Especial 15º aniversario PlayStation 2 (Team ICO) – BitBack

Hablar de PlayStation 2 o alguno de sus juegos en esta sección siempre me ha resultado algo extraño por aquello de que no tengo muy claro si ya se puede catalogar como algo retro o no, pero es que la máquina de SONY ha cumplido 15 añazos. Y méritos no le faltan, porque si la primera PlayStation supuso toda una revolución en el mercado, su sucesora fue capaz de mejorar lo que parecía imposible de superar.

Puede que bajo esta premisa debiera haber planteado un especial en el que hiciésemos una retrospectiva de la historia de la 128 bits de SONY, a sus juegos más memorables o a aquellos que jamás debieron ser publicados (que también los hubo), pero me vais a permitir centrar este particular especial en los dos títulos que para mí son los mejores que pudimos disfrutar en esta consola, ambos traidos gracias al buen hacer del Team ICO.

Puede que hablar hoy en día de este estudio sea sinónimo de decepción por el “mal hacer” con The Last Guardian, que si lo retrasamos un poco, que si lo volvemos a retrasar, que si se abandona el proyecto, espera que lo retomamos y lo volvemos a retrasar… el hype siempre ha sido una constante con cada juego que han publicado, pero jamás llegaron a hacer con lo que nos encontramos actualmente.

Pero bueno, retomemos esos dos títulos que como he dicho antes para mí son los mejores que jamás pudimos jugar en PlayStation 2. Aunque os voy a hablar de ambos de manera individual me gustaría comentaros primero todas las virtudes que tienen en común y que se han convertido en seña de identidad del Team ICO.

Shadow of the Colossus

Ninguna de las variables que podemos evaluar en un videojuego se ven sacrificadas ni recortadas en calidad en ningún momento, pero hay una que prima sobre el resto de manera clara y absoluta, la narrativa.
En el aspecto gráfico nos encontrábamos con juegos de la misma época con acabados mucho mejores en términos absolutos, pero es que los gráficos de estos juegos estaban totalmente a disposición de la narrativa. Todo, absolutamente todo en este juego está hecho por y para la narrativa (no la confundamos con el argumento), característica que nos invita a adentrarnos en mundos oníricos que parecen sacados del cuento más clásico y bello que podamos imaginar.

La puesta en escena viene acompañada por unos personajes simples a primera vista pero que en todos los casos terminan siendo algo más de lo que aparentan, las historias hablan sobre el dolor, la soledad y la búsqueda de la esperanza. Puede que esto último me haya quedado un poco moñas, pero si habéis jugado a alguno de estos juegos sabréis de qué estoy hablando y es posible que hasta penséis lo mismo.

ICO

ICO fue la primera de estas dos obras de arte, y su éxito le valió el honor de bautizar con este mismo nombre a su estudio creador, éxito tardano si queremos ser sinceros. No sé hasta que punto la situación fue igual en el resto del mundo, pero inicialmente este juego pasó sin pena ni gloria por el mercado español. Su publicación vino acompñada de una pobres ventas que no auguraban nada bueno (orgulloso puedo decir que fui uno de los pocos que se lo compró recién salido).
El verdadero éxito comercial le llegó cuando se publicó el anuncio de su “secuela”. Por lo que sea ese juego interesó mucho más al público, que se lanzó en busca de ICO sin encontrarlo por ningún sitio. Tan brutal fue esta demanda que SONY llegó a reeditar el título, aunque en este caso lo hizo en caja normal (de plástico) frente al formato digipack (con postales de edición limitada incluidas) con el que suelen publicar sus juegos.

