La prueba de Sobek llega a Assassin's Creed: Origins

¡El Animus vuelve con sus anomalías! Durante esta semana estará disponible en Assassin’s Creed: Origins la prueba de Sobek.

Al igual que con Anubis, en la prueba de Sobek nos tendremos que enfrentar a un Dios egipcio. Para el que no lo sepa, Sobek es el dios con cabeza de cocodrilo.

El punto débil de Sobek lo veremos de inmediato. Si habéis jugado contra Anubis, sabréis de inmediato que tenéis que hacer en la prueba de Sobek. Ese círculo luminoso de su pecho nos dice nada más empezar que cojamos el arco y disparemos flechas de HAMOR.

Podemos utilizar todos los tipos de arco, aunque os recomiendo mucho el arco que dispara varias flechas a la vez. El daño que hace es mayor, aunque tendremos que estar atentos a las flechas. Si estas se terminan, tendremos que darnos un voltio por el escenario para recoger unas cuantas.

Tranquilidad con los ataques de Sobek, pues no existen la hienas. En el enfrentamiento contra Anubis era un quebradero de cabeza. Podíamos esquivarlas o aniquilar de un flechazo. En Sobek no hace falta. Ahora bien, en la prueba de Sobek hay otros ataques y enemigos. Nos saldrán seguidores del Dios. Al mismo tiempo, Sobek tratará de poner fin a nuestra existencia. Cuando veáis que el suelo se marca en rojo, OJOCUIDAO.

También hay un momento, casi al final, que el juego nos alertará. Tendremos que protegernos, pues Sobek nos disparará una lluvia de flechas.

En comparación, Sobek no es tan difícil como Anubis. Las hienas del dios de la muerte daban bastante por el saco, cosa que en Sobek no pasa. Una vez lo hayamos derrotado, seremos recompensados con experiencia (que siempre viene bien) y con una parte de un atuendo.

Si queréis más gameplays de Assassin’s Creed: Origins y estar a la última con nuestros vídeos, podéis darle muy fuerte al botón de SUSCRIBIRSE.