Disney compra 21st Century Fox por 52.000 millones de dólares

La casa de Mickey Mouse acaba de convertirse en un auténtico imperio audiovisual gracias a que Disney compra 21st Century Fox. Y por un gritón de dólares.

El día que saquen a Walt Disney de su cámara criogénica, el abuelete va a ser más cinco veces más rico que Dios, y puede que igual de poderoso. Y se debe a que Disney compra 21st Century Fox, y no barato, precisamente. Según se ha anunciado el trato se ha cerrado por 52.400 millones de dólares. Casi lo mismo que todos tenemos en el banco. Disney también asume los 13.700 millones de deudaque tiene Fox.

El trato incluye la división cinematográfica de Fox, todo lo que está bajo la marca de National Geographic, una plataforma de pago asiática llamada Star TV, y participaciones en Sky TV o Hulu (una plataforma similar a Netflix, pero que no está disponible en España). Con todo este enorme imperio audiovisual, ahora tiene mucho más sentido aquello que se anunció hace tiempo de que Disney quería montar su propia plataforma de streaming para luchar contra Netflix.

Todo un imperio

Cuando finalmente lancen su plataforma, en 2019, allí estarán disponibles las películas de Pixar, las de Disney (nuevas y los clásicos), todo el Universo Cinematográfico de Marvel y todos los productos audiovisuales de Star Wars. Ahora, con la compra de Fox, también se incluirán los X-Men y series como Padre de Familia o Los Simpsons. Un catálogo mainstream lo suficientemente potente como para arrasar en Estados Unidos.

En el trato también están incluidos varios canales locales de deportes en Estados Unidos. Algo que quizá al resto del mundo no le importe demasiado, pero que refuerza todavía más el posicionamiento de Disney, ya que actualmente es dueña de ESPN, que son los reyes en información y retrasmisiones deportivas en el país norteamericano.

A petición de los consejos de administración tanto de Disney como de 21st Century Fox, Bob Iger, el actual consejero delegado (el puto máximo jefazo de una compañía, para que nos entendamos) se va a mantener en el cargo hasta 2021. Algo que quizá a nosotros nos dé un poco igual pero que a él le va a llenar la cuenta del banco de billetes.

A pesar de esto, supongo que la compra por parte del todopoderoso imperio aún tiene que ser aprobada por los reguladores estadounidenses. Una unión similar, la de Time Warner y AT&T sigue en el aire por la legislación antitrust de EEUU.

No Hay Más Artículos