Lo que el Japo se llevó (VII) HUNTER x HUNTER: Wonder Adventure
EcicJejMN3g

De la mano del autor de series como la fantasmal Yuyu Hakusho, o la delirante Level E, Yoshihiro Togashi, cuenta en sus haberes con otra serie muy reconocida, y lo demuestran los años que hace desde que empezó a publicarla y todavía hoy goza de una gran popularidad. Esta es Hunter x Hunter, y aunque puede ser que por estos lares  no sea muy conocida, en Japón es una de las más queridas desde hace ya algunos años.

La historia gira entorno a un niño llamado Gon Freecs, que se ha criado en una pequeña isla junto a su tía y su abuela, hasta que un día decide que quiere encontrar a su padre, el cual vaga por el mundo. Todo esto no sería tan problemático de no ser porque su padre, no es un padre normal como cualquier otro, sino que es un Hunter, alguien que sobrepasa la capacidad de un humano normal y corriente en diferentes aspectos, así que no lo tendrá fácil para encontrarlo.

Su primer movimiento es claro, y es el presentarse al examen que se desarrolla una vez al año para pasar a formar parte de la organización de Hunters, y poder seguir su rastro, si bien es más fácil de decir que de hacer. Mientras la historia avanza, y mientras se desarrolla el exámen se irá encontrando con todo tipo de gente, y entre estos destacan los nuevos amigos que cambiarán su vida para siempre: Leorio, Kurapika y Killua (al cual habrá que hacer especial mención ya que desde su primer encuentro, se harán inseparables en plan Batman y Robin). Sin embargo y aún con todas las dificultades que se encontrarán, Gon no es un niño normal y corriente. Se nota de quién es hijo y más de una vez sorprenderá a propios y a extraños con sus habilidades y/o ocurrencias.

A grandes rasgos, esto es el principio del manga. En Japón empezó a publicarse en 1998, y desde entonces llevan publicados 30 tomos (podrían ser más pero el autor ha pasado por algunos períodos de enfermedad) y todavía no parece ser que la historia vaya a acabar, sino todo lo contrario, seguramente lo bueno esté por llegar (y lo de antes ya era bueno de por sí).

El juego del que hablaremos está basado en el nuevo anime de la franquicia que se empezó a emitir en 2011 (anteriormente hubo otro que abarcaba los 11 primeros tomos de la serie, además de algunas OVAs que completaban la historia hasta el tomo 18) y justo ahora llega esta nueva adaptación a videojuego (si bien no es la primera, ya que habían habido versiones basadas en la franquicia hace unos añitos para Wonderswan Color, Game Boy Color, Playstation y Playstation 2).

Cuando nos pongamos a los mandos de Hunter x Hunter: Wonder Adventure para PSP nos encontraremos con un juego de plataformas muy parecido a aquellos que poblaban la oferta de PSX como Ape Scape o Medievil, y la verdad es que es un juego entretenido para todo aquel al que le mole saltar de un sitio a otro. Llevamos a Gon al principio del examen de Hunter (aunque posteriormente también controlaremos a sus amigos), y mientras se va desarrollando el juego, nos iremos encontrando con las mismas situaciones que aparecen en la historia original.
De esta forma, cuando esta lo requiere, pasaremos a manejar a otros personajes como Killua, y podremos intercambiarlos con tan sólo pulsar el botón ya que cada uno cuenta con habilidades diferentes: Gon por ejemplo utilizará su caña de pescar para acceder a ramas en las que poder balancearse para poder alcanzar lugares inaccesibles en un principio, y Killua por su parte cuenta con su monopatín para poder utilizar rampas y acceder a otros sitios a los que Gon no podría llegar (además de una habilidad que le hace ignorar el veneno que pueda existir en el ambiente).

Técnicamente hablando, el juego es notable. A estas alturas la PSP no nos va a sorprender demasiado, pero el juego es agradable de ver, y mejor todavía de escuchar. Las musiquillas son moviditas y sin darte cuenta te puedes ver tarareando alguna de ellas. En cuanto a la variedad de juego pues nos encontraremos un poquito de todo: si bien los recintos son “cerrados” al estar rodeados por barrreras invisibles, no necesitamos mucho más, ya que lo que de verdad importa es el plataformeo puro y duro. Si hablamos de las misiones, pues nos propondrán cosas típicas, como ir desde un punto A a un punto B, o llegar a la meta antes de que termine el tiempo. No es un juego que ofrezca grandes complicaciones, y tampoco las necesita, ya que cumple con su cometido de sobra: saltar, saltar y volver a saltar.

Además, también nos encontraremos que el juego es algo cortito (en cuestión de unas horas nos lo podemos pasar perfectamente), pero es que al estar basado en los dos primeros arcos de la historia tampoco se le puede pedir más. Quizá cuando la nueva serie anime continúe más, podamos ver otro producto más duradero.

Hasta que eso ocurra, si se busca un juego entretenido, sin complicaciones, y liviano, este es un buena opción, más aún si eres fan de la serie de anime