Culpables y Mazmorras VI - Catan

Hola de nuevo culpables. Aquí volvemos a la carga con nuestros juegos analógicos y hoy vamos a meternos en materia con uno que muchos conoceréis: Catán.

¿Qué es Catán? Para empezar, es un juego de mesa bastante interesante de estrategia. En un juego de gestión de recursos, expansión y comercio, donde las batallas más allá de las tácticas no tienen lugar. Catán tiene varias expansiones al juego principal (de hecho tiene tres) y varias versiones como el mapa de Europa o Star Treck, pero nosotros nos vamos a centrar en el juego original y sin expansiones. De ellas hablaremos un poco más adelante.

Catán es un juego de dos a 6 jugadores, pero esto tiene un par de puntualizaciones. La versión para dos jugadores es, a mi parecer, un poco bazofia aburrida, y con la caja del juego solo podremos jugar cuatro personas. Para poder optar al juego de seis tendremos que pillarnos la expansión del juego original que nos trae las piezas necesarias para ampliar nuestro mapa y dos colores nuevos para los jugadores añadidos.

Nuestro objetivo en el juego es llegar a un total de 10 puntos (o más, depende de la versión a la que juguemos) antes que los demás. Para ello tendremos que recolectar materiales y construir mejoras en nuestras ciudades para poder conseguir dichos puntos.

Conseguiremos un punto por cada pueblo que tengamos en el tablero y dos por cada ciudad. Así mismo, hay tarjetas especiales que nos darán puntos extra o hazañas, por así llamarlas, que, una vez las hayamos cumplido, también nos darán más puntos, como ser el jugador con el ejército más numeroso o el que más tramos de carretera tiene.

Pero ¿cómo se consigue esto? Pues, sinceramente, es muchísimo más sencillo de jugar que de explicar, pero vamos a resumirlo un poco.

Las piezas del escenario son hexagonales y cada una representa un tipo de material: lana (con ovejitas), madera (con bosques), arcilla (en la mina), piedra (en la cantera) y trigo (en el campo de cultivo). Éstas se barajan entre ellas y se colocan aleatoriamente formando un hexágono (o la forma del mapa que nos toque jugar).

Una vez están colocadas, se les asigna un número a cada casilla usando unas fichas que van del 2 al 12 y ahora empieza el turno de los pueblos. Se determina el orden y uno a uno cada jugador colocar dos pueblos y dos carreteras en el escenario.  Los pueblos se colocan en las intersecciones, de forma que siempre estará rodeado por tres piezas (aunque algunas pueden ser mar o ser inútiles.

Bien, este movimiento determinará casi seguramente el resto de la partida ya que los materiales se consiguen de la siguiente forma. Cuando llega tu turno (o el de cualquier otro jugador) se tiran dos dados de seis caras. El número que salga indicará qué campo hexagonal dará material. Por ejemplo, sacamos un 6 entre los dos dados, pues todos aquellas piezas que contengan el número 6, producirán material (cualquiera de los 5 que hemos visto).

catan 1

Un pueblo que esté en una intersección con una pieza que tenga ese número, se llevará ese material. Así pues, se antoja necesario intentar abarcar todos los materiales posibles y, sobre todo, intentar ponernos cerca de un número que salga mucho.

Al tener que tirar dos dados, es cosa de probabilidad. Es más fácil que salga un 6 o un 8 que un 2, así que, normalmente, de poco sirve que te coloques cerca de muchos doses y treses, ya que te comerás los mocos. Eso sí, si sale un 7 la cosa cambia ya que no hay ninguna ficha que tenga ese número. Éste simboliza al ladrón que obligará a cualquier jugador con más de 7 cartas a descartarse de la mitad y a aquel que ha tirado los dados a colocarlo en algún hexágono. Mientras el ladrón esté sobre él, no se podrá obtener materia prima de esa casilla. Putadón del quince, lo sé.

Cada turno consiste en tirar los dados (lo primero y sin excepción), recolectar y luego construir y/o negociar porque sí, en Catán se puede comerciar. Hay dos formas: la banca, que siempre está dispuesta a timarte y darte un material cualquiera por 4 iguales de otro y los jugadores, que impondrán sus condiciones según la oferta y la demanda.

Hay excepciones, como por ejemplo los puertos. Hay algunos colocados cerca del mar. Estos puertos, si tienes un pueblo o ciudad en ellos, te permitirán cambiar a la banca en vez de 4 a 1, 3 a 1, o incluso 2 a 1, pero de un solo tipo de material (por ejemplo ovejas). Esto evidentemente hace aumentar mucho más la estrategia.

ladron

Y esto es todo, culpables. El resto del juego consiste en ir mejorando los pueblos y convertirlos en ciudades, conseguir las tarjetas especiales y evitar que otros jugadores lleguen a zonas estratégicas hasta que consigamos obtener los puntos necesarios para poder ganar. Y este concepto tan simple nos va a tener al menos hora y media enfrascados en cada partida de una manera bastante entretenida.

Hay un pero, y es que si por cualquier motivo no salen tus números iniciales, vas a comerte mucho los mocos y puede que te aburras, ya que no conseguirás hacer nada de nada, pero, entonces te diré “no haberlos puesto ahí”.

Hay varias ediciones de PC, de smartphone y, sobre todo en Alemania, de donde es originario, muchas versiones del original, con caja y ficha de madera, relieves y demás. Incluso en kickstalker se hizo una colecta para crear una base portátil donde poder encajar las piezas estés donde estés (en plan playa y demás), bastante curiosa.

Culpables y Mazmorras VI - Catan
Muy recomendado, en definitiva, sobre todo si te gusta estrujarte el cerebro y jugar a la estrategia, con más pausa que acción y pensando en qué movimiento vas a hacer porque un paso en falso puede ser tu perdición en esta partida. Eso sí, es un poco caro, ya que tanto el juego original como sus expansiones base oscilan entre los 40-50€. Y si además quieres jugar con 5 ó 6 jugadores, necesitarás las ampliaciones (una por cada expansión) que se va a 20€ más, por lo que el juego, al final, sale por 60€ cada complemento. Pero oye, todo es ahorrar, y es rejugable al 100%.
CarcassoneBattlestar Galactica
Muy adictivoCambia cada vezMuy rejugable
9Nota Final
Diversión9
Duración8.5
Dificultad8.5
Re jugabilidad9.9
Ambientación9
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0