IndieBit - Shelter

Tras el cierre de la desarrolladora sueca GRIN, algunos de los miembros que trabajaron en Bionic Commando Reramed fundaron Might & Delight, un pequeño estudio independiente cuya filosofía se basa en crear experiencias novedosas. Su primer título, Pid -un cuidado plataformas de estilo retro-, ya fue toda una declaración de intenciones; pero es ahora con su segundo juego, Shelter, cuando destapan totalmente el tarro de la originalidad y la creatividad.

IndieBit shelter

Siempre me han interesado los juegos con ideas innovadoras y que se liberan de las “ataduras” que imponen los géneros clásicos para explorar nuevos conceptos pero debo confesar que pocas veces me he topado con un título tan curioso e inclasificable como Shelter.

La idea es simple y compleja a la vez, asumimos el rol de una madre tejón que debe guiar a su camada de cinco retoños en un viaje hacia una nueva madriguera, protegiéndolos de todos los peligros que acechan en el bosque –como depredadores o incendios forestales-  y proporcionándoles sustento. No hay más argumento por tanto que llegar a nuestro destino perdiendo al menor número posible de crías por el camino.

Es algo que estamos acostumbrados a ver en los documentales, la naturaleza muestra su lado más bello con el nacimiento de nuevos cachorros pero, a la vez, sabemos que el ciclo de la vida impondrá su ley y varios de esos pequeños no llegarán a adultos. Concienciarnos sobre estas dos caras de la madre naturaleza y hacernos sentir ese vínculo tan estrecho entre una madre y sus crías es el fin que se propone Shelter.

A la hora de trasladar estos conceptos al plano jugable, Shelter se presenta como un título en tres dimensiones en el que controlamos a la madre tejón por unos escenarios naturales de diseño minimalista y singular que recuerdan bastante al Origami (arte japonés de la papiroflexia). Aunque estos escenarios son bastante amplios y dan cierto margen para la exploración, no podemos hablar de libertad de movimientos, siendo siempre el objetivo de cada nivel el llegar a un punto de destino.

shelter-1_opt

Los cachorros nos irán siguiendo, pero son pequeños e ignorantes de los riesgos del camino por lo que tendremos que avanzar cuidadosamente para que puedan seguir el ritmo, comprobando de cuando en cuando que ninguno se ha despistado del grupo (esto es importante sobre todo en la secciones que transcurre de noche). Igualmente, debemos procurarles alimento de forma regular para evitar que alguno muera de inanición (cuando tienen hambre la piel de los cachorros se vuelve gris) ya sea desenterrando tubérculos, haciendo caer frutos de los árboles o cazando pequeños animales. Pero el mayor peligro vendrá, sin duda, de las aves de rapiña que nos acosarán en la parte final del juego por lo que tendremos que estar muy atentos para escondernos con los pequeños entre la maleza en cuanto oigamos su chillido o veamos su sombra planeando sobre nosotros.

Y poco más culpables. Entonces llega el momento de la gran pregunta: ¿Estamos ante una propuesta emotiva y única sobre la supervivencia y el vínculo familiar o nos están sableando 9€ por una especie de Tamagotchi virtual de poco menos de 2 horas de duración? Es una pregunta difícil de contestar y supongo que la respuesta dependerá de cada uno. Si estás encorsetado en los géneros clásicos y eres incapaz de concebir un videojuego sin que haya tiros, puzles o plataformas… olvídate de perder el tiempo con Shelter. Pero si tientes una mente abierta y, como David Cage, piensas que el concepto de videojuego no es algo cerrado, Shelter puede proporcionarte sensaciones que nunca pensaste sentir con un videojuego. Y es que es difícil que algo no se te remueva por dentro cuando ves a alguno de tus cachorros pidiéndote comida desesperadamente o, peor aún, cuando escuchas sus gritos de auxilio tras haber sido capturado por un ave rapaz y sabes que no puedes hacer nada por él.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Ai_-RuETNGU[/youtube]