BitBack: The Ninja (8 bits)

The Ninja es uno de esos juegos que extrañamente vio la luz en Master System y en ningún otro sistema de SEGA del momento.

ARTICULO-BITBACK-The-Ninja1

Para saber de qué estamos hablando hemos de remontarnos al año 1985, momento en el que SEGA publicó un arcade denominado como SEGA Ninja. En esta recreativa controlábamos a una princesa que gracias a su entrenamiento se aventuraba a enfrentarse contra un malvado señor de la guerra que se había apoderado de la región donde vivía.
Un año más tarde llegó el momento de las correspondientes portabilidades a versiones domésticas, y como ya he dicho antes, en este caso tocó en Master System, la 8 bits de sobremesa de SEGA. Para la ocasión, y a pesar de que el juego era básicamente el mismo, hubo ciertos cambios que sí que supusieron un cambio radical en el planteamiento del juego.

SEGA NinjaThe Ninja

El más importante de ellos fue el cambio de protagonista. La princesa fue sustituida por un personaje masculino. No llego a comprender el motivo de este cambio, pero las malas lenguas aseguran que en la época del lanzamiento, tras realizar un exhaustivo estudio, se llegó a la conclusión de que sería más atractivo para el público occidental un personaje masculino. Bueno, un tema que mejor dejémoslo en anécdota.

El apartado gráfico también fue cambiado radicalmente. Mientras que en la versión arcade predominaban los diseños infantiles y desenfadados basados en estética oriental, para la versión doméstica se optó por publicar el juego con unos gráficos más realistas. A ver, entendamos correctamente lo de realistas. Los gráficos poseen todo el realismo que una máquina de 8 bits permite representar.
A pesar de las limitaciones gráficas de la consola, a través de una vista aérea seremos capaces de ver el terreno en el que se desenvolverá nuestro ninja protagonista, distintos tipos de terreno (básicamente hierbas de distinto grosor), algún arbolico esparcido por el escenario, alguna edificación muy básica y enemigos a los que derrotar.
Estos enemigos que se nos pondrán por delante estarán representados por otros ninjas, samuráis e incluso perros. A pesar del bajo nivel de detalle gráfico en los enemigos hay un tipo que sí que tiene cierto nivel de detalle. No sabría describirlos, pero son los que llevan puesto un sombrero con forma de cono que les cubre toda la cabeza y tiene una rejilla para poder ver. No sé si me he explicado muy bien, pero en una de las imágenes bajo este texto podréis verlo.
Pero en el personaje que más detalle encontraremos es en nuestro protagonista. A pesar de ser un ninja no fue representado únicamente con el típico traje ninja, si no que va vestido con un colorido kimono, lleva coleta… detalles que veremos en nuestro personaje in-game.

The NinjaThe Ninja

En el tema jugable, a pesar de todo lo que puede prometer o de todo lo que nos podemos esperar, hay que ser sinceros y confesar que The Ninja se queda algo cojo en jugabilidad. A pesar de la vista aérea, el scroll es únicamente vertical. Derrotar enemigos y avanzar, derrotar enemigos y avanzar, poco más podemos hacer. Si el scroll no fuese sólo vertical podríamos tener una mayor sensación de libertad o de espacio abierto, pero la realidad es que nos podemos sentir algo limitados durante el desarrollo del juego.
Como pequeño factor diferenciador, en ciertos puntos muy concretos podremos, o mejor dicho deberemos, escalar alguna pared para poder seguir avanzando. Desgraciadamente no es suficiente para darle una gran variedad al juego.
Pero a pesar de todo, en la versión doméstica se incluyó un pequeño detalle que ayudó a darle cierta chispa al juego. Durante el juego debíamos recoger unos pergaminos, objetos indispensables para poder acceder a la pantalla final del juego, mientras que en el arcade original podíamos acceder directamente.

Bueno, puede que este no sea el mejor juego de todo el catálogo de Master System, pero seguro que ha hecho pasar un buen rato a más de uno, y por eso merecía ser sacado del olvido.