Halo Wars 2 - Análisis Xbox One
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La vertiente estratégica de la saga Halo llega esta vez a Xbox One gracias a Halo Wars 2. 343 Industries, codo con codo con Creative Assembly, han perfeccionado una fórmula que ya fue todo un acierto allá por 2009. Un título con aire estratega pero con clara preferencia por lo bélico.

Halo Wars fue toda una sorpresa. La saga Halo, buque insignia desde la primera Xbox, se había caracterizado por la acción en primera persona, a lomos de un personaje casi indestructible como es el Jefe Maestro. Cuando todo el mundo esperaba una nueva entrega numerada de la saga, Microsoft se sacó de la chistera una versión RTS de la franquicia, algo que nos pilló con el pie cambiado.

Uno de los problemas de conocer la historia a través del casco del Jefe Maestro, es que nos perdíamos gran parte de lo que ocurría alrededor. En Bungie debieron pensar que teníamos que conocer más sucesos, así que en 2009 utilizaron dos herramientas: Halo: ODST por un lado, y Halo Wars por otro. El primero, un FPS, el segundo, un RTS. En 2010 llegaría el genial Halo: Reach, pero esa es otra historia.

Tras ese 2009 de descubrimiento, se cambió de estudio para Halo 4, recayendo toda la responsabilidad en 343 Industries. Superar lo logrado no era tarea fácil, pero en estos años han demostrado que han podido mejorar  todo lo realizado por Bungie en lo que a acción en primera persona se refiere. Veamos qué han conseguido en el terreno estratega.

Halo Wars 2 no va falto de contenido. Empecemos por la historia: la tripulación de la nave Spirit of Fire se aventura a investigar un planeta desde el que se emite una extraña señal. El equipo de investigación (no, los de La Sexta no) se aventura en las profundidades, donde descubriremos el problema al que tendremos que enfrentarnos: el monstruoso Artiox. Tras una huida espectacular, toca remangarse y movilizar tropas.

Las misiones en Halo Wars 2 vienen precedidas de una secuencia de vídeo espectacular. Es digno de mención el enorme cuidado que se ha tomado en este aspecto. Una historia que no deja de ser algo simplona, se carga de emotividad y épica gracias al fantástico trabajo realizado con las voces (en inglés, subtituladas a español). Metidos en faena, la estructura suele basarse en una serie de aspectos clave: montar una base, mejorarla, crear escuadrones y borrar del mapa a según qué enemigos.

 

Para poder construir y mejorar necesitaremos recursos y energía. Pueden parecer unos bienes que tendremos que controlar, pero una vez construyamos un banco de recursos y una central de energía, recibiremos más cantidad de ambos con el paso de los minutos. De este modo, debemos de preocuparnos en qué gastamos.

Y ahí es cuando Halo Wars 2 se mete en su sección más bélica. La creación de tropas tiene infinitas capacidades de personalización: puedes hacer tropas de marines, añadir soldados con lanzallamas, algunos vehículos… lo que los recursos nos permitan. Siempre será conveniente mandar avanzadillas para investigar el terreno para saber a qué nos enfrentamos. Halo Wars 2 es bélico, pero ir a lo loco supone caer pronto.

El control es intuitivo y cómodo, notándose que el juego ha sido concebido pensando en la Xbox One. El control de la cámara es típico, con el uso del stick izquierdo para desplazar la cámara y el derecho para acercar o alejar el zoom. Los gatillos abren diferentes menús de construcción. Botón A para seleccionar o juntar unidades, B para cancelar, X para tomar opciones según contexto. Hacerse con el control de Halo Wars 2 es tarea fácil.

Sigue leyendo en la página siguiente, hablamos de modos de juego y desvelamos la nota del juego.

1 2