Lords of the Fallen - Análisis PC

Ha tenido que pasar más tiempo del que a muchos nos gustaría para echarle el guante a Lords of the Fallen, la apuesta de CI Games y Deck 13 para asaltar el trono de sleeper del año. En una nueva generación de consolas que ya empieza a asentarse definitivamente en los salones y habitaciones de todos los hogares jugones, se echaba de menos la llegada del Dark Souls de nueva generación. De momento parece que From Software sólo les otorgará ese placer a los poseedores de PlayStation 4 con la nueva IP Bloodborne. Pero de manera multiplataformera tendremos esta nueva apuesta que será lo más parecido que nos podremos echar a la cara hasta una futurible tercera entrega de la saga Souls.

ARTÍCULO ANÁLISIS lords of the fallen

Ni siquiera los creadores de LotF han negado este hecho. Han visto el gran tirón que ha tenido entre los hardcore gamers la llegada de un juego que recompensa el sufrimiento del jugador, y le han dado su propio toque personal a una obra muy sólida y que es capaz de, sin ser un triple A al uso, mirarle a la cara a una mecánica de juego que hasta ahora parecía pertenecer de manera propia y casi exclusiva a los citados títulos.

Nos encontramos ante un nuevo juego de acción en tercera persona ambientado en un mundo fantástico donde un Dios malvado ha sido enterrado en las profundidades de la Tierra. Como si del Señor de los Anillos se tratase, el haber acabado con este demonio no ha supuesto que su ejército se quedase quieto, y se prepara mientras esperan el regreso de su amo. Harkyn, el protagonista, es un convicto que pretenderá redimirse de sus pecados acabando de una vez por todas con este enemigo y todo su ejército.  A partir de aquí, y como si de un Belmont se tratase, nos metemos en el castillo del mal para derrotar a las bestias que nos impedirán avanzar.

En este momento llegará la hora de “personalizar” a Harkyn. Tendremos tres clases a elegir: Guerrero, Clérigo y Pícaro. Cada uno de ellos tendrá sus propias habilidades que iremos consiguiendo y mejorando durante toda la aventura, además de nuestras estadísticas, que se mostrarán al inicio vislumbrando cuales son los puntos fuertes y débiles que tendremos que tener en cuenta.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=bduGNgPG1e4[/youtube]

Todo esto es simplemente la punta del iceberg que se irá formando, ya que pese a que al principio puede dar la sensación de que nuestra elección es irrevocable, el juego permite la personalización completa, por lo que podremos crearnos un Guerrero con poderes de Pícaro, o un Clérigo con unas estadísticas más tirando al ataque en vez de la magia. Éste ha sido uno de los puntos que más enfatizaron sus creadores en el desarrollo del juego, y que no defrauda una vez cogido el mando.

Gráficamente, pocas pegas podemos encontrar. Tenemos ante nostros una magnífica experiencia audiovisual en su conjunto y a nivel de gráficos en concreto es uno de los grandes juegos next gen de los que podemos presumir de momento. En su versión de PC, si conseguís que vuestro equipo lo ejecute en calidad Ultra, tendréis ante vosotros un portentoso título que hace gala de todas las capacidades puestas a día de hoy en un juego de acción.

A nivel escenarios, puede dar la sensación de quedarse un poco escaso dependiendo de con quien lo comparemos. Pese a que descubriremos más localizaciones visualmente muy diferentes, hay que reconocer que en este aspecto no existe mucha variedad de escenarios. Dejando de lado su apartado artístico y la calidad de los mismos, se hace un poco escaso, e incluso da la sensación de que el juego es más corto de lo que en realidad es. No nos deja esa sensación de estar viendo un mundo que se expande mucho más allá de lo que vemos, como otros juegos del género sí han sabido hacer.

Lords of the Fallen Interior

 

Las tarjetas gráficas de esta marca además poseen mejoras exclusivas. A la ya conocida PhysX, que permite un mayor número de partículas en pantalla, se le une Turbulence, una tecnología que se estrenó en el Free to Play Hawken y que aquí también podremos disfrutar, haciendo que las partículas posean un movimiento todavía más realista.

No queda ahí la cosa, ya que los modelados de los personajes lucen muy realistas, sobretodo en lo que se refiere a las armas y armaduras que nos equiparemos, sin dejar de lado el diseño de enemigos que también se mantiene a un ritmo notable. En su conjunto luce de un gran colorido, por lo que no trampea con tonos oscuros para ganar realismo.

Por ponerle un par de pegas en este aspecto, se podrían remarcar la poca optimización del título, siendo necesario un PC muy bruto para no sufrir ninguna bajada de frames inesperada que si bien no estropean la experiencia jugable, si que hacen acto de presencia más de lo que nos gustaría. Además sufre de un popping que a simple vista puede no parecer muy acusado, si nos fijamos bien nos daremos cuenta de que este efecto es más común de lo que en principio parecía.

Entramos de lleno en la jugabilidad, el apartado que decide en esta ocasión lo bueno o lo malo que es este Lords of the Fallen. En un intento de combinar los mecanismos jugables de juegos más orientados a la aventura como The Legend of Zelda o Darksiders junto a otras apuestas más hardcore como The Witcher o Dark Souls, nos encontramos con un sistema de combos más amplio de lo que en un principio pueda parecer.

Pese a beber mucho de la franquicia de From Software. no estamos ante un Devil May Cry ni mucho menos, pero sí que se nos permitirá combinar (midiendo nuestra barra de esfuerzo) y tendremos a nuestra disposición un buen abanico de movimientos a los que se unen ataques devastadores y asesinatos bastante impresionantes.

No sólo en los ataques físicos nos podemos quedar, ya que los poderes mágicos, además de su gran poder, sirven para ofrecer un mayor número de posibilidades que harán que no muramos en ese momento en el que lo creíamos todo perdido. Pese a que no me han acabado de convencer en su conjunto, a nivel de jugabilidad lo pondría por encima de muchos otros títulos catalogados como obras maestra de la pasada generación.

Es cierto que le podría achacar un intento de casualizar o ampliar el público ofreciendo mayor potencia de curación en las pociones, o que el morir no sea tan penalizado. Pero lo compensa ofreciendo otras características propias y que hacen que a mi juicio, gane todavía más puntos.

LotF_champion_clash

Hablo de lo que puede fastidiar perder los puntos de experiencia ganados. Si en Dark Souls al morir nuestro cuerpo descansaba en el lugar en el que acabaron con nosotros, aquí no estará ahí esperándonos para siempre. No podremos perder mucho el tiempo si queremos volver a recuperar esos preciados puntos de experiencia. Además, las “hogueras” de este juego aportan nuevas funcionalidades poco vistas o exploradas hasta ahora.

Para que lo entendáis me explayaré un poco con ellas. Cuando encontremos un punto de guardado, tendremos la posibilidad de rellenar nuestras pociones y guardar la partida, algo que hará que podamos utilizar nuestros puntos de experiencia para subir nuestras habilidades o estadísticas. Y remarco ese “O” porque no todo subirá a la vez, y tendremos que elegir qué es lo que queremos potenciar.

Además si utilizamos este punto de guardado perderemos el porcentaje de racha de asesinatos, algo que hace que mientras no guardemos, la cantidad de experiencia vaya aumentando con cada enemigo caído gracias a un multiplicador. En cuanto guardemos, el porcentaje de experiencia que obtendremos volverá a ser del 100%. Para mí esto es un gran punto, puesto que el juego recompensa a un tipo de jugador que no es conservador, y los que van corriendo a guardar, no vaya ser que los maten, se verán aquí perjudicados al no poder obtener tanta experiencia como el que se arriesga.

Podría extenderme mucho más sobre este juego que si bien no es una obra maestra, cumple sobradamente con todo lo que un jugador amante del género suele buscar. Hay que reconocer que se le nota demasiado la fuente de inspiración desde la que ha nacido, incluso en mi caso ya sabía para que servía cada botón sin necesidad de usar el tutorial ni mirar las opciones de control. Con esta última frase ya queda bien claro todo.

Sin embargo posee algunas cosas que lo hacen único y especial y que si le dais una oportunidad, sin duda apreciaréis de buen agrado. De todas formas, en parte a su corta duración, se puede acabar con la sensación de que podría haber dado más de sí, y bajo mi punto de vista no os faltaría razón. De todas formas en un buen primer paso en la dirección correcta. Todos aquellos que buscáis sufrir como cosacos o estar media hora intentando matar a un jefe final para que en el último momento os corte la cabeza y tengáis que volver a repetirlo vais a disfrutar, si es que se puede describir de esa forma.

 

Gráficos: 90

Sonidos: 70

Jugabilidad: 85

Modos de juego: 75

TOTAL: 80