Bit'em Up (XXI): Dragon Ball Z: V.R.V.S.

Hacia mucho tiempo que quería empezar a escribir sobre recreativas rarunas, de esas que hacen algo más que llamar la atención. Y bueno, la verdad es que ese tipo de recreativas darían para una sección propia, pero como se suele decir en mi tierra, hay más días que longanizas, así que poco a poco, que habrá tiempo para todo. En el caso que nos ocupa hoy vamos a hablar de Dragon Ball Z: V.R.V.S.

Respecto de la parte técnica, este arcade fue desarrollado por Banpresto a mediados de los 90, bajo la placa Sega System 32, una de las primeras placas arcade de 32 bits. El distribuidor de esta recreativa, como es lógico, fue SEGA. Y ya vale de tema “técnicos”, que tampoco soy muy de hablar de estas cosas.

La primera rareza de esta máquina es la perspectiva de juego. Siendo como es un juego de lucha 1 vs. 1, no dispondremos de la típica visión con scroll lateral tan común en el género. Para la ocasión contaremos con una visión subjetiva que nos situará a la espalda de nuestro personajes. Para quien no le quede claro el concepto, igualito que en Punch Out.
Con esta perspectiva se pretendía conseguir un efecto tridimensional, y bueno, a pesar de ser un juego en 2D, el efecto está bastante bien conseguido. Puede que parezca una tontería, pero hay pequeños detalles que ayudan a conseguir ese efecto además de la perspectiva de juego. Por un lado, los sprites que forman los trazos que dibujan nuestro personaje (silueta, pliegues en la ropa, cabello, músculos…) serán más gruesos que los de nuestro enemigo. De este modo, al tener a nuestro personaje en primer plano, al enemigo “más al fondo” y la diferencia de grosores, conseguiremos presenciar un efecto tridimensional bastante natural. Por otro lado, nuestro personaje también se verá rodeado por una aura, la cual hace que sobresalte bastante respecto del escenario y del enemigo.

Dragon Ball Z: V.R.V.S.Dragon Ball Z: V.R.V.S.

Como no podía ser de otro modo, no todo van a ser halagos, y es que el plantel jugable de este arcade es bastante limitado, y eso que contando que está basado en Dragon Ball, daría para tener cientos de miles de personajes. Tan sólo podremos seleccionar a los siguientes personajes, Goku, Vegeta, Gohan (niño), Trunks (todos ellos bajo su forma de Super Saiyan), Piccolo y como invitado especial, Majin Ozotto, un personaje exclusivo del juego que hará el rol de final boss.
El desarrollo del juego tampoco es que sea muy complicado. Al haber seis personajes en total la mecánica es la siguiente, nos enfrentaremos a todos los personajes disponibles para encontrarnos con Majin Ozotto en el sexto y último combate.

Dragon Ball Z: V.R.V.S.Dragon Ball Z: V.R.V.S.

Si el detalle de la perspectiva os parece atípico, agarraos que viene curvas. Existieron dos versiones de este arcade. La edición normal, como cualquier recreativa, incluía dos sets (para jugar a dobles) de un joystiq y tres botones de acción para poder jugar con total normalidad. La gracia está en la edición especial de esta recreativa, la cual no tenía ni un sólo botón de acción… nosotros mismos somos el mando de la máquina… sí, así es, esta edición especial incluía sensores de movimiento. Reconocedor, a alguno se os ha escapado un chillidito de emoción pensando que podías ejecutar un Kame Hame Ha o el resto de técnicas Dragon Ball. Si es que os conocemos muy bien culpables, jejeje… (ríete tú de Kinect, PS Move y demás historias…)

Dragon Ball Z: V.R.V.S.

Y por último, la gran pega de este arcade, mucha más pega que la del limitado plantel de personajes, es que nunca atravesó las fronteras del Imperio del Sol Naciente. Y no me refiero sólo a la edición especial, si no a las dos. Es una pena la verdad, porque seguro que a más de uno no le importaría echar unas partidas y controlar a Goku para ejecutar sus técnicas más poderosas. A mí desde luego, no me importaría, ¿y a vosotros?

Dragon Ball Z: V.R.V.S.Dragon Ball Z: V.R.V.S.