Consejos para comenzar a jugar a Digimon ReArise

Nos gustan los monstruos digitales. Nos gustan los gacha. Y como sabemos que a vosotros también, ahí van unos consejos para comenzar en Digimon ReArise.

Digimon ReArise llegó finalmente el pasado fin de semana a nuestro territorio ¡Incluso hicimos un streaming para probar como era! Y como tras un fin de semana nos sentimos un tanto más sabios en esto del digimundo, allá que van algunos consejos para Digimon ReArise.

1. Invocando que es gerundio

Primero de todo, culpables: los Digimon. ¿Qué sería de un juego de Digimon sin estas criaturas? Pues Pokémon. Y como no queremos esto por ahora, centrémonos en los monstruos digitales. Como buen juego gacha, podremos conseguirlos invocando, teniendo grados de rareza, siendo:

  •  Azules los más básicos, llegando sólo hasta nivel campeón
  • Rojos aquellos que pueden llegar a la etapa Ultimate
  • Arcoíris, los que dan pie hasta la última evolución, la Mega.

No os desaniméis si veis todo azul, pues a medio camino los orbes se os pueden transformar en rojos o arcoíris. La esperanza es lo último que se pierde. Ahora de inicio hay una ronda de invocación por pasos que es bastante interesante, así que probad para haceros con un equipo variado.

2. Como un hijo en formato digital

Los Digimon son muy tiquismiquis, y hay que darles la atención necesaria. No dudéis en usar la comida para aumentar su estado de ánimo, puesto que así conseguiréis, por una parte, que bloquee más ataques y haga críticos en combate, y por otro que su vínculo con vosotros aumente, dando pie a poder digievolucionarlos de manera satisfactoria.

3. La Digievolución, ese gran misterio

Para hacer criaturas más fuertes, no queda otra que ponernos a ellos con verdaderas ganas. Por una parte, necesitaremos objetos que podremos conseguir tanto por misiones normales como combates Clash. Por otro, requerimos de cierto nivel de criatura o afecto.

El problema viene cuando para llegar a determinado nivel necesitamos, en la mayoría de los casos, de hacer un Awakening. Esto consiste en hacer todos y cada uno de los entrenamientos que se nos ofrecen en la pestañita correspondiente. Una vez logrado, dejándonos la pasta de por medio, podremos aumentar los niveles de nuestra criatura para optar a la digievolución.

Los objetos y demás no son nada fáciles de conseguir, al menos por el momento, así que pensad muy bien en quién lo utilizáis y  no gastéis a lo loco los chips de más alto nivel con un Digimon que realmente no queráis en el equipo.

4. La clave es la sinergia

Si dejáis pulsado sobre vuestros Digimon podéis ver características varias, tales como sus habilidades, personalidad y demás. Bien, ojo al dato con el consejo: mirad esto bien. Increíble, lo sé. Las habilidades, en muchas ocasiones, mejoran dependiendo de alguno de estos atributos, por lo que a la hora de hacer un buen equipo que se complemente bien es primordial que tengáis estos parámetros en cuenta.

5. Los rubíes me dan la vida

Ahora mismo, salvo el banner de lanzamiento, no hay mucho a lo que tirar, pero seguro que queréis ir teniendo ya rubíes en la recámara para poder invocar. Podréis conseguirlos por las misiones diarias o semanales, algunos retos que se os pongan, por la historia… y por completar todos los requisitos de cada capítulo.

Sí, 15 flamantes rubíes serán para vosotros cada vez que consigáis esa constelación capitular. La cosa es que algunos se complican más que otros. Entre ellos, ha llegado a mis oídos de problemas con aquel que solicita que acabemos la ronda con un especial. La barrita de especial se llena conforme hagamos ataques automáticos o sub-skills. Esto puede ser bastante complicado de hacer si tenemos auténticas bestias en combate… o unos tirillas.

Os comento la táctica que seguí yo: Dejé a Crowmon, mi mejor Digimon, en el equipo, pero con un estado de ánimo neutro. Seguidamente, cambié al resto del equipo por Digimon principiantes más bien debiluchos. Quité el modo auto y me puse a usar las subskill de los otros para ir subiendo la barrita. Al tenerla completa, usé a Crowmon para abrirme paso hasta el final y hala, especial al canto.

El llevar a Crowmon es por tener a un Digimon fuerte en el equipo, así que os valdrá cualquiera mientras sea fuerte. El humor normal es para evitar los molestos contraataques que pueden costaros el resultado deseado. Y, bueno, yo me centré en esto a partir del capítulo 4, cuando ya podíamos cambiar el Digimon que hacía el especial, en mi caso Kyubimon, para así hacer más daño y asegurarme el éxito.