No Man's Sky Atlas Rises sigue teniendo bugs y fallos bastante gordos

La actualización No Man’s Sky Atlas Rises sigue teniendo bugs. Unos fallos que nos harán temblar, pues algunos estropean la partida y la experiencia jugable.

Aunque muchos fallos de No Man’s Sky están resueltos, el videojuego de Hello Games sigue teniendo mucho bug. Unos fallos que realmente molestan a la hora de jugar y que estropean la experiencia. Lo que vais a ver en el vídeo de más abajo está lejos de ser el glitch graciosete que lo ves, te ríes y pasando.

No Man's Sky Atlas Rises bugs

Con tanto bug, el planeta Guiltybit me recuerda a los inicios de la web – No Man’s Sky Atlas Rises bugs

En este bug, el planeta se vuelve totalmente “gilipoller”. Ahora con nuestra pistola podemos modificar el terreno, pero muchas veces nos causará más problemas que otra cosa. Hay veces que al elevar un terreno, salir del planeta y volver al mismo sitio, veremos que la modificación presenta agujeros. Si somos curiosos y nos da por visitar uno de estos agujeros, estaremos perdidos.

¿Qué ocurre? pues que caeremos hasta el fondo del planeta (siempre con agua) y no podremos volver a la superficie. Por mucho que lo intentemos, siempre nos daremos con un techo invisible que no nos deja subir más.

En el vídeo me meto en uno de los agujeros con toda la intención para mostrarlo, pero esto puede ocurrir cuando estamos extrayendo un material de una roca enorme o estamos dentro de una cueva. Sin ir más lejos, hoy mismo (17/8/2017) recolectando Veridio para venderlo, me he visto obligado a reiniciar la partida por caer en este bug.

Fallos en las misiones secundarias

La nueva actualización de No Man’s Sky es muy bestia. Enorme. Cambia muchas cosas del juego y añade otras tantas para hacer de No Man’s Sky “casi” el juego que prometieron en su día. Las misiones secundarias de la base existen desde la primera gran actualización. Después en la segunda se añadieron más. Una de ellas era la posibilidad de crearnos un vehículo para ir “to reshulotes” por los planetas mostrando el brazo por la ventanilla.

Pues bien. Si habéis completado todas esas misiones en su día, y ahora os da por jugar, os las tendréis que pasar otra vez. Algunas de ellas saltan por tener ya los materiales o partes de la base construidas, pero ojo a la hora de cultivar plantas. Aunque tengas todas las plantas en la base, lo más seguro es que tengas que volverlas a plantar. Lo pero es que pese a volverlas a plantar, el trabajador que te da la misión no acepta dicha plantación. Es una cosa que me está pasando en cada una de las misiones secundarias de este personajillo.

No Man's Sky Atlas Rises bugs

El planeta Guiltybit pasó de ser un verde y acogedor mundo a un desierto – No Man’s Sky Atlas Rises bugs

Moar fallos más allá de Orión – No Man’s Sky Atlas Rises bugs

Aunque no estropean la partida, puedo nombrar más fallos de No Man’s Sky que te dejan catacrocker. Uno de ellos es ver como nuestra nave, al atravesar el espacio hacia un planeta, va perdiendo vida. Solo lo he sufrido dos veces, pero en una de ellas casi la palmo. Y bendita la gracia palmarla dentro de la nave o a la llegada de un planeta. Si llego a morir dentro de un planeta tengo que volver a por la nave y reparar todo lo que tenga roto.

Otros fallitos de la nave se producen al llegar a nuestra base. La base no es infinita. Tiene un espacio limitado en el que podemos construir. Encima no podemos utilizar todo lo que deseamos, pues también hay un límite de objetos. Si la hacemos muy amplia, puede que veamos nuestra nave en un lugar que no le corresponde. Por ejemplo, puede aparecer dentro de la base obstaculizando un pasillo o habitación.

No Man's Sky Atlas Rises bugs

Esa cosa amarilla es mi nave atravesando la base – No Man’s Sky Atlas Rises bugs

Para terminar, la construcción de la base también tiene sus cosillas. No la he podido hacer a ras de suelo porque la vegetación atravesaba las paredes. Y lo mejor es que una vez hecha la base, por alguna razón que no comprendo, el planeta Guiltybit pasó de ser rico en flora a ser Murcia un desierto. Lo que he hecho es huir de allí, pues hacer una base en un planeta desértico es sufrir. Hay tormentas, temperaturas extremas de más de 80ºc y por la noche hace fresquito. Fresquito son por lo menos -50 grados.