrá que derrotarle. Solamente al final nos enfrentaremos a Eggman en persona pero ninguno de ellos nos dará mucha guerra ya que suelen ser fáciles de derrotar… muy fáciles. De hecho, el último boss es, cuanto menos, decepcionante (maldita máquina con patas, podrías haber dado más guerra). Además que tenían menos carisma que el cartelito de “regalo abrazos”.

Lo bueno es que al menos introducía mecánicas nuevas e items nuevos, como el cacharro volador (nunca supe si eran botas o una tabla de skate voladora, la verdad) o las botas reboteadoras (que solo se perdían si chocábamos contra una pared o un enemigo) o algunos badniks diferentes, como las mariquitas con un rebotador en su espalda, por lo que las teníamos que matar rodando.

sonic chaos 2 sonic chaos 3

También cambiaban el concepto de puntuar el tiempo que nos quedaba después de pasarnos la fase y ahora se puntúa la velocidad. Al final de la fase te calcula la velocidad (supuestamente en km/hora) y te dan tantos puntos como km/hora hayas hecho. Ale, para que luego digan que no innovan.

El juego tuvo una aceptación bastante crítica debido a su corta duración, sus escenarios relativamente pequeños y su casi nula exploración. Comparado con Sonic the Hedgehog 2, este juego fue un paso atrás aunque posteriormente se mejoraría la cosa con Sonic Triple Trouble, así que digamos que de los tres Sonic que había hasta el momento en 8 bits éste era sin duda, el peor de ellos, aunque vendrían tiempos peores para el erizo en cuestión de portátiles.