Impresiones de Persona 5 Strikers para PlayStation 4

Hemos vuelto a revelar nuestro verdadero yo para hacer estas impresiones de Persona 5 Strikers… y nuestro corazón parece peligrar.

Culpables, ya os contamos hace unas semanas las buenas sensaciones que nos había dejado Persona 5 Strikers al echarle un ojo en un pequeño evento al que pudimos asistir. Sin embargo, no es lo mismo ver algo que probarlo, más aún cuando quieres vivirlo todo en tus propias carnes. Por eso mismo, para que no se diga que no queremos daros lo mejor, hemos catado el título un poco más a fondo, lo que se traduce en que os traigamos aquí esta impresiones de Persona 5 Strikers.

Buscando un corazón oculto

Como sabréis (o si no, os lo aclaro ahora mismo) el musou no es un género que me apasione especialmente. He jugado algunos títulos de los famosos «Dynasty Warriors» u «Orochi Warriors» junto a compañeros, pero poco más. Sin embargo, tenía cuanto menos curiosidad por este Persona 5 Strikers pese a encontrarse en este género. El motivo de ello es, básicamente, que Atlus tiende a hacer híbridos de formatos que han cuajado bastante bien, como es el caso de Devil Survivor y su fusión de juego táctico y combates por turnos al más puro estilo RPG. Y lo cierto es que mi intuición no me fallaba: ocurre exactamente lo mismo en este título.

En esta preview hemos podido probar las primeras horas del juego, presentándonos un escenario que ocurre tras los hechos de Persona 5. Hasta ahí bien, nos gusta la coherencia, y el que haya una continuidad hace que miremos con más mimo a los personajes. No cae en el recurso de otros spin-off en el que se crea un universo paralelo, un viaje en el tiempo o alguna cosa extraña para que veamos a los personajes en un tono más cómico o con interacciones imposibles. En esto Persona 5 Strikers suma muchos puntos.

Como también suma un elemento del que me quejé bastante tanto en el juego original como en su versión Royal. Y es que, sin entrar en demasiados spoilers, es gratificante ver como, el primer jefe con el que nos hemos encontrado no es un adulto. El original no paraba de hablar de esos «adultos podridos» en un ataque a la sociedad, tildándolos siempre de los problemas que fuera. De verdad que tengo que alabarles por ver como en esta ocasión podemos ver desde un principio un enemigo que no entraría en la categoría de «adulto» (aunque bueno, ya se sabe como son los genes japoneses).

Es por ello que estas primeras horas nos han dado la apariencia de una historia sólida y bien formada. Una a la que dan ganas de jugar. Ya no sólo junto a los Ladrones Fantasma, sino junto a Sophie, uno de los nuevos personajes que se añade al elenco y que podréis haber visto en multitud de tráilers. Sin duda es un añadido al grupo que no hace más que sumar, creando situaciones hilarantes que hacen que no nos cansemos nunca de los Ladrones Fantasma.

¿Y qué pasa con el gameplay?

Vale, con eso ha quedado claro que, en lo que se refiere a narrativa, la cosa parece estar cubierta. ¿Qué ocurre con la jugabilidad, pues? Sinceramente tengo que decir que, a los que busquen un musou al uso… mejor vayan a buscarlo a otro lado. Aquí encontramos, como era de esperar, un híbrido entre el estilo de los juegos originales y este género. Así pues, pese a que tenemos los clásicos combates multitudinarios en los que sacar toda nuestra fuerza a base de combos y habilidades especiales, el juego tira mucho del componente de infiltración. A fin de cuentas somos los Ladrones Fantasma, no los Rambo Fantasma.

 

Y es que, veréis, en la mayoría de los musou se abre un mapa a nuestra disposición con millares y millares de enemigos.  En ellos toca ir de A a B a derrotar a x jefe, conseguir x localización o proteger un lugar. Aquí, por su parte, la línea narrativa nos enfoca en avanzar para infiltrarnos hasta el mismo «corazón» del escenario. Haciendo hincapié, ojo, en que evitemos los combates tanto como queramos, usando para ello los elementos del entorno, ya sea impulsándonos hacia ellos, escondiéndonos detrás… ¿Os recuerda a algo, verdad? Si ya os decimos que podemos pillar por la espalda a los enemigos para emboscarlos y hacerles ataques de gratis, al igual que en Persona 5, todo queda dicho.

Curiosamente, esta fusión, como he comentado, no lo hace poco interesante en absoluto. Y más de un enemigo nos ha dado estopa de la buena por confiarnos demasiado al pensar que el combate era relativamente fácil. No, culpables: hay que esquivar, encadenar movimientos, explotar las debilidades y usar nuestros especiales en el momento que consideremos oportuno. En resumen, en este primer vistazo el juego se presenta como algo sólido, divertido y que promete. Nos quedará ver cómo va evolucionando la aventura, pero en primera instancia parece que Atlus ha conseguido algo único.