Shameless 7x03-Crítica

El tercer capítulo de Shameless ha sido uno de esos que no deja indiferente… Hemos visto como Frank ha arrancado a lo grande con su nueva locura, la cual desde luego ha movilizado a más gente que ninguna de las anteriores llevada a cabo por el padre de familia (o familias, según se quiera ver).

shameless

Frank, dando uno de sus “emotivos” discursos

Además de un capítulo en el que Frank tiene gran protagonismo, también es un capítulo en el que los pequeños de la familia, Carl y Debbie, tienen un punto de inflexión en su historia para esta temporada. Por un lado, han cachado a Debbie, cosa que ya se demoró mucho a mi forma de ver. Personalmente, creo que hemos dado con el gran filón de la personalidad de la muchacha: la cleptomanía. Por otro lado, Carl tiene su primer desengaño amoroso que, siéndoos sincero no tengo ni idea de que puede desencadenar en su forma de ser, ya veremos…

En cuanto a Lip, vemos como sigue enfrascado en ese trabajo que le aporta tan poco, y en el que además le están provocando a mandarlos a paseo (por decirlo finamente). El pobre de Ian la ha cagado pero bien en este capítulo, aunque pensé que las consecuencias de lo que hizo iban a ser mucho peor, y sin embargo vemos que por primera vez se le comprende por su enfermedad.

Fiona ha dado también la sorpresa en este capítulo actuando por primera vez de forma egoísta. Se ve como la mujer que es dueña del restaurante donde trabaja le ha inspirado a luchar por su carrera. Bueno, el comentario poco acertado de Lip también ha ayudado bastante.

El "PornoChachaMóvil"

El “PornoChachaMóvil”

Y por último la gran idea de Kev: las pornochachas. En fin, menudas imágenes nos han dejado en este capítulo, no tienen desperdicio. Lo gracioso de todo es cómo terminan ganando dinero, algo que creo que ha sido un poco forzado.

Ha sido un buen capítulo, que como todos, resulta muy fluido para el espectador. Pronto tendremos el cuarto capítulo, ¡y podremos ver cómo Frank la lía a lo grande!