Ya os vamos avisando que os abrochéis los cinturones. La crítica de Kingsman: El círculo de oro llega con mucha energía. Buena, y mala también.

Pues oye. No ha estado nada mal la nueva entrega de los Kingsman. Pero nada de nada mal. Vamos, que me ha encantado. La crítica de Kingsman: El círculo de Oro podría quedarse en eso y no os estaría mintiendo para nada. Sin embargo, también tiene un par de contrapuntos que chafan un poco la experiencia final.

Para que nos entendamos y no haya sorpresas. Si coges Kingsman y le cambias la skin, tienes Kingsman: El círculo de Oro. ¿Esto es malo? Pues no tiene por qué ser así. Pero sí que hace que, al final de la película, la sensación no sea tan fresca como cuando salimos de la primera.

Un ritmo brutal

Prepárate para sentarte en el sillón de tu sala de cine y no moverlo ni un milímetro hasta el final de la película. Kingsman: El círculo de Oro consigue tenernos pendiente de todo lo que pasa en pantalla durante todo el metraje. Y lo logra gracias a un ritmo endiablado.

La velocidad a la que ocurren los acontecimientos es casi perfecta. No decae en apenas ningún momento y podría decir que solo sobran un par de escenas. Aunque nada grave, por supuesto.

Sin embargo, que el ritmo sea bueno no hace que la tensión y el final alcancen esa espectacularidad que uno espera. Si bien estaremos casi todo el tiempo esperando a saber qué pasa un minuto después, la película no consigue un clímax final especialmente potente. Teaser de Kingsman: El círculo dorado

Solo un momento en esta recta final de la película será capaz de sobresalir y quedarse en nuestras cabezas. El resto es igual de espectacular, intenso y divertido que el resto. Y ese es el “problema”. Que precisamente por eso, no termina de destacar. Y esto, queridos culpables, chafa un poco. No mucho, pero sí un poco.

Personajes para todos los gustos

Si hay una cosa que tiene Kingsman son personajes carismáticos. Desde el mismo Eggsy hasta el enemigo de turno. Y hay que decir que Julianne Moore está a la altura de su predecesor como enemigo. Muy especialita ella. Pero tan adorable como temible.

Sin embargo, no todos los personajes son tratados por igual en esta entrega. Tengo que reconocer que Channing Tatum se queda descolgado un poco del plantel y Halle Berry tampoco destaca especialmente como, en su momento, lo hizo Merlin.Collin Firth en Kingsman: El círculo de Oro

Pero sin duda alguna, el personaje más desaprovechado de todos es el que interpreta, de nuevo, Colin Firth. El regreso de Gallahad es algo que nos dejó a todos con la boca abierta. Nos apenó a todos su muerte en la primera película, pero precisamente por eso, por ese final, no debería haber vuelto.

La explicación puede tener su qué. No os voy a mentir. No ha terminado de gustarme, peso eso ya va a gusto de cada uno. Sin embargo, el personaje se va diluyendo a lo largo de la película. Siempre está en otro plano. Al principio pensé que se trataba de aparentar eso, precisamente. Pero nada más lejos de la realidad.

Hay momentos en los que espero que Gallahad se diluya en el aire como si fuese un sueño de Los Serrano, o peor. Una loca idea de Eggsy en la cabeza.

Como os digo, más que el problema de cómo ha regresado y porqué es lo que hacen con él durante la película. Pierde toda la fuerza, credibilidad y poder que tenía en la primera. Y eso, este personaje no se lo merecía.

Una trama… con muchas lagunas

Kingsman: El círculo de oro, repite esquemas con su primera entrega. Tanto en el planteamiento de los buenos como en el de los malos. Si bien el plan de la primera película era un poco de doble moral, el de esta puede llegar a plantearnos una seria duda acerca de cómo afrontarlo.

Kingsman: El círculo de oro presenta una crítica muy mal hecha[…]. Tosca, bruta y sin sentido.

Nos vamos a encontrar con un planteamiento muy loco por parte de Julianne Moore pero terriblemente bucólico a la vez. El problema radica en que, si bien esto se podría haber aprovechado para meternos algún tipo de enseñanza moral o de cosas en las que pensar después de la película, lo acaban haciendo de una forma absurda, burda y, sinceramente, con poca gracia.

Kingsman nos presenta una crítica muy mal hecha. Será imposible no ver a Donald Trump en el asiento del presidente de los Estados Unidos y tacharlo de loco, machista, simplista y mala persona. Igualmente, entre su gabinete también podremos identificar perfectamente a su contrincante en las pasadas elecciones.

critica de kingsman el criculo de oro

Estos elementos hacen que la “crítica social” de la película se presente de una forma tosca, bruta y sin sentido. Es lo que más sobra de toda la película. El presidente está a la altura que el alcalde de Los Simpsons. Y en una película de este estilo, no esperábamos algo así. Al menos yo.

A parte de ello, la trama se presenta aún más surrealista que la primera. No solo por los cacharritos mecánicos y explosivos, que molan. Más bien por algunas inconsistencias en el guión y lagunas que nos dejan con el culo un poco torcido.

Hay personajes que se quedan muy desaprovechados pero que, casualmente, obtienen demasiado protagonismo en la recta final. Se plantean dilemas morales sobre el amor que se solucionan sin que haya ningún tipo de enseñanza o desarrollo. Y lo peor. Hay situaciones que brillan por su inconsistencia con la realidad.

No esperaba una descripción del mundo tal y como es. Pero la gente no es tan tonta como lo pintan. Para nada.

Un continuación literal

Si hay algo que no se puede negar, es que esta segunda entrega de la saga de espías es una continuación. En todos los sentidos. Tanto en los buenos, como en los malos.

Si coges Kingsman y le cambias la skin, tienes El Círculo de Oro.

El esquema se repite desde el primer párrafo hasta el último. Enemigos locos o con miembros robóticos o mejorados. Humor en los momentos clave. Batallas espectaculares. Traiciones y conspiraciones. Y hasta sorpresas musicales de última hora. Todo en sí, consigue que el conjunto de Kingsman: El Círculo Dorado sea una verdadera gozada para los fans de este género.

Es ágil, divertida, llena de acción y con unos papeles con mucho carisma. En ambos bandos. Pero todo esto al final queda ensombrecido un poco por la sensación de “haberlo visto antes”.

No será ni una ni dos las situaciones en las que digamos: “mira, como en la primera”. Cuando lo hagamos al principio de la película, puede resultar gracioso. Incluso cuando se recrean casi literalmente escenas de la original se nos pondrán los pelos de punta. Pero cuando vamos llegando al final y seguimos con esa coletilla en la cabeza, la cosa pierde fuelle.

trailer oficial de kingsman el circulo secreto

No os equivoquéis. Volvería a ver Kingsman: El círculo de oro una y mil veces más. Me ha tenido enganchado a la silla de cabo a rabo. Ha mantenido el ritmo perfectamente. Y nos ha dejado un par de interpretaciones muy buenas. Pero lo cortés no quita lo valiente. Kingsman: El Círculo de Oro será una de las mejores películas de espías que hay ahora mismo sobre la mesa. Pero los “saltos de guión” y este “corta pega” de la primera al final hacen que se quede por debajo de ese título que nos sorprendió a todos por primera vez.

Al final sales y sabes que te lo has pasado bien. Pero vas pensando en qué vas a cenar esa noche más que en lo que has visto en el cine.