¿Cómo ha cambiado gráficamente Final Fantasy XV desde el Episodio Duscae?

Final Fantasy XV ha cambiado mucho desde el Episodio Duscae. Ahora se ve más bonito, más realista y lo más importante, se puede jugar bien, porque el rendimiento ha mejorado lo suyo.

 

¿Recordáis aquella demo del año pasado de Final Fantasy XV llamada Episodio Duscae? Era el primer acercamiento que tuvimos al juego este que parecía ya casi un mito con, por entonces, 9 años de desarrollo. Un año después y ya con el juego en nuestras manos pues resulta curioso echar la vista atrás para ver cómo ha evolucionado el juego técnicamente. Para ello, los chicos de Digital Foundry han preparado un bonico vídeo.

Lo primero que cabe recordar es que Final Fantasy XV tiene 10 años y, de hecho, no se llamaba Final Fantasy XV al principio, sino Versus XIII. Esto lo sabemos todos, al igual que la mayoría ya sabe que este juego surgía como una historia completamente opuesta a Final Fantasy XIII. Al final, entre unas cosas y otras, esa idea se desechó completamente y solo sobrevivieron algunos emplazamientos, el propio Noctis, y esa habilidad que tiene para teletransportarse con la luz. Oye, pues lo que mola, aunque el estilo oscuro era interesante.

Más allá de esto y tras todas las idas y venidas con el desarrollo del juego salió la demo Duscae, donde pudimos probar el juego por fin. Y, según los chicos de Digital Foundry (que son unos expertos en todo lo que tiene que ver con la parte técnica del juego), Final Fantasy apenas ha cambiado desde entonces.

final fantasy xv graficos episodio duscae

De hecho, de haber cambiado, solo ha sido para mejor (como también cabía esperar). Dentro de lo más destacable está, por ejemplo, la mejora de la iluminación, algunos efectos visuales que han desaparecido, hay más vegetación y mejoras de texturas… en general un acabado que se podría tachar de más realista, como dicen también en VG 24/7.

Sin embargo, lo principal y el cambio gordo se ha visto en la estabilidad del juego. Si lo recordáis en la recta final de su desarrollo (pongamos unos 6 meses atrás) Final Fantasy XV ya tenía muy buena pinta, pero se veían venir una gran cantidad de problemas técnicos, dificultades con el frame rate e incluso una resolución menos de 1080p. Ahora, meses y un retraso después, todo eso está corregido. Además la Playstation 4 Pro mejora mucho el rendimiento (y los gráficos también, para mucha gente).

Al final, aunque tuviéramos la mosca detrás de la oreja, ha resultado que el juego ha salido bastante bien y estable. Además parece estar llevando bien la crítica (aunque con altibajos) y la gente de momento parece contenta. Veremos con el tiempo cómo termina Final Fantasy XV, pero al menos lo podemos jugar decentemente, que ya era hora.