La aventura en solitario del castigador ha sido mejor de lo esperado. Sin embargo, no termina de enganchar como otras. Esta es nuestra crítica de The Punisher.

Tras su estelar aparición en la segunda temporada de Daredevil, el regreso de Frank Castle en solitario era algo que nos intrigaba bastante. Sobre todo porque es tan distinto a Matt como lo es un servidor de alguien fiable. El resultado ha sido algo bastante bueno, pero que tarda en arrancar. Como veréis en la crítica de The Punisher, esto es algo que le pasa a muchas de las series de este universo de Marvel y Netflix. Pero no por ello desmerece el trabajo.

Algo bien habrán hecho cuando ayer mismo os contábamos la confirmación de una segunda temporada de las aventuras de este ex militar. Así que… Vamos al lío.

Con su propio estilo…

Desde luego cada serie de Netflix es de su padre y de su madre. Daredevil es una serie oscura sobre un paladín atormentado. Jessica Jones es una loca borracha que intenta encontrar algo por lo que luchar. Luke Cage es… bueno, es algo parecido al mundo negro de Estados Unidos. Y Iron Fist es el niño malcriado del grupo.

Precisamente por eso un servidor sentía mucha curiosidad por ver qué tono le iban a dar a esta serie de The Punisher. En Daredevil vimos a un Frank Castle atormentado, medio loco y desquiciado por sus problemas “familiares”. Pero aún así, correcto y con toques de honor e incluso de humanidad.

En su aventura en solitario, este ambiente se mantiene y sigue un poco el tono oscuro de Daredevil. Pero desde luego, al lado de las peripecias de Castle, las de Matt parecen una de las nanas que les cantamos a los niños para que duerman.critica de the punisher frank

El subidón de bestialidad, brutalidad y cantidad de sangre por metro cuadrado se nota desde el minuto uno. No hay nada en esta serie que recuerde a la moderada Daredevil por ningún lado. Aquí todo es crudo. Todo es serio. No hay espacio apenas para el humor.

Y para más inri, la serie toca uno de los problemas más importantes en la sociedad americana. Los locos pirados, los atentados y las armas. Vamos, un cocktail que a pocos les va a saber a poco.

… pero más lenta que una digestión de fabada el 3 de agosto

El problema que tiene la serie de Netflix es que se toma su tiempo en arrancar. Hasta bien entrada la temporada (hablamos de la mitad más o menos) no te enteras de qué va la cosa. Y esto es un fallo importante.

Al principio vas viendo acontecimientos inconexos entre los distintos personajes que hay en escena. Policía, justciero, informático, noviete mono, compañeros, ejército… Pero no entiendes un carajo de lo que está pasando en ningún momento.

Sí, el ritmo es interesante y poco a poco vas conociendo los problemas psicológicos de todos y cada uno de los que entran en escena. Porque sí, todos están para que los encierren en un manicomio. Hasta el gato. Lo que pasa es que al no darte algo en lo que centrarte, al no mostrar a un enemigo claro y un motivo claro, la tensión se diluye.

critica de the punisher karen y castle

Esto cambia cuando la serie de rompe y da un golpe de efecto a la mitad de la temporada. A partir de ese momento sí que consiguen enganchar y darle un subidó de intensidad que hace que quieras ver más. Y ese subidón va acompañado de litros y litros de sangre, munición, pólvora y palabrotas.

Si queréis mi recomendación, el episodio del hotel es, sin duda alguna, el mejor de todos.

Actuaciones bastante interesantes

Si bien es cierto que ya vimos a Jon Bernthal en el papel de Frank Castle hace un tiempo, hay que reconocer que en esta temporada el actor lo borda. No nos queda en ningún momento duda de que el personaje está más atormentado que un un jugador frente a un parche del día 1 de 60 Gb.

Los dejes, las miradas, los gestos, la forma de hablar (en versión original, sobre todo, pero en la doblada también). Todo nos muestra a un personaje que es de todas todas el antihéroe por definición. Solo actúa por dos cosas. Y ambas le atormentan y le duelen por igual.

Tampoco se quedan atrás personajes como Dinah Madani (Amber Rose Revah) a la que no sabes si abrazarle o meterle una hostia bien dada, o Lewis (Daniel Webber). Si hay alguien loco en esta serie, ese es él. Y desde luego lo borda.

[amazon_link asins=’B073NRL8C3,B01LEJDCSW,B06XCNLBLW’ template=’ProductCarousel’ store=’guil0f-21′ marketplace=’ES’ link_id=’8d270c53-e0ad-11e7-bd5e-8d1b12cd8e9a’]

Mención especial para Debora Ann Woll, en el papel de Karen Page, y a Ben Barnes, que deja de lado su aparición en Westworld para mostrarnos a un personaje ambiguo pero con mucho carácter.

Una serie intensa e interesante

El argumento de The Punisher tarda en arrancar, desde luego. Pero cuando lo hace consigue lo que cuesta muchas veces. Darnos un enemigo y una situación que queremos que se resuelva ya… y además de la forma más bestia posible.

Sin embargo su inicio tan difuso y su estilo tan oscuro y alejado de lo que conocemos cono Marvel hacen que sea difícil de entender en los primeros pases.critica de the punisher billy russo

Pero te recomiendo que le des una oportunidad si te encuentras así. The Punisher consigue superar con creces a otras series como Iron Fist o Luke Cage. Más que por ritmo, por carisma de los personajes y por lo que nos plantan de por medio.

Y otra recomendación. Si eres un poco sensible, no la veas cenando. Sobre todo los capítulos finales. Consejo de persona sensible a persona sensible.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of