ICO

Dos niños, un chico y una chica, serán los protagonistas de esta particular aventura en la que deberán escapar de un castillo aislado. Él ha sido abandonado y encerrado en el mismo por una particular maldición que le hizo nacer con cuernos en la cabeza. Ella aparece en el castillo de entre las sombras para ser encerrada en una jaula.
Rescatar a la chica de la jaula será uno de nuestros primeros retos y a partir de donde empezará la aventura de verdad. De las mismas sombras que la hicieron presa surgían una serie de criaturas hechas de esas mismas sombras cuyo fin es el de raptarla, si eso llega a ocurrir la partida habrá acabado.
Para evitar que las sombras se lleven a nuestra acompañante no deberemos separarnos de ella en ningún momento, aunque habrá situaciones “guionizadas” en las que estos seres harán acto de presencia y deberemos engrentarnos a ellos.

ICO

El chico de los cuernos es el personaje que podremos controlar directamente, mientras que la chica será controlada por la CPU según las indicaciones que le vayamos dando. Lo normal será que le cojamos de la mano para que ambos personajes vayan al mismo sitio, pero habrá momentos en los que tendremos que separarnos (sobre todo para la resolución de determinados puzzles). Para estos casos tened en cuenta que si estábamos separados demasiado tiempo las sombras no desaprovechaban la oportunidad de secuestrar a la chica.
Esta jugabilidad en la que controlábamos a dos personajes era el factor clave, ya que la colaboración entre ambos era fundamental para poder avanzar en la aventura.

A todo esto hay que sumarle que cada personaje hablar un idioma distinto, ambos creados ex proceso para el juego. Como se supone que tomamos el papel del chico cada vez que hable nos encontraremos con subtítulos localizados a nuestro idioma, mientras que en los diálogos de la chica los subtítulos son mostrados con una serie de glifos totalmente indescifrables.

Si en su día tuvistéis la satisfacción del juego (ojito con el final del juego) espero que llegáseis a jugar una nueva partida y así descubrir los dos extras que de desbloqueaban como premio. El primero de ellos consistía en poder activar los subtítulos de los diálogos de la chica en nuestro idioma y así enterarnos de una vez por todas qué nos cuenta. El segundo extra permitía activar el modo de dos jugadores en el que el segundo podía controlar a la chica.

SHADOW OF THE COLOSSUS

Al contrario que su predecesor, Shadow of the Colossus fue un éxito desde el primer día convirtiéndose en todo un clásico del catálogo de PlayStation 2. En parte puede que se debiera al hype que se generó durante su desarrollo y producción, pero también vino dado porque no fueron pocos los que en un principio esperaban (erróneamente) una secuela directa.

Shadow of the Colossus

Según sus creadores el juego está ambientado dentro del mismo mundo/universo creado en ICO, de hecho el idioma que en él se habla es el mismo que el del protagonista del juego anterior, pero no es una continuación directa, ni en argumento ni en personajes. Nunca dejaron clara cuál era la relación entre ambos títulos, pero sí que dieron alguna pista (muy ambigua, esos sí) en la que sentenciaron que los sucedido en este juego podía estar teniendo lugar al mismo tiempo que los hechos de ICO pero en otra región o incluso puede que en otra época, pero para esta segunda opción nunca concretaron si podía ser un momento anterior o posterior.

La jugabilidad vuelve a centrarse en el control de dos personajes. En este caso Wanda es el protagonista y a quien controlaremos de forma de directa, que es acompañado por su caballo Agro. Este cambio de personajes se debe principalmente a que el escenario en el que nos desenvolveremos no es un castillo, si no un mundo totalmente abierto en el que deberemos recorrer larguísimas distancias para llevar a cabo nuestro objetivo.

El argumento vuelve a narrar una aventura con tintes épicos en la que Wanda recorre medio mundo en busca de un antiguo dios para pedirle que devuelva a la vida a su amada. Dicho dios reside en un templo abandonado protegido por doce totems que representan a cada uno de los doce colosos que dan nombre al juego. El dios accede a la petición de Wanda pero con una curiosa condición, que derrote a esos doce colosos, no a los totems lógicamente, si no a los “verdaderos” seres que estos representan.
Este planteamiento hace que la acción de este título sea mucho más frenética que en ICO, aunque el factor estratégico sigue siendo fundamental gracias al sistema de búsqueda y derrota de los colosos.

 

La dificultad de nuestra misión reside en que estos seres colosales hacen honor a su nombre con sus gigantescas proporciones. Los habrá que tengan forma humanoide o que su aspecto sea más parecido al de algún animal, pero todos ellos serán gigantescos en comparación con el tamaño del protagonista. Desde el principio contaremos tanto con una espada como con un arco, cuyo uso como armas contra los colosos es más que inútil si no lo hacemos correctamente.

Cada uno de estos seres tendrán una serie de puntos débiles que deberemos ir descubriendo para atacarles en ese punto concreto, fuera de esas zonas todo daño que les inflinjamos no será más que un mero cosquilleo. La forma para descubrir esos puntos débiles es la misma con la que deberemos descubrir el emplazamiento de cada coloso (están repartidos por todo el extensísimo escenario), deberemos valernos de la capacidad de reflejar la luz del Sol de nuestra espada. Cuando busquemos al siguiente coloso que derrotar generará un haz de luz que nos indicará el camino, y cuando busquemos los puntos débiles deberemos ir dirigiendo ese haz de luz por todo el cuerpo del coloso hasta que se ilumine un sello/marca que los señalizará.

Una vez localizados esos puntos débiles deberemos intentar llegar a ellos para clavar ahí nuestra espada. En la mayoría de los casos deberemos escalar el cuerpo del coloso a través de las partes de sus cuerpos en los que haya crecido una especie de hierba (están hechos de roca principalmente), aunque la forma de escalarlos o de llegar hasta los puntos estratégicos variará mucho de un coloso a otro ya que el modus operandi de cada uno era totalmente único, tanto que en algunos casos deberemos valernos de la ayuda de nuestro caballo Agro para poder conseguir nuestro objetivo.

Shadow of the Colossus

Las diferencias con ICO van mucho más allá ya que entre otras novedades tenemos una gran capacidad de exploración y conseguir mejoras de nuestras estadísticas gracias a la recolección de determinados objetos que podremos conseguir gracias al uso de nuestro arco. Mientras que en ICO no teniamos ningún indicador de vida o similares, en Shadow of the Colossus tendremos dos que nos mostrarán lo que nos resta de vida y la resistencia de agarre que nos queda, un factor fundamental para cuando estemos escalando el cuerpo de un coloso.

Y el final, ¡oh, qué final! No puedo comentaros nada del final porque sería un spoiler bastante importante, pero sí que os diré que cuando yo lo vi me quedé totalmente flipado. La manera en la que unifica ambos juegos dentro del mismo universo o mitología en este final es simplemente sublime. Por supuesto también nos encontraremos con una serie de extras desbloqueables como premio por haber conseguido acabar el juego. Respecto de los modos de juego se nos desbloqueará el modo difícil (hace honor a su nombre) y el time attack, en el que tendremos un tiempo determinado para derrotar a cada coloso. Si superábamos uno de estos dos se nos desbloqueaba un nuevo modo de juego, el modo difícil del time attack, y este sí que era jodidamente imposible, a día de hoy sigue siendo el único que no llegué a superar.
Además de estas opciones añadidas también tendremos la posibilidad de usar determinados objetos (distintos en función del modo de juego) que nos permitirán aumentar nuestra resistencia de agarre, mayores capacidades defensivas u ofensivas, e incluso versiones mejoradas de las armas básicas con nuevas habilidades.

Ahora os cuando os recomendaría que desempolvaseis vuestras PlayStation 2, pero es que debería ordenároslo. Y en caso de que jamás hayáis jugado a este juego sólo puedo deciros que os habéis perdido las dos mayores obras que jamás se han publicado tanto en esta consola como en casi cualquier otra. Ya estáis tardando en ponerle remedio.