FIFA 17 demo - Primeras impresiones Playstation 4

Lo primero es lo primero, por mucho que sea evidente: estamos hablando de la demo de FIFA 17, no de FIFA 17. Por mucho que se vea venir de lejos que la base jugable de la nueva entrega de la franquicia de Electronic Arts va a ser la misma de su demo, no viene mal tener en cuenta que no es un producto finalizado.

Así que no me tengáis tan en cuenta toda la bilis, el ácido y el detritus que voy a echar sobre ella.

FIFA 16 – 2

Marco Asensio tiene 81 de valoración en la demo. Creo que no hay mayor y mejor prueba que represente lo que representa ahora mismo el FIFA. El de Mallorca ha sido un buen jugador desde que debutó en el equipo de las Islas Baleares. Pero entonces lo ficha el Madrid y por arte de magia su media aumenta, luego lo cede al Espanyol y tras una temporada decentilla se queda en 81. 81 puntos de media para un jugador que era bueno desde antes y es ahora cuando se le reconoce en este simulador dejándole a, por ejemplo, 7 puntos de Gareth Bale. Eso representa el FIFA. Es igual desde hace años, pero aumenta sus números en base a nada y por eso se considera que es mejor. ¿Lo peor? Que para mucha gente eso es lo que importa.

La demo de FIFA 17 me deja un mensaje muy claro: esto no es un nuevo FIFA. Suena a tópico, pero salvando muy pocos detalles esto podría ser perfectamente FIFA 16 – 2. Sí, es cierto que las diferencias entre edición y edición suelen ser mínimas, pero son lo suficiente como para que tengas que estar un par o tres días jugando para acostumbrarte. De hecho, el FIFA 16 es, probablemente, la entrega que más se esforzó por pulir su jugabilidad y aportar cosas nuevas de las últimas que recuerdo. Es lo lógico teniendo en cuenta que el FIFA 15 es un despropósito jugable que arrasó solo porque el PES se propuso ser peor ese año.

Y parece que Electronic Arts se ha dormido en los laureles, en la casi cima de la montaña que se había empeñado en alcanzar.

Esto va así: leed cualquier análisis convencional de FIFA 16 y le añadís que ahora el balón no está tan imantado y conectado con las botas de los jugadores (tanto, porque lo sigue estando) y que han cambiado los córners, faltas y jugadas a balón parado en general para que sean más “realistas”, por no llamarlas fáciles. Y punto. No sé si estoy siendo muy talibán, estricto o exigente, pero no soy capaz de ver avance más allá de lo gráfico que aporta Frostbite. Si es que a algún fifero de verdad le importa lo más mínimo los gráficos de 22 personas que ves a lo lejos.

Idem Eadem Idem

Me gustaría decir que ahora los “jugadores buenos” son “más buenos” y que los “jugadores malos” son “más malos”. Pero no lo haré por varias razones. Lo más evidente: no se dice “más bueno” o “más malo”. Lo segundo es porque sería fomentar una meritocracia tóxica que lleva presente desde hace unas ediciones en el FIFA y que se ven representadas por Marco Asensio y su 81 de media. Y lo tercero es porque me estaría engañando a mí mismo: es mentira. Todo es igual.

Me gustaría decir que ahora es más difícil meterle goles a los porteros y que está mejor conseguida su IA. Pero no lo haré por varias razones. Primero porque “más difícil” es ser generoso: es igual de fácil que siempre, los porteros en esta franquicia no tienen cerebro/manos a no ser que juegues contra la consola en Leyenda, tras lo que entonces es imposible que metas un gol. Segundo porque seguramente influya el hecho de que, de 12 equipos que hay en la demo, hay un total de 7 grandísimos guardametas en el juego, incluidos los 3 mejores (De Gea, Neuer y Handanovic). Y la tercera porque volvería a engañarme a mí mismo: es mentira. Todo es igual.

fifa 17 demo primeras impresiones

El mayor (y casi único) cambio es en lo gráfico, como las físicas

Los jugadores rápidos siguen siendo los mejores, y si tienen un mínimo de agilidad, control de balón o fuerza son imparables. Apenas notarás diferencia entre un jugador que tenga 70 de pase corto o 95, a no ser que sean Modric, Thiago, Pogba o derivados, que entonces cada x pases harán alguna chulería. Los porteros siguen siendo estúpidos, se lanzan a la media hora y poniendo los brazos en la mejor posición para que el balón entre, a no ser que juegues en Leyenda o la consola haya decidido que no vas a marcar. Todo es igual.

¿Vas ganando 5-0 contra la consola? Cambiará su sistema a “Todos al ataque” y se pondrán a dar infinitos toques entre la defensa y el portero si tu presión es alta. ¿Tienes mucha posesión? Entonces, aunque rodees a un jugador con 4 o 5, encontrará la manera de salir airoso. Ya sea a base de correr sin que le derrumbes, a base de meter cuerpo sin que le derrumbes, o a base dar un pase milimétrico de 60 metros mientras se cae que va a ir al pie del jugador más desmarcado de su equipo. Qué recuerdos, igual que en el FIFA 16.

Todo es igual. Y si eres un viciado a FIFA (especialmente de jugar contra la consola, como un servidor) te darás cuenta al instante: tras ver la misma jugada de pase, tras marcar de la misma manera aquel balón llovido, tras saber cómo se moverá la defensa… Todo es igual.

O casi todo

Pero hay un rayo de esperanza. Y se llama, muy curiosa y sorpresivamente, Alex Hunter. Tiene narices que esté diciendo esto.

¿Os habéis dado cuenta de como cada año Electronic Arts intenta justificar que su nueva entrega de FIFA es absolutamente genial, innovadora, rompedora e infinitamente mejor a la desfasada copia por la que pagaste 60 euros hace cosa de un año? Por muy estúpidos que sean los nuevos añadidos siempre hay un par de nuevos trofeos relacionados con ellos. “Llévate el balón después de meter el cuerpo” o “Logra marcar un gol tras conseguir un pase raso potente”, todo un clásico. Pues no me cabe duda de que este año habrá nuevos trofeos. Pero relativos al Modo Historia que tanta polémica ha levantado. Por lo demás serán los mismos trofeos, añadidos al más que previsible: “Mete un gol con una jugada a balón parado aprovechando la nueva implementación de las jugadas mucho más realistas que antes y que validan perfectamente la idea de que este juego es el mejor del año y por supuesto mucho mejor que el FIFA del año pasado”.

Volvamos al tema: lo cierto es que apenas se puede jugar un partido en el Modo Historia y ver pequeñas ideas de qué intentará conseguir este modo. Será una historia recurrente de superación y éxito, peleas con tus compañeros, madurez personal… estúpido, previsible hasta el límite y enfrascado en un aire de seriedad inútil que no servirá para aparentar que una historia pensada para adolescentes en medio del desvarío hormonal de la pubertad es “madura”. Pero qué demonios: es algo. Algo nuevo. No todo es igual. Gracias.

Conclusiones

No os quiero engañar: el primer contacto con esta demo me ha dejado muy frío. Gélido. Congelado mientras noto como mis dedos de hielo dejan de notar el recorrer de la sangre porque mi corazón está empezando a latir muy lentamente. Jugablemente es lo mismo en un 95%, es verdad. Pero seamos sinceros: FIFA ya es un producto muy sólido. Bastante pulido y con las ideas claras (sacar el máximo dinero posible) y tiene los mismos fallos estúpidos y muestra una desgana tremenda, agotadora edición tras edición. Deja ver grietas en la estructura de lo que nosotros, inmundos respetables, llamamos “industria Triple A”. Pero es sólido, divertido y con esa esencia futbolera tan característica que transmite FIFA, al fin y al cabo. Este año se magnificará todo lo malo que representa FIFA y solo se podrá escudar en lo que incluya sus nuevos modos de juego (apenas visibles en esta demo). Y espero que se escude bien, porque FIFA hizo que me gustara el fútbol. Espero que ahora no me haga odiarlo.