Dos modders de Street Fighter V son demandados por Capcom

Otro día más en la guerra eterna entre fans y compañías. Hoy, dos modders de Street Fighter V son demandados por Capcom. Y el motivo huele a polémica.

Nada, que no se puede estar tranquilo en la industria del juegovideo. Y como siempre, son las propias compañías las que hacen ruido. Aunque si bien el último caso fue más triste, este ha levantado alguna que otra ceja. No por nada, pero no ha sido una demanda por ofrecer algo gratuito para que lo disfrute todo el mundo, no. Si dos modders de Street Fighter V son demandados por Capcom, es porque algo gordo habrá pasado.

modders de Street Fighter V son demandados por Capcom

Empezamos por la historia principal y luego leemos el spinoff. En Patreon, alguien con el nombre de BrutalAce ha publicado este mensaje en su cuenta:

Sólo quería decir que voy a dejar de hacer mods durante un tiempo indefinido. […] Se que ha sido muy infantil por mi parte pero así es como so. No puedo tolerar soplapolleces y mentiras sobre mí y creo que eso es lo que me hace honesto.

Dramas aparte, ahora le damos un contexto a esa cita. Esta cuenta de Patreon se dedica a hacer mods personalizados para Street Fighter V. Claro, la cosa está en que para conseguir dichos mods hay que pagar al creador. Esto lo suelen llamar mods con ánimo de lucro. Y entendemos que la comunidad de modders necesita comer también, que no quepa duda de eso. Pero claro, Capcom ha tenido que poner las cartas sobre la mesa  y ha mandado un DMCA a esta cuenta de Patreon. Hasta aquí todo aceptable hasta que llegamos al mencionado spinoff. Más concretamente el de Khaledantar666, que se intuye que es el señor BrutalAce también. Esto es lo que ha dicho en su página de Deviantart, en la que lista todos los lugares en los que ha borrado sus enlaces. Pero quedémonos con su última frase:

Dicho esto, continuaré haciendo mods como si nada hubiera ocurrido.

¿Rebelde sin causa que lucha contra el sistema o aspirante a compadecer ante un juez? Ya veremos como acabará la cosa. Quién sabe, siempre puede formar parte del Bethesda Creation Club